Planear una boda puede resultar bastante abrumador al principio. Contratar a un profesional para que te ayude a organizar tu boda sería lo ideal, pero es posible que tu presupuesto sea ajustado o que simplemente quieras hacerlo tú mismo/a. En realidad para conseguir la boda ee tus sueños solo necesitas un poco de organización para mantener todo bajo control. Hoy te vamos a recomendar los 25 conceptos impresindibles que tienes que tener en cuenta antes de empezar a organizar una boda. Todo saldrá bien. El truco está en hacer las cosas paso a paso y reclutar amigos y familiares para que echen una mano.

Sobre todo es importante planificar las cosas con mucho tiempo de antelación. Supervisar cada detalle y tratar de hacerlo todo en el último minuto es la peor de las decisiones. Lo ideal es empezar a moverse un año antes de la fecha escogida, confiando en webs especializadas como Idea Boda. Pero… ¿por dónde empezar?



Primeros pasos para organizar una boda

  • Lo primero que se hace es anunciar a todo el mundo que vas a casarte. Trata de disfrutar de este momento porque no se va a volver a repetir (¡o esa es la intención!).

 

  • El presupuesto es con seguridad lo primero que debe quedar fijado, y mejor que lo calcules a la baja. Para subir siempre hay tiempo. Lo suyo es calcular un 10% para imprevistos (más adelante detallaremos cuánto es para cada cosa).

 

  • Para decidir el tipo de boda es clave saber que tengas esas conversaciones incómodas con la familia lo antes posible. Ya se sabe, si es por lo civil o por la Iglesia, si será en esta ciudad o en aquella otra, si será intima o multitudinaria, etc.

 

  • Nuestro consejo es que te centres en las cosas que son imprescindibles, y una vez que las tengas claras ir a por los detalles superfluos. Muchas parejas empiezan por contratar o comprar cosas intrascendentes y después se quedan sin presupuesto para lo que realmente importa.

 

Cuando tengas claras estas cosas ya puedes empezar a hojear revistas nupciales y blogs sobre bodas. Pensar en las bodas en las que asististe recientemente te ayudará a tener una idea de qué es lo que se lleva. Hazte este tipo de preguntas ¿Qué te gustó? ¿Qué harías diferente? La experiencia de la vida real es siempre la mejor forma de inspiración. ¡No olvides involucrar también a tu prometido/a en este paso! Tu boda debe representar a los dos como pareja.


Ya lo hemos dicho, la organización es clave a la hora de planificar tu propia boda. Tendrás tantos asuntos pendientes a la vez que necesitarás una forma de hacer un seguimiento de todo. Puedes usar hojas de cálculo o una de las muchas aplicaciones que han surgido en los últimos años. Existen incluso programas de planificación de bodas. De todas maneras hasta con el sistema de planificación y organización más meticuloso se te van a quedar asuntos pendientes. No seas demasiado duro contigo mismo.

25 detalles de boda que no puedes pasar por alto

El detalle más importante es que trates de divertirte. Siempre te van a quedar asuntos pendientes, aceptalo desde el principio. Y trata de hacer la boda que tú quieres, no la que otros quieren que hagas. ¡Es tu boda después de todo! No es la de un amigo o un familiar, es tu boda. Y lo más importante ya lo tienes: tu pareja.

 

  1. Los invitados son lo primero

Calcula el número de invitados que vas a tener. Muchas parejas pasan por alto este detalle y escogen lugares que no les convienen, ya sea porque son demasiados o demasiado pocos.

 

  1. Investiga si tu boda coincide con un evento local

No hay nada peor que tu boda coincida con un evento local que colapse las carreteras e impida encontrar habitaciones de hotel en los alojamientos cercanos. algunos detalles de boda pueden arruinar el día más bonito de tu vida.

 

  1. Escucha a la madre naturaleza

La lluvia o el calor pueden arruinar tu boda. Trata de ser previsor y ten en cuenta que es posible que el paisaje sea muy bonito pero que cuando llegue la fecha del enlace matrimonial esté lleno de mosquitos. Si eso ocurre introduce un repelente en las bolsas de los invitados. También es muy importante tener un plan B.

 

  1. Tarjetas de crédito y programas de puntos

Te guste o no es muy probable que gastes una considerable cantidad de dinero en tu boda. Sería aconsejable que te informaras de los beneficios que te aportan muchas tarjetas de crédito o compañías de vuelo en puntos. Luego podrás canjear esos puntos por ejemplo en tu noche de bodas o tu luna de miel.

 

  1. Escucha a la gente con más experiencia

Deja que una persona te lleve a otra. Tu fotógrafo de bodas te puede decir qué flores son realmente populares, y los camareros saben qué temas son los que constantemente se tocan en las bodas.

 

  1. Aligera tu lista de invitados

La mitad de los gastos de tu boda se destinarán a la cena y a tus invitados. La mejor forma de ahorrar es invitar a menos personas. Cada invitado como mínimo te va a costar 100€, dejar de contar con una mesa de 10 personasy  te supondrá 1000€ de ahorro.

 

  1. Primero los requisitos y después firmar

Antes de firmar nada deja claras todas tus exigencias, solicita una hora extra para cócteles o para que la banda incluya esa canción que tanto te gusta de Frank Sinatra. Una vez que hayas firmado te va a costar mucho más arrancar un compromiso por su parte.

 

  1. Haz un plan de comidas

Recuerda que tendrás que dar de comer a los fotógrafos y a la banda. Si no lo avisas por anticipado se les dará la misma comida que al resto de invitados, asi que si no es eso lo que quieres asegúrate de escoger un menú más económico (pero igualmente copioso, no seas cutre).

 

  1. Focaliza todos los emails en un solo punto

Es posible que quieras crear una cuenta de email exclusiva para tu boda. Tendrás tantos correos, nombres y teléfonos que apuntar que casi es mejor tener una cuenta solo para ellos. Anota los teléfonos importantes para tenerlos a mano el día de tu boda.

 

  1. Camareros en el bar

Por lo general, se necesita un barman por cada 50 invitados como mínimo. Pero si estás sirviendo un cóctel que no se puede hacer con anticipación (o en grandes cantidades), considera agregar un camarero adicional solo para esta tarea.

 

  1. No te gastes todo el dinero de golpe

El presupuesto de su boda debe seguir esta fórmula:

  • Del 48% al 50% para los invitados.
  • Del 8% al 10% para las flores.
  • Del 8% al 10% para el vestido y el traje.
  • Del 8% al 10% para entretenimiento.
  • Del 10% al 12% para las fotos/vídeo.
  • Del 2% al 3% para las invitaciones.
  • Del 2% al 3% para los regalos.
  • Un 8% para la persona que te organice la boda.
  • Un 10% para imprevistos.

 

  1. No tengas miedo de preguntar

Tiene que haber plena confianza con la persona que te organice la boda. Por ejemplo: puede que quieras repartir bocadillos a medianoche, o hacer fotos graciosas con las invitadas.



  1. Espera una fecha

Es posible que el esperar hasta el último momento sea una bendición. Hay locales que hacen hasta un 25% de descuento. Los enlaces matrimoniales que caen en viernes y en domingo deberían costar alrededor de un 30% menos que las bodas en sábado.

 

  1. Gestiona el correo

No todas las oficinas se correos tienen sellos en grandes cantidades, lo mismo ocurre con los sobres. No lo dejes para última hora porque te puedes llevar una sorpresa, y por unas cosas y otras el asunto se demore más de lo necesario. Si los sobres tienen formas extrañas consulta sobre el franqueo adicional.

 

  1. Prepárate para el rechazo

Por norma general el 10% de los invitados rechazan asistir a una boda. Si la boda es en lugares exóticos esa cifra se dispara.

 

  1. Decide qué va a pasar con los niños

Tienes cuatro opciones: puedes recibir a los niños con los brazos abiertos (que es lo que hace la inmensa mayoría de la gente), puedes decidir tener una boda “solo para adultos”, puedes incluir familia inmediata solament, o puedes contratar un servicio de cuidado de niños para dejar a los invitados libres durante los momentos importantes. Para evitar herir sentimientos, es aconsejable evitar que algunas familias traigan a sus hijos y otras no.

 

  1. Prioriza a tu gente

Reduce tu lista de invitados con el truco de “niveles de prioridad”. Coloca a la familia inmediata, y los mejores amigos en la parte superior de la lista; sigue con tías, tíos, primos y amigos cercanos con los que no puedes imaginarte estar sin ellos. Debajo de eso, haz una lista de los amigos de tus padres, vecinos, compañeros de trabajo, etc. Si necesitas hacer algunos recortes comienza desde la parte inferior hasta que alcances el número ideal.

 

  1. Haz las cosas a su debido tiempo

No corras demasiado. Las prisas nunca son buenas. Haz las cosas una por una, en un orden lógico. No contrates a ningún restaurante hasta que no hayas confirmado la fecha. No diseñes tu pastel antes de que hayas decidido las flores, y no contrates una banda antes de que hayas escogido el escenario.

 

  1. La distribución de las mesas de boda

Dónde sentar a cada uno siempre es un tema escabroso. Trata de sentar a las parejas con las parejas y a los solteros con los solteros. Hay que conseguir que todo el mundo se sienta cómodo. Puede que te veas en la obligación de pedir a los solteros que no triagan pareja para que unos interactúen con otros.

 

  1. Alojamiento

Tan pronto como hayas elegido una fecha comienza a buscar hoteles en una amplia variedad de precios. Muchos hoteles te permiten reservar habitaciones para invitados con un coste especialmente bajo para bodas. Si los hoteles con los que contactas insisten en firmar un contrato donde se penalicen las habitaciones sin llenar simplemente di no.

 

  1. Proporciona instrucciones precisas para llegar hasta el lugar del enlace y el convite

Asegúrate de que los invitados sepan a dónde van. No te imaginas la cantidad de veces que se equivocan los GPS y los mapas de Google. Basta con que el hotel no esté bien señalizado en Google y tu boda puede ser un desastre. Prueba a hacer el recorrido tú mismo e incluye instrucciones en el email de invitación.

 

  1. Deja todo lo relacionado con tu enlace matrimonial por escrito

Trata de dejar cualquier acuerdo por escrito para evitar malentendidos. Basta con un “Hola, solo confirmar que mantendrá el lugar abierto hasta las 2 a.m. en lugar de solo hasta medianoche”. No te limites a asumir que todo estará listo.

 

  1. Repasa las reglas básicas

Cosas tan simples como que no se permita entrar a un lugar sagrado enseñando los hombros o que no se puedan clavar estacas en el césped (como habitualmente pasa) pueden arruinarte el día.

 

  1. Ordena tus prioridades

Ordena las prioridades de mayor a menor. Por ejemplo, si lo que realmente importa es el vestido y una comida fabulosa, es posible que tenga que elegir invitaciones simples y arreglos florales más pequeños.

 

  1. Asegúrate de que tus invitados escuchen la ceremonia

Asegúrate de que sus invitados puedan ver y escuchar desde sus asientos. Si las personas están sentadas a más de 15 filas del altar tendrás que contratar un micrófono.

 

Artículos relacionados