Museos Vaticanos, lo que debes saber antes de comprar las entradas
Museos Vaticanos

Vamos a hacer un recorrido por la historia y el origen de los Museos Vaticanos en Roma. Desde su primer impulso por el papa Julio II hasta la actualidad. Estos museos son unos de los más reconocidos y visitados del planeta, junto con el Louvre en París, el Museo Británico en Londres y el Museo de Arte Metropolitano de Nueva York. Los Museos Vaticanos atesoran lo mejor de lo mejor del arte europeo de los últimos 2000 años. Te contaremos todo lo que necesitas saber antes de comprar las entradas de los Museos Vaticanos.


El área del Vaticano es de 0,44 kilómetros cuadrados, la población es de aproximadamente 800 personas pero, al mismo tiempo, hay cientos de veces más turistas cada día. El Vaticano tiene miles de obras maestras de la cultura mundial expuestas. Resulta que en términos de número de obras de arte por unidad de superficie (o si se quiere, por número de habitantes) el Vaticano ocupa el primer lugar en el mundo. Por supuesto, las estadísticas no son muy apropiadas cuando se trata de medir la belleza, pero aún así, debes estar de acuerdo en que es impresionante.

¿Quién creó los Museos Vaticanos?

El Papa Julio II (1503-1513) estuvo involucrado en el origen de lo que hoy se conoce como los Museos Vaticanos. Era un gran amante del arte y reconocido filántropo. Al igual que sus predecesores, invitó a famosos artistas de su tiempo a Roma como Rafael, que realizó frescos en los pasillos del Palacio Papal, ahora conocido como las Estrofas de Rafael.

Miguel Ángel pintó primero la bóveda de la Capilla Sixtina, que anteriormente había sido decorada con una imagen del cielo estrellado, y más de dos décadas después, bajo la dirección de otro Papa, creó la composición «El Juicio Final» en la pared del altar.

El Juicio Final de Miguel ángel en la Capilla Sixtina. Un motivo por el que la gente compra las entradas a los Museos Vaticanos.
El Juicio Final de Miguel ángel en la Capilla Sixtina

El comienzo de la colección y la creación de los museos en el Vaticano en su sentido moderno fue establecido en la segunda mitad del siglo XVIII por el Papa Clemente XIV y Pío VI. Al mismo tiempo se reconstruyó el Palacio Belvedere, que albergaba el Museo de Arte Antiguo, que lleva el nombre de sus fundadores «Pio-Clementino«. Pío VI también recopiló pinturas, y de su colección, que constaba de más de un centenar de lienzos, más tarde comenzó la Pinacoteca Vaticana.

Expolio y retorno de obras de la Iglesia

En 1797, de acuerdo con un tratado con Napoleón, parte de las obras de arte recopiladas en el Vaticano fueron cedidas a Francia (París). Pero después de la caída del emperador la mayoría de las obras maestras que se llevaron regresaron a Italia. Por cierto, esto podría no haber sucedido si no fuera por Antonio Canova, el escultor más grande de esa época y salvador de las colecciones de arte del Vaticano. Por su ayuda en la devolución de las obras de arte, él, hijo de un picapedrero, recibió el título de marqués.

A petición del Papa Pío VII, Chiaramonti Canova comenzó a organizar otro museo en el Vaticano: la escultura romana de la colección del pontífice. Estatuas y bustos, incluidas copias de originales griegos. La exposición se inauguró en 1822 en un edificio especialmente construido y se conoció como el Museo Chiaramonti.

Museo Nazionale Etrusco de Villa Giulia (Roma)Museo Etrusco Gregoriano
Museo Nazionale Etrusco de Villa Giulia (Roma)

En 1837, se formó el Museo Etrusco Gregoriano, que lleva el nombre del Papa Gregorio XVI. Su exposición presenta elementos únicos encontrados durante la excavación de necrópolis en el sur de Etruria. Y dos años después apareció también el Museo Gregoriano de Arte Egipcio.

En 1908 se inauguró la Pinacoteca Vaticana, que después de un tiempo, en 1932, se trasladó a un nuevo edificio construido para ella por el arquitecto Luca Beltrami. Esta colección de arte contiene solo pinturas, en su mayoría de artistas italianos, basadas en escenas de la historia sagrada.

Los Museos Vaticanos en el siglo XX

En el siglo XX se abrieron otros museos en el Vaticano, entre ellos el de arte religioso moderno (con obras de Van GoghDali, Matisse, Rodin…), un museo histórico, donde quienes lo deseen pueden familiarizarse con retratos de papas. Pero no se puede decir que los Museos Vaticanos sean una exposición continua sobre el tema «Religión y Arte».

Pinacoteca vaticana
Pinacoteca vaticana

Hay una galería de mapas geográficos antiguos, llamativa en su detalle y una exposición de carruajes y carros, sobre los que se trasladaban los papas.

Cabe señalar que los museos del Vaticano se mantienen al día con los tiempos y, cuentan con las tecnologías más avanzadas en cuanto a conservación, seguridad y protección.

Entradas de los Museos Vaticanos. Visita para ciegos

Se realizan visitas guiadas específicamente pensadas para ciegos. Primero, se les da la oportunidad de tocar las esculturas. Ahora en la Pinakothek, junto a algunas de las pinturas, han aparecido paneles especiales en relieve. Tocándolos con los dedos, los visitantes ciegos pueden hacerse una idea de las obras de los grandes maestros. Estos recorridos incluyen comentarios de audio detallados y acompañamiento musical cuidadosamente seleccionado.

¿Quieres comprar las entradas para los Museos Vaticanos? te animamos a contratar un tour guiado en español para conocer los museos del Vaticano.

La construcción de la Basílica de San Pedro

Cuando el papa Julio II proyectó sustituir la antigua basílica de San Pedro edificada en Roma por Constantino en 324, y encargar a los maestros del Renacimiento que diseñaran un nuevo edificio para proclamar la gloria de la sede de la Iglesia en el Vaticano, una auténtica locura se adueñó de los arquitectos.

Bramante, Rafael, Peruzzi, Sangallo el Joven, Miguel Ángel: todos dieron ideas, esbozaron trazados, todos quisieron involucrarse en el proyecto, incluso a veces cuando la realización de éste ya estaba muy avanzada.

El centro del papado tuvo, pues, una génesis tumultuosa en la que durante largo tiempo se luchó para imponer la fórmula basilical y el plano de uno u otro arquitecto.

Mapa de la Antigua Roma sobreimpreso al mapa de la Roma actual
Mapa de la Antigua Roma sobreimpreso al mapa de la Roma actual

La realización se tradujo en ambivalencia. El proyecto de Bramante (1506) preveía una iglesia de cruz griega, y la solución propuesta por Miguel Ángel (1546) para la magnífica cúpula impuso esta fórmula centrada. Pero en 1626 Carlo Maderno prolongó la nave y concibió una fachada monumental.

La realización del baldaquino en el crucero en 1633, llevada a cabo por Bernini, restituyó en parte la primacía del centralismo espacial. Y, por último, el extraordinario pórtico de la columnata de Bernini rodeando la plaza de San Pedro, acabó de exaltar el acento barroco en una basílica que a partir de entonces se convirtió en el símbolo de la Contrarreforma.

Las medidas del conjunto

En la plaza del Vaticano convergen millones de fieles en ocasión de las grandes ceremonias, como las exequias de Juan Pablo II en 2005. La escalera del edificio es tan desmesurada como el proyecto: una superficie de 22.000 m² (212 m de largo por 138 m de ancho en el transepto).

Sin duda alguna, la cúpula, la magnífica joya de esta realización, de un diámetro de 42 m y una altura de 132 m, magnifica el centro del mundo católico.

Después de este resumen, si tienes alguna duda antes de comprar tus entradas de los Museos Vaticanos, déjanos un comentario y lo responderemos lo antes posible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí