Aunque las gafas son un complemento cada vez más de moda, lo cierto es que muchas personas siguen optando por el uso de las lentes de contacto por su comodidad y fácil uso. Sin embargo, para sacar el máximo partido a las lentillas es importante conocer una serie de recomendaciones que tienen que ver con su cuidado diario.


Por qué hay que cuidar las lentes de contacto

Una falta de higiene y mal uso pueden provocar infecciones oculares que fácilmente se pueden evitar. Las lentillas son un producto muy seguro para los ojos si se utilizan de forma adecuada. No obstante, podemos estar poniendo en riesgo nuestra salud ocular si:

  • Prolongamos su uso más de lo recomendado.
  • No lavamos correctamente las lentillas después de cada uso y según las indicaciones del fabricante.
  • Usamos las lentes de contacto aunque tengan algún defecto derivado del mal uso.

¿Cómo se cuidan las lentes de contacto?

Antes de manipular las lentillas debes lavarte cuidadosamente las manos con agua y jabón o con algún tipo de desinfectante. Procura secarte después con una toalla que no deje restos como pelusas. A continuación:

  1. Llena cada uno de los recipientes del estuche con solución desinfectante fresca.
  2. Empieza por el mismo ojo cada vez que te coloques o retires los lentes de contacto. De esta forma no los mezclaras.
  3. Aplica algunas gotas de la solución desinfectante indicada para las lentillas.
  4. Con la yema del dedo frota cuidadosamente la lente en la palma de la mano para limpiar su superficie.
  5. Usa y reemplaza sus lentes de contacto de acuerdo al período prescrito por su profesional de la visión.
  6. Jamás utilices las lentes de contacto de otra persona.

Si deseas encontrar lentillas baratas en Óptima Óptica disponen de las mejores marcas al mejor precio del mercado y con total garantía de calidad.

 

 

Artículos relacionados