Molinos de la isla de Formentera. El Magacín.
Molino de Formentera.

En Formentera los recursos terrestres y marinos han condicionado notablemente la vida de la isla. Muchas veces la frontera entre el valor cultural y natural es difícil de establecer. Una prueba de la amplitud del patrimonio etnológico es el conjunto de vestigios de aprovechamiento sostenible de los diferentes recursos naturales. Hoy vamos a hacer un recorrido por los molinos de la isla de Formentera, la que era conocida como la antigua «isla del trigo» ¿nos acompañas?

Agricultura

La presencia de los molinos en la isla va ligada a la importancia que tuvo la agricultura en Formentera, especialmente en el cultivo del cereal, ya que este constituía la base alimentaria de la población.

Pero para elaborar el pan hacía falta moler el grano y convertirlo en harina, un proceso que inicialmente se hacía mediante «molinos de sangre», llamados así porque funcionaban con la fuerza de un animal que rodeaba y accionaba las moledoras o «muelas». Se trataba de molinos relativamente pequeños y que se solían ubicar en alguna dependencia cercana a la casa.

Mapa de Formentera. El Magacín.
Mapa de Formentera.

Molinos de sangre de Formentera

Los llamados «molinos de sangre» activados por tracción animal eran, pues, el sistema más antiguo para moler el pan y hacer harina. Ahora bien, la orografía de la isla de Formentera, expuesta a todos los vientos, facilitó la sustitución de ese mecanismo por molinos de viento. Los tres más antiguos, documentados ya en el siglo XVIII, son el molino de Tauet, de 1773; el molino Viejo de la Mola, de 1778, que actualmente se puede visitar, y el de ses Roques, de 1797. En cambio, los dos que hay en Mirada, el de Botigues de la Mola y el de Simón en el cabo de Barbería, que ya ha desaparecido, se construyeron a lo largo del siglo XIX.

Formentera hoteles y playas.

¿Sabías que Formentera llegó a tener 7 molinos funcionando a la vez?

Y es que en Formentera llegaron a funcionar siete molinos de viento para moler el grano: el Viejo de la Mola; el de Botigues, también en la Mola; el de Teuet y el de ses Roques, cerca de San Fernando; los de Mateo y de Jerónimo, ubicado al poniente de la iglesia de San Francisco Javier, y el ya desaparecido molino de Simón, en el cabo de Barbería. Todo este conjunto de patrimonio etnológico comparte una misma tipología de construcción y de mecanismo, caracterizada por la torre cilíndrica y seis antenas o aspas.

Los molinos de Formentera son:

  1. Molino Viejo de la Mola

  2. Molino de En Botigues

  3. Molino de ses Roques

  4. Molino de en Teuet

  5. Los molinos de Mateo

  6. Molino de Jerónimo

  7. Molino de Simón

Molino Viejo de la Mola

El molino Viejo de la Mola está documentado desde el 1778 y es uno de los siete molinos de viento harineros que existían en la isla de Formentera. Es el que está mejor conservado de todos, ya que incluso mantiene la maquinaria completa. Está incluido en el Catálogo del Patrimonio Cultural de Formentera con grado de protección A y actualmente es titularidad de la Fundación Islas Baleares, que lo compró el 25 de noviembre de 1993.

Molino de En Botigues

Ubicado en la Mola, de este molino no se ha encontrado documentación de cuándo fue construido, aunque algunas fuentes orales indican que es de finales de siglo XIX. A pesar de que todo no duró mucho, el molino de Botigues dejó de moler hacia los años cincuenta del siglo XX.

Molino de ses Roques y de en Teuet

Del molino de ses Roques existen documentos que citan que ya existía en 1797. Parece que ese mismo año, Bartolomé Torres Bet lo hizo inscribir a su nombre. Pocos días después fue vendido a Bartolomé Planells y posteriormente pasó a la familia Mayans Teuet, también propietaria del molino de Teuet. En 1936 dejó de moler y desde entonces se fue deteriorando, hasta que en la década de 1960, se adaptó como vivienda y se anexionó a una casa de nueva construcción.


El molino de Teuet es el primer molino harinero de viento que se encuentra documentado en Formentera. El 11 de mayo de 1773, Francisco Aís lo vendió a Bartomeu Mayans ‘Teuet’ y desde aquella fecha, el molino siempre ha sido propiedad de esta familia que aún hoy posee. El molino dejó de moler en 1964.

Los molinos de la Miranda

El molino de Mateo y el de Jerónimo se suelen denominar conjuntamente como los molinos de la Mirada o la Miranda, sencillamente. El de Mateo es el que está ubicado más cerca de la iglesia de San Francisco Javier y fue construido por la familia Verdera Mateu según indican documentos- durante el siglo XIX, dado que no se menciona en la real cabrevación* de Miquel Gaietà Soler de 1797. dejó de funcionar en la década de los años 1950.

*La cabrevación es el acto de hacer un documento ante notario anotando deudas contraídas normalmente por una finca que ha dejado de pagar los tributos por olvido y el paso del tiempo.

Por su parte, el molino de Jerónimo fue edificado por la familia Tur Jerónimo y, si tenemos en cuenta que tampoco se mencionaba en la real cabrevación, hay que pensar que también fue levantado durante el siglo XIX y que funcionó igualmente hasta los años cincuenta.

Molino de Simón

Estaba situado en el cabo de Barbería y era de la familia Torres Simón. En 1950 la torre fue derruida por lo que actualmente sólo se conservan pequeños rastros del punto donde se levantaba el molino.

No se podría entender la historia de la pequeña de las Pitiusas sin estas construcciones, asi que si visitas Formentera te recomendamos que alquiles un coche en https://www.alquilercochesformentera.com/ (cualquier otro medio de transporte es inadecuado) y disfrutes del rico legado cultural de los molinos de Formentera ¡No dejes que caigan en el olvido!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here