Entrevista a Patricia Morueco. El Magacín.
Entrevista a Patricia Morueco. El Magacín.

Actriz, escritora, directora, creativa, cantante, compositora… Todo eso y mucho más es Patricia Morueco, mujer polifacética donde las haya. Desde muy pequeña, tuvo claro que ese era su mundo, a lo que se quería dedicar. Y aunque el camino no ha sido fácil, ni mucho menos, puede sentirse orgullosa de todo lo vivido.

Su gran sueño es ver sobre las tablas Ishaluna, el musical en el que tanto esfuerzo y amor ha puesto para sacarlo adelante. El mismo amor con el que interpreta a una asistente social en uno de sus últimos trabajos, el corto Tercera edad. Se nota que Patricia disfruta con su profesión.


Tercer edad. El título es bastante explícito. ¿Cuál es el argumento?

El corto narra la historia de una mujer que ingresa en una residencia para mayores ya que su hija no tiene tiempo por su trabajo de hacerse cargo de ella. Al principio se encuentra desubicada pero poco a poco va haciendo nuevas amistades y encontrando su lugar. Con Tercera Edad se ha pretendido dar una visión diferente a nuestros mayores.

– ¿Qué papel interpretas?

Soy la asistente social de la residencia. Se trata de una mujer que entrega todo su amor en el trabajo y que a su vez es maltratada por su marido.

– Uno de tus grandes proyectos es Ishaluna. ¿De dónde viene el nombre?

Isha significa mujer y la perfecta esposa en hebreo. Sería algo así como “mujer luna”.

 

Patricia Morueco.

La polifacética Patricia Morueco.

 

– ¿Cómo surge la idea?

Parte de otro proyecto anterior llamado Slow Feeling, un grupo de música electrónica con performance. Algunas de las canciones e ideas que allí expresábamos han sido rescatadas formando parte de este musical.

– ¿Cómo definirías Ishaluna?

Ishaluna es un proyecto propio multidisciplinar en el que se aúnan varios tipos de arte. Se trata de un musical sensorial e interactivo escrito para 24 personajes.

– ¿Qué quieres transmitir con este proyecto?

Habla de la integración de la energía masculina, femenina y psíquica dentro del ser como respuesta a la desigualdad social. Es un viaje interior y exterior al mismo tiempo ya que en él se entrelazan dos historias, una más simple narrada como una fábula, y otra más profunda y compleja que subyace bajo la primera.


Lo que va a ver la gente es la peculiar historia de una familia. Un padre como tantos otros que decide abandonar a su pareja al dar a luz por sus condicionamientos. La mujer, en vez de quedarse esperando como Penélope a que regrese su marido apuesta por recorrer el mundo con su hija buscándolo. A lo largo del viaje irán viviendo múltiples experiencias con personajes que transformarán su vida.

– En la web se define como un musical para los sentidos.

Desde muy pequeña he sido muy sensitiva. A través de los sentidos la audiencia se integra más en la historia, ya que lo vive de una manera más intensa.

– ¿Sientes que con este musical estás innovando y abriendo una nueva vía a otros creadores?

Yo creo que sí. He pretendido hacer algo muy personal, pero teniendo en cuenta lo que está sucediendo en el mundo para llegar al corazón de la gente y despertar conciencias. Vivimos muy enfocados en nuestra realidad y en el mundo ocurren otras muchas cosas que debemos reconocer y darles la importancia que merecen.

– Has tenido que viajar hasta Nueva York para hacer realidad Ishaluna. ¿Por qué?

Me fui porque tenía una entrevista con el equipo artístico de alguien muy importante. Una semana después de eso nos seleccionaron para una startup en la que hay 14 personalidades de Broadway entre productores, inversores, escritores, músicos. Ellos apoyan a través de mentorías especializadas a desarrollar proyectos con su productora. Nos pareció una gran oportunidad.

– ¿De dónde viene tu amor por el género musical?

Soy actriz, cantante, compositora, directora, escribo… El musical me permite aunar distintas disciplinas artísticas y mostrar al público todo ese cocktail. Creo que a través de la mezcla de estilos que puedes innovar y crear cosas nuevas. Así me siento totalmente realizada.

Patricia Morueco con vestido largo.

 

– Tu próximo proyecto te ha llevado a Brasil. Cuéntanos, ¿qué vas a hacer allí?

Voy a impartir unos cursos de Teatro Foro para una ONG llamada Man Up Campaign en NYC. Me enamoré del estilo hace tres años en el Centro Dramático Nacional y he decidido asistir al centro en Brasil donde fue creado por Augusto Boal. El Teatro Foro surgió para concienciar sobre la desigualdad social. A través de la exposición ante el público de este tipo de situaciones de desigualdad, se busca ofrecer soluciones a diferentes problemas para que la gente tenga un abanico de opciones más amplio cuando ocurran.

– ¿Qué tiene que tener un proyecto para que te embarques en él?

Me encantan, sobre todo, los proyectos con trasfondo, en los que puedo mostrar un compromiso con causas de distinta índole.

– ¿Se puede decir que eres una mujer comprometida socialmente?

Sí. Una de las cosas más bonitas del ser humano es que puede movilizar y transformar el mundo. Nadie es mejor ni peor que los demás, cada persona tiene su función y esa es la magia de la vida.

 – Trabajaste también en el proyecto “Mi hijo tiene Duchenne”, un vídeo para apoyar esta enfermedad rara. ¿Cómo fue la experiencia?

Fue un reto porque no había un personaje creado. Lo único que me dijeron es que tenía que parecer una madre real y mostrar su alma. Tuve que investigar mucho sobre la enfermedad para meterme en el papel. Vi muchísimos vídeos de madres coraje y así conseguí dejé de ser yo para convertirme en esa madre. Curiosamente, cuando vi el resultado grabado me parecía sin buscarlo a la que más llegó al corazón.

– ¿Te agotan más este tipo de papeles?

Ser comprometida es la decisión de entregar una parte de tu alma en todo lo que haces, puede llegar a doler claro… Pero duele mucho más ver cómo sufren los niños con Duchenne y cómo tratan de salir adelante sin una perspectiva clara de vida y nadie que apoye la investigación de la enfermedad.


Creo que tenemos la responsabilidad de honrar las historias que representamos. Este trabajo es mi pequeño homenaje expresando lo que esas madres no pueden porque deben seguir adelante.

– Actriz, cantante, directora, compositora… ¿Con qué faceta te sientes más identificada?

No podría elegir una. Son distintas formas de comunicar. Cada una de ellas es un reto en sí misma por sus procesos internos y externos.

– ¿Consideras que la mujer está suficientemente valorada dentro del mundo de la interpretación? ¿Existen papeles atractivos donde se empodere al género femenino?

En las aulas de interpretación se ven a más mujeres que a hombres, pero la industria y el mundo en general están movidos por el sexo masculino que consume y quiere un tipo de cultura que lo apoye. No me gusta generalizar, pero es cierto que puedes encontrar elencos compuestos por 11 hombres y un sólo rol escrito para una mujer que además es accesorio. Además, nosotras tenemos más presión de cumplir un prototipo físico. Aunque suene duro, es la realidad.

– ¿Te queda algún sueño por cumplir?

Me encantaría poder desarrollar todos los proyectos que tengo en la cabeza a través de mi productora y también apoyar a nuevos talentos. Si además consiguiera despertar la conciencia de las personas que me rodean y dejar algo positivo en cada una de ellas, sería fabuloso.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here