Color del iris y el color de los ojos
Color del iris y el color de los ojos

Alguna vez te has preguntado por qué las personas tenemos colores de ojos diferentes? Esta es una variación que se genera por diversos factores, la cual se refleja en el color del iris, haciéndonos lucir rasgos únicos que permiten diferenciarnos del resto.





Estas variaciones se producen principalmente por la interacción de componentes genéticos, los cuales se heredan entre padres e hijos. Sin embargo, algunos cambios se pueden producir por mutaciones o a causa de patologías, que generan en el iris colores muy peculiares.

Color del Iris. ¿Qué aspectos influyen en el color de los ojos?

Para comprender cómo se obtienen las distintas tonalidades en el iris, debemos empezar por entender la estructura del mismo, así como los componentes que pueden influir de manera significativa en los casos particulares.

¿Qué es el iris?

Colores de iris
Colores de iris

El iris es una parte fundamental del ojo, la cual se conoce como el elemento coloreado del mismo. Tiene la función de controlar el tamaño de la pupila, que es a su vez, la encargada de captar y regular la cantidad de luz que ingresa a la cámara interior del ojo. Esto lo logra a través de dos músculos conocidos como el esfínter del iris y el dilatador de la pupila.

El iris está formado básicamente por dos capas epiteliales encargadas de la pigmentación, que son el estroma y el epitelio. De acuerdo a su densidad y a la concentración de pigmento, se podrán determinar en el iris colores diversos.

Factores que determinan el color de los ojos

Principalmente el color del iris se determina por los rasgos genéticos, heredados de los progenitores. Recordemos que en el ADN se transmiten los genes portadores de las características físicas, entre ellas, el color de los ojos.

La tonalidad en sí está definida por la cantidad de melanina presente en el epitelio, encargada no solamente de definir el color del iris, sino que también de generar la pigmentación de la piel y del cabello. Este pigmento se encuentra presente en numerosas células de los seres humanos, llamadas melanocitos y, según sea su concentración, se determinarán las diversas tonalidades.

Otro factor determinante para la obtención del color del iris es la densidad del estroma, ya que de acuerdo a ésta se absorbe mayor o menor cantidad de luz.

Sin embargo, el color del iris también se puede ver influenciado por ciertos cambios en la configuración genética en el desarrollo del embrión, que pueden generar en el iris colores drásticamente peculiares y poco comunes en la mayoría de los seres humanos.

¿Por qué cambia el color del iris de los bebés?

La mayoría de bebés al nacer tienen en el iris colores llamativos, entre gris o azul oscuro, el cual va cambiando progresivamente hasta definir el color que tendrá realmente el niño. El color definitivo del iris se adquiere entre los 6 meses y 1 año de vida.

Cambios en los ojos de bebe. El iris varía en los niños
Ojos de bebé

Esto se debe a que durante el embarazo, la melanina no ha empezado a producirse. Al nacer, los melanocitos empiezan a desarrollarse, por lo tanto, a medida que se capta la luz se obtendrá la tonalidad definitiva. 

Entre mayor sea la cantidad de melanina que se produzca, más oscuro será el color del iris, por lo tanto el tono original podrá permanecer claro o cambiar a un tono totalmente oscuro.

Por su puesto que esta producción está influenciada por el material genético del bebé, adquirido del aporte de cada uno de sus padres y la respuesta de los genes dominantes sobre los recesivos portadores de la característica del color del iris.

Variedades de color del iris

Colores de ojos
Colores de ojos

Al apreciar el iris, colores variados se podrán manifestar según sea el caso de cada individuo. Sin embargo, solo se reconoce que las tonalidades básicas de los seres humanos son el marrón y el azul, entendiéndose las demás como variaciones de estos matices base.

De acuerdo a la ubicación de la melanina se pueden definir estas dos tonalidades. En el caso de los ojos azulados, la concentración de la melanina se encuentra en su totalidad en el epitelio pigmentado posterior; mientras que si ésta se distribuye a lo largo de la densidad del iris, la coloración será marrón.  

Los pigmentos responsables de estos tonos base son dos tipos de melanina conocidos como eumelanina y feomelanina.

  • La eumelanina es responsable de las tonalidades con aspecto marrón oscuro.
  • La feomelanina se encarga de producir las tonalidades rojillas y amarillentas.

Gracias a la concentración de estos pigmentos podremos encontrar en el iris colores como los siguientes:

Ojos marrones o Castaños

Color de iris con ojos marrones
Color de iris con ojos marrones

Esta es una de las tonalidades más comunes en los seres humanos, ya que se estima que más del 50% de la población mundial posee este color del iris. Como hemos mencionado, éste se genera por la gran concentración de melanina en la zona anterior del iris, lo cual permite absorber una gran cantidad de luz. 

Azul. Ojos azules

Color de iris con ojos azules
Color de iris con ojos azules

En este caso, podremos encontrar una baja concentración de melanina en el epitelio anterior del iris, produciendo que la luz se refleje con mayor facilidad. A pesar de ser uno de los tonos de ojos reconocidos como naturales, se estima que solo un 8% de la población mundial posee este color del iris.

Avellana. Ojos con color de iris avellana

Este color del iris resulta ser una de las variedades poco comunes en los seres humanos. De hecho, se estima que solo un 5% de la población mundial posee en el iris colores que generen esta tonalidad.

La cantante Rihanna tiene el iris de color avellana
La cantante Rihanna tiene el iris de color avellana

Se trata de un tono intermedio entre castaño y verde, por lo que es muy común percibir ciertos tonos que no están presentes en el pigmento, como ámbar, azules y grises. Esto se debe a que estas tonalidades pueden variar de acuerdo a la incidencia e intensidad de la iluminación, gracias a que el iris absorbe menos luz, por lo que resulta ser un color muy atractivo.

Por lo general, los tonos marrones se ubican cerca de la pupila, mientras que los tonos verdes se encuentran en la periferia del iris.

Ámbar. Ojos color ámbar

Ojos color ámbar
Ojos color ámbar

Es una de las coloraciones más exóticas que existen en el mundo, ya que se trata de una tonalidad entre dorado amarillento y rojo cobrizo. Es posible conseguir este tono en un 5% de la población mundial, al igual que los ojos avellana, aunque en ningún caso se deben confundir, puesto que en este último caso, podemos conseguir en el iris colores diversos.

Los ojos ámbar se caracterizan por sus tonalidades bien marcadas e intensas. 

Verde. Ojos verdes

Chicos con ojos verdes
Chicos con ojos verdes

Es una de las variaciones poco comunes de color del iris, ya que se estima que alrededor de un 3% de la población mundial cuenta con esta tonalidad en los ojos. En este caso se puede detectar una cantidad moderada de melanina en el iris y se percibe como un color intermedio entre los tonos marrones y azules.

Gris. Ojos grises

Esta coloración se produce de manera similar que en el caso de los ojos azules, sin embargo, se encuentra una mayor concentración de colágeno en el estroma. Esto genera que el tono sea más oscuro. Aunque puede ser variable, se estima que solo un 1% de la población mundial tiene este tipo de color del iris.

Genética del color de los ojos

Es importante entender el comportamiento genético por medio del cual cada persona adquiere su color del iris. En dicho proceso intervienen una serie de genes que influyen de manera determinante en el resultado final.

Son dos los cromosomas que se ven influenciados por los genes para determinar la coloración de los ojos, que son el cromosoma 15 y el 19. En el caso del cromosoma 15, sus alelos determinan los colores marrón y azul, mientras que los alelos del cromosoma 19 seencargan de la producción de los colores azul y verde.





Se debe tener en cuenta el carácter de dominancia de cada color, puesto que los genes determinantes del color marrón son dominantes sobre los colores claros. Sin embargo, no es imposible que se generen en el iris colores claros a partir de la carga genética de padres con colores de ojos oscuros, ya que además influyen otros genes heredados de los abuelos.

Sin embargo, es más probable que una pareja de padres de ojos marrones tenga hijos con ojos marrones, mientras que si uno de ellos tiene ojos azules, la probabilidad se traduce en 50% para cada color.

Patologías relacionadas

Existen algunas variaciones que son reconocidas como patologías, pues se presentan como casos raros en algunos pacientes. Este color del iris, a pesar de no representar en la mayoría de los casos daños o lesiones graves que afecten la visión, sí pueden generar mayor sensibilidad ante la luz y en algunos casos, provocar que la persona esté propensa a contraer algún tipo de enfermedades del órgano ocular.

Heterocromía

Se trata de una condición en la cual ambos ojos tienen color del iris diferente, es decir, las personas poseen un color distinto en cada ojo. Se estima que un 0,6% de la población cuenta con esa característica y no representa ningún problema para el funcionamiento de la visión, siempre y cuando se trate de una condición congénita.

Sin embargo, cuando la heterocromía es adquirida, es decir, que surge como consecuencia de algún traumatismo o de una patología asociada, puede generar problemas en el funcionamiento ocular, por lo que se debe evaluar por un profesional en la materia.

Albinismo ocular

El albinismo ocular se produce como consecuencia de la carencia o disminución de melanina en el iris. Esto se traduce en una absorción excesiva de la luz, lo que puede provocar fotofobia, diminución de la agudeza visual y movimientos involuntarios del ojo.

En cuanto a su coloración, podemos encontrar en el iris colores azules muy claros o grises claros, de acuerdo a la poca cantidad de melanina presente. Sin embargo, cabe destacar que la coloración de su piel y cabello pueden ser normales.

Esta condición puede acarrear además otras enfermedades como hipermetropía, estrabismo, astigmatismo o miopía.

Aniridia

Se trata de una patología donde no existe o no se logra desarrollar el iris. Este es un problema poco común que se produce durante la gestación y puede provocar fallas graves de la visión.

En este caso, el color del iris es totalmente oscuro, percibiéndose azul oscuro hasta casi negro, por ende, no se aprecia la presencia de la pupila. Esta condición puede generar otras patologías como glaucoma, cataratas, hipoplasia macular, nistagmo, entre otras.

Uveítis

Aunque esta enfermedad no causa un cambio en el color del iris, sí genera fuertes dolores e irritación en la zona del ojo. Se trata de una inflamación de la úvea, que es la capa media que conforma la pared ocular y si no es tratada a tiempo, puede generar problemas más graves. 

Anillo de Kayser-Fleischer

Otra de las enfermedades que pueden ocasionar en el iris colores poco comunes es el “Anillo de Kayser-Fleischer”. Se trata de una patología en la que la acumulación de cobre se manifiesta como una circunferencia de color amarillo- verdoso en el perímetro del iris, como síntoma de una degeneración hepatolenticular.

Este es un síntoma grave de acumulación de cobre en los tejidos, puede generar a su vez trastornos psicológicos y problemas psiquiátricos, por lo que ante la aparición de dicha coloración se debe acudir al oftalmólogo de inmediato.

Terapias en base al pigmento y color del iris

Gracias a las distintas características representativas de iris, se ha creado una práctica propia de la medicina alternativa conocida como Iridología. Ésta se encarga del diagnóstico de ciertas enfermedades por medio de la observación del iris.

Esta práctica se lleva a cabo en base a un mapa que divide la circunferencia del iris según múltiples segmentos. En cada uno de ellos se establece qué zonas y órganos del cuerpo se pueden manifestar, de acuerdo al color del iris o según las manchas y signos que se puedan apreciar al revisar a profundidad sus características.

Gracias a la iridología se han podido detectar problemas de salud que están próximos a manifestarse pero que aún no demuestran signos evidentes. Así mismo, al detectar en el iris colores fuertes tipo manchas, se pueden determinar ciertas marcas que han quedado como resultado de enfermedades pasadas. Es decir, se crea un registro de los acontecimientos que suceden en el cuerpo por medio de cambio en el color del iris, que puede presentarse como manchas residuales.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here