La baja natalidad en España
La baja natalidad en España

La recesión demográfica es un problema producido, sobre todo, por la baja natalidad de los países desarrollados. Esto está ocasionando gravísimos problemas que vamos a sufrir en el futuro si no tomamos medidas urgentes. En este artículo vamos a hablar de la baja natalidad en España, sus causas, efectos y las medidas que podemos tomar para atajarla:





Los cambios demográficos que se avecinan

El siglo XXI estará marcado, salvo eventos imprevisibles, por la estabilización y luego probablemente por la caída de la población mundial. Este fenómeno debería tranquilizar a quienes temían el efecto del crecimiento ilimitado de la población (la bomba demográfica) en el medio ambiente, con un número cada vez mayor de habitantes que deben compartir los recursos naturales cada vez más reducidos.

Sin embargo, en las próximas décadas, la población mundial pasará de 5.000 millones de habitantes a una población de 9.500 millones y esto planteará nuevos desafíos: Mientras países como España se despueblan, otros están superpoblados.


Habrá una disparidad durante mucho tiempo entre los países cuya población se estabilizará, o incluso disminuirá, y los países donde seguirá creciendo. Veremos que Europa estará particularmente expuesta, debido a su envejecimiento, frente al continente africano que está lejos de haber alcanzado aún la transición demográfica (igualdad entre nacimientos y defunciones).

Además, una variable importante no se tiene en cuenta en estas perspectivas: el empeoramiento de las condiciones de vida en los países pobres debido a la destrucción del medio ambiente que actualmente parece irreversible. Confiar en el progreso tecnológico para resolver estos problemas parece ilusorio, dado el costo y el tiempo requeridos para una implementación suficientemente integral de cualquier innovación tecnológica compatible con las limitaciones ambientales.

La baja natalidad en el mundo y la baja natalidad en España

Durante más de una generación, la natalidad ha ido disminuyendo de manera constante en casi todo el mundo. En los países ricos se nota especialmente desde la década de 1960. La fertilidad en los países pobres han pasado de tener en 1970 5,8 a 3 hijos por mujer, y en China de 5,3 a 1,8 hijos por mujer.

Baja natalidad en España
Evolución de la natalidad en España

Europa y Japón,son los primeros países que están sufriendo este fenómeno de recesión demográfica. Incluso Pakistán o el África Subsahariana se han visto afectados por la disminución de la fertilidad. Han pasado de tener en la la década de 1990 6,2 hijos por mujer a «solo» 3,3 hijos por mujer hoy. Al mismo tiempo, la esperanza de vida al nacer ha aumentado en promedio diez años para acercarse a 70 años en casi todo el mundo, excepto en África Subsahariana y Rusia, pasando desde 1970 de 51 a 64 años.

El colapso demográfico europeo. El envejecimiento de la población

El informe de envejecimiento es el indicador que resume más fielmente el impacto de los cambios demográficos en las pirámides de población.

La pérdida del poder adquisitivo de las clases medias europeas lleva consigo, a su vez, un retraso en la edad de los embarazos y finalmente repercute en tener menos hijos.

«Los países europeos tienen una natalidad tan baja que ya no reemplazan a su población»

Cuando una sociedad tiene menos adultos jóvenes en edad de tener hijos, esto provoca una caída de la natalidad, pero también una pérdida en el dinamismo económico e intelectual.

En los países donde el número de personas mayores supera al de los jóvenes, es decir, cuando esta proporción excede el 100%, la pirámide de edad se invierte, y su parte superior prevalece en número sobre su base. Así comienza el proceso de implosión demográfica.

La humanidad en su conjunto cruzará este umbral esta década, salvo una catástrofe como la pandemia de coronavirus, si se alarga demasiado. Solo el África subsahariana y algunos países asiáticos no vivirán este proceso (todavía). Según las últimas proyecciones de las Naciones Unidas, la Unión Europea de 27 miembros cruzó este umbral a principios de la década de 1980, el mundo rico en su conjunto en 1985, Alemania y Japón en 1970 y 1985, respectivamente.




La natalidad en Europa occidental

Además, se espera que la proporción de envejecimiento (proporción del número de personas mayores de al menos 50 años de edad que la de los jóvenes menores de 20 años), que caracteriza las pirámides de edad de la población. Estos valores nunca se habían visto en la historia: 340% en Alemania y 465% en Japón en 2050, o incluso 815% dependiendo de la variante «baja» de las proyecciones para este país. En el continente europeo, ningún país (excepto quizás Albania) ya no reemplaza a sus generaciones.

Europa occidental fue la primera, pronto seguida por Europa del Norte, en iniciar este proceso de implosión de fertilidad a principios de la década de 1970, hace casi cuarenta años. Alemania (junto con Hungría) fue el primero en entrar en este proceso desde fines de la década de 1960. El movimiento fue seguido en los años 80 por todos los países del sur de Europa, luego desde finales de los 80 y principios de los 90 por los de Europa del Este, anteriormente comunistas.

El éxito de las políticas de natalidad en Francia

A finales de la década de 2000, la fertilidad general de Francia (incluidos los departamentos franceses de ultramar) se acercó a 2 niños por mujer, 1,98 en 2007 según Eurostat, siendo superada en la Unión Europea solo por Irlanda (2,01), mientras que, excepto en el Reino Unido (1,84) y los Países Bajos (1.72), en los demás países de la Unión la fertilidad sigue siendo muy baja: 1,37 en Alemania, 1.35 en Italia, 1,38 en España, 1,31 en Polonia, 1,32 en Rumania, 1,2 en Eslovaquia. La fertilidad general de la Unión Europea con 27 estados miembros puede estimarse actualmente en alrededor de 1,5 niños por mujer, es decir, reemplazando solo el 71% de sus generaciones cada año.

La tasa de natalidad en los países europeos

¿Puede Europa resignarse a seguir perdiendo población? La respuesta es obviamente no. Una sociedad que no renueva su fuerza laboral se convierte en una sociedad de personas mayores y el colapso económico es inevitable.

Si Europa no toma medidas ocurrirán varias cosas: los países emergentes generarán más productos, mejores y más baratos, es decir, nuestros productos nadie querría comprarlos. Los puestos de trabajo que no se cubren en Europa tendrían que ser ocupados por población africana o asiática. De lo contrario no habría quien pudiera sostener las pensiones y la calidad de vida de la tercera edad.

Cómo combatir la baja natalidad en España

Debemos combatir la disminución de los nacimientos y, en general, la despoblación. ¿Pero por qué medios? La solución adoptada hasta ahora ha consistido en aceptar mayores flujos migratorios. Pero esto ha provocado problemas: por razones políticas o religiosas. Los migrantes en ocasiones tardan muchas generaciones en integrarse y forman guetos dentro de las sociedades europeas. Esto puede generar problemas entre la población nativa.

Entonces ¿qué solución hay para que los europeos aumenten su población?

Incentivar el deseo de reproducirse

Para animar a las personas a tener más hijos se puede optar por el lado lógico («la sociedad lo necesita») o se puede optar por el lado sentimental o tirar puramente del instinto. No solo para satisfacer el deseo de ser padres, que se tiene o no se tiene, sino apelar a la excitación del deseo en la pareja. Para ello existen muchos trucos que funcionan muy bien, y ayudan a disparar la imaginación entre los cónyuges.

Aumentar las ayudas económicas a los adultos jóvenes

Aumentar enormemente la ayuda para los adultos jóvenes y adultos que acepten procrear, para hacer posible una vez más la renovación de las poblaciones (es decir, 2 niños por mujer en promedio). Esta ayuda había permitido a Francia, desde principios del siglo XX, corregir su situación demográfica.

Debe ser una ayuda muy general, como por ejemplo guarderías públicas, o centros de atención que permitan a los padres seguir sus carreras y su atención a la maternidad. Existe un Fondo Europeo de Inversión Estratégica en el que se habla específicamente de este tema.

Viviendas a bajo coste para evitar la baja natalidad en España

Si los trabajadores tienen cada vez sueldos más bajos y tienen que vivir con sus padres hasta más tarde, difícilmente podrán tener hijos. Hace falta un plan europeo de vivienda a un precio justo. Sin un lugar donde intimar y donde criar a los hijos no hay futuro. Urge crear planes de ayuda a la vivienda.

Esto habría que complementarlo con ayudas específicas por cada nuevo nacimiento.

¿Qué opinas de la baja natalidad en España? déjanos tu opinión.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here