El Reino de España se formó en un largo proceso iniciado en la Edad Media con la configuración de los reinos hispánicos: desde los primitivos de Asturias, Pamplona o Aragón hasta las grandes coronas de Castilla y Aragón a partir de los siglos XII y XIII. En el siglo XV la unión dinástica surgida del matrimonio de los Reyes Católicos supuso el inicio del Estado moderno y de lo que hoy llamamos España. Esa unión se consolidó con la dinastía Habsburgo (1516-1700) y la unión jurídica de los reinos llegó con la asunción del poder de los primeros reyes Borbones (1700-1808).


La organización territorial de España ha cambiado sustancialmente a lo largo de los siglos pero la actual división es bastante moderna. Las 50 provincias nacieron en la primera mitad del siglo XIX por obra de Javier de Burgos, y las 17 comunidades autónomas son muy recientes, creadas al amparo de la Constitución de 1978, que consagró el derecho a la autonomía de las regiones españolas. Entre 1979 y 1983 se constituyeron las 17 autonomías, y en 1995 se crearon las dos ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Si bien la actual división en comunidades es muy reciente, los nombres de las mismas son bastante antiguos en su mayoría. Reflejan la larga historia de España y el paso por la Península Ibérica de numerosos pueblos desde la Prehistoria. Así, los nombres tienen orígenes diversos y en muchos casos con numerosas interpretaciones.

Origen del nombre de las comunidades autónomas españolas. El Magacín.

Mayoría de Comunidades Autónomas con nombre de origen latino, ocho (azul celeste); cuatro con nombre árabe (verde), otras cuatro con nombre indoeuropeo o celta (rosado), dos con nombre griego (gris), uno del euskera (morado) y uno bereber (amarillo). Castilla-La Mancha tiene nombre compuesto y uno es latino (Castilla) y el otro árabe (La Mancha). (Mapa de elaboración propia)

Sin embargo, podemos concluir que, de las 19 autonomías, una mayoría tiene un nombre de origen latino, en concreto ocho de ellas. Algo lógico considerando el gran peso cultural e histórico de Roma en la Península. Hay que destacar además que el propio nombre de España proviene directamente del latín Hispania. Cuatro comunidades tienen nombre árabe, por herencia de los 800 años de presencia musulmana en la Península Ibérica, todas ellas en la mitad sur peninsular; y otras cuatro más tienen nombre indoeuropeo o celta, en la mitad norte del país. Dos comunidades tienen un nombre griego (Galicia y Baleares), una (Euskadi) nombre proveniente del euskera y única comunidad con un neologismo como nombre; y otra (Melilla) tiene un nombre de origen bereber. Castilla-La Mancha tiene un nombre compuesto al igual que Castilla y León pero, mientras que en la segunda ambos nombres son latinos, en Castilla-La Mancha uno es latino y el otro árabe (La Mancha). Además, algunos de los nombres tienen un nombre latino o árabe sobre un precedente en otro idioma, como veremos más adelante.


Al contrario que en países más modernos como Estados Unidos, en España ninguna autonomía recibe un nombre de una persona, aunque sí alguna de sus antiguas colonias (por ejemplo “Filipinas” viene de Felipe II).

Veamos ahora un breve repaso a sus nombres:

  • Andalucía: proviene del árabe “al-Andalusiya”, es decir, al-Ándalus. Este era el nombre con el que se referían los musulmanes a la Península Ibérica y, en concreto, al territorio de la misma que controlaban. Así, al-Ándalus llegó a ser casi toda la Península en el siglo VIII. Lo que no está tan claro es el origen del término al-Ándalus pero el mayor consenso entre especialistas señala que procedería de Vandalucía, es decir, “tierra de los vándalos”, un pueblo germánico que ocupó el sur de España en el siglo V ante la caída del Imperio Romano. Los vándalos fueron expulsados de esa región por los visigodos y de allí pasaron al norte de África, en donde serían finalmente derrotados por los bizantinos.
  • Aragón: su nombre procede de uno de los ríos que recorre esa comunidad, el Aragón. Su nombre probablemente viene de la raíz indoeuropea “Arg”, utilizada para designar la palabra “río”. Otra hipótesis es que su origen es mitológico: Hércules instaló un altar (ara) en un río para celebrar juegos lúdicos (agonales).
  • Principado de Asturias: ya en la conquista romana de la zona se habla de los astures, pueblo prerromano que vivía en la región que se corresponde aproximadamente con lo que hoy es Asturias. Este pueblo podría deber su nombre al indoeuropeo “Aitz-Ura”, “agua que brota entre rocas”.
  • Islas Baleares: el archipiélago debería su nombre a la raíz griega “Bal”, que significa “lanzar” o “tirar”, y que aparece en palabras como balón. ¿por qué las islas fueron llamadas así? Probablemente debido a la presencia de honderos que defendían las islas lanzando piedras.
  • Canarias: el otro archipiélago español debe su nombre a la palabra latina “Canariae”, que significa “perreras” o “con abundancia de perros”, que nombró el historiador romano Plinio, aunque no está claro que las islas a las que hizo referencia Plinio se refiriesen a nuestras Canarias.
  • Cantabria: procede del indoeuropeo Kant, “piedra”, y del celta Briga, “fortaleza”. Así, Kantabriga significaría “fortaleza de piedra”.
  • Castilla-La Mancha: históricamente esta región ha pertenecido a Castilla y cuatro de sus cinco provincias (excepto Guadalajara) tienen parte de su territorio en la comarca de La Mancha. El nombre de Castilla-La Mancha se creó a raíz de la formación de la actual comunidad autónoma, por lo que es un topónimo moderno. Sin embargo, cada uno de sus nombres tiene un origen diferente. En cuanto a Castilla, proviene del latín “castellum”, que significaría “tierra de castillos”, aunque otra teoría señala que procede del celta, significando igualmente “torre”. La Mancha procede del árabe “mánya”, “alta planicie”.
Panorámica de La Mancha, “alta planicie” en árabe.

Panorámica de La Mancha, “alta planicie” en árabe.

 

  • Castilla y León: en 1983 se fusionaron las antiguas regiones de Castilla la Vieja y de León en nivel de igualdad (de ahí la conjunción y). Castilla tiene el mismo origen que en la comunidad anterior y León proviene del latín “legio”, legión, debido al asentamiento romano que fundó la ciudad actual.
  • Cataluña: es una de las comunidades con un nombre más complejo en cuanto a origen. Hay hasta siete teorías diferentes sobre su origen. En principio se debe al latín “Catalania” pero este no está claro. Puede provenir de la tribu celta de los catalauni, del Mons Catanus, de los lacetanos o, como Castilla, que provenga de “tierra de castillos”.
  • Comunidad Valenciana: debe su nombre a su capital, Valencia, que a su vez proviene de su nombre latino “Valentia”, que significa “poderosa”, que puede deberse a haber sido una colonia de soldados veteranos en la conquista de Hispania.
  • Extremadura: la teoría más conocida es que proviene del latín “Extrema Dorii”, que significa “extremos del Duero” pero existe otra que destaca que se refiere a “extrema” pero del reino de Castilla, al ser tierra fronteriza por el sur con los musulmanes.
  • Galicia: procede del griego “Kalekói” nombre que dieron a los nativos de esas tierras, celtas. De ahí el término derivó a Gallaecia en época romana.
  • La Rioja: la teoría más extendida es que recibe su nombre del río Oja, el cual atraviesa sus tierras. Sin embargo, también se cree que el nombre proviene del latín “Rivalia”, es decir, “región surcada por diversos arroyos”.
  • Comunidad de Madrid: debe su nombre a la que también es la capital del país, Madrid. El origen de la ciudad está en la fortaleza árabe llamada Mayrit, término relacionado con “Mayra”, “arroyo”, aunque el nombre podría remontarse a épocas anteriores.
  • Comunidad Foral de Navarra: foral debido a que es la única comunidad que no tiene un estatuto de autonomía como tal sino un Amejoramiento de su Fuero histórico. En cuanto a Navarra, procede de la palabra “naba”, indoeuropea, “tierra entre montañas”.
  • País Vasco/Euskadi: la palabra “vasco” proviene del nombre con el que los romanos llamaron a los nativos, “uasco”. Comúnmente esos nativos son llamados vascones. En cuanto al nombre en euskera, Euskadi, es un neologismo creado por el fundador del Partido Nacionalista Vasco, Sabino Arana, a finales del siglo XIX como Euzkadi, que significa básicamente “Vasconia”, tierra de los vascos.
  • Región de Murcia: como en el caso de la Comunidad Valenciana y Madrid, su nombre se debe a su capital, Murcia. La versión más extendida es que proviene del latín “aqua murcida”, “agua estancada”. Otra teoría es que derive de Venus Myrtia, sobrenombre de la diosa romana del amor.
  • Ceuta: el nombre de esta ciudad autónoma proviene de las siete colinas sobre las que se erigió. En época romana la zona era conocida como Septem Frates “los siete hermanos”, en referencia a sus colinas. Septem pasó al árabe como Sebta, de donde proviene definitivamente el nombre actual.
  • Melilla: fue conocida en época romana como Rusadir y aún se desconoce a qué se debió el cambio. El actual nombre proviene del bereber “melil”, que podría ser el nombre de un personaje influyente o, por otro lado, que signifique literalmente “fiebre”.


Quizás te interesen otros artículos del mismo autor:

Los orígenes remotos de América
Los 10 últimos rascacielos más altos de España
El origen del lema Plus Ultra
¿Cómo llegó Rusia a convertirse en un imperio?

César Martínez Ballesteros
Profesor de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato
Graduado en Historia

Artículos relacionados