Hoy en día, como resultado de décadas de estudios científicos tanto médicos como psicológicos, conocemos los beneficios que aporta la práctica de actividades físicas, tanto a nivel físico como psicológico.


Ahora sabemos que el deporte o el ejercicio moderado previene enfermedades y lesiones: si tu cuerpo está en forma, estará mejor preparado. Realizando actividad física de manera regular, optimizamos nuestros recursos fisiológicos y orgánicos como los huesos, la musculatura, los ligamentos, nuestro sistema inmunológico, el metabolismo, el sistema circulatorio y un largo etcétera.

Pero esto es sólo un ejemplo de todos los beneficios que podemos encontrar en la práctica deportiva. También está directamente relacionado con la reducción de ansiedad, y mejora la capacidad de aprendizaje y memoria. Además, previene enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson, y favorece el envejecimiento activo.

Pero, ¿todas las actividades físicas aportan los mismos beneficios? ¿Es lo mismo practicar deporte en una sala de gimnasio que en la montaña o en el mar?

Si el ejercicio físico es bueno para nuestra salud porque nuestro cuerpo está hecho para moverse y ser activo, realizar actividades en la naturaleza nos aproximará más aún a las actividades para las que está preparado nuestro organismo. ¿No crees?

Beneficios psicológicos de hacer deporte. El Magacín.

Beneficios específicos de las actividades físicas en la naturaleza

Cuando se realiza ejercicio en la naturaleza, se dan una serie de factores que no encontramos en la gran mayoría de ocasiones que practicamos actividades físicas en espacios cerrados. A continuación, te describo las principales características específicas del ejercicio en la naturaleza:

Diálogo interno

Mediante la práctica de muchos deportes en la naturaleza, establecemos un diálogo interno. Si bien es cierto que en nuestro día a día también lo hacemos (seamos más o menos conscientes de ello), durante la práctica deportiva como natación en aguas abiertas, surf, escalada o trail running lo hacemos de manera más activa.

¿Por qué esto es un beneficio?

Seguro que has oído hablar del Mindfulness, que básicamente lo que pretende es que vivas el momento, el presente, que dejes a un lado los problemas de tu día a día, que por no pensar en ellos media o una hora no van a empeorar o no vas a dejar de encontrar una mejor solución. Pues bien, con la práctica de estas actividades estarás consiguiendo vivir el momento completamente.

Entorno cambiante

Relacionado con el concepto anterior, la cualidad de estas actividades es que no siempre se van a practicar en las mismas condiciones, tanto meteorológicas como físicas: viento, oleaje, altitud, obstáculos, calor, frío, sol, arena, etc. Por lo que hace de la actividad siempre diferente, pese a que estés practicando el mismo deporte.


Un alpinista se encuentra con diferentes problemas según la dificultad de la ruta, la altitud, el clima, si hay hielo, nieve o roca, etc. Esta particularidad hace que el momento se viva como algo nuevo y de manera activa, haciendo que nuestro sistema nervioso esté involucrado completamente, lo cual es contrario a sentimientos depresivos o ansiógenos.

Beneficios propios de la naturaleza

Sin ánimo de ser redundante, la práctica de cualquier actividad en la naturaleza nos beneficiará por el mero hecho de estar en un entorno natural.

Nuestro organismo lleva viviendo desde su origen hasta hace muy poco (verdaderamente muy poco a nivel evolutivo) en la naturaleza, por lo que se entiende que estamos hechos y adaptados para vivir en espacios naturales.

Plasticidad cerebral

Esta función no sólo se desarrolla con la práctica de este tipo de actividades, sino con cualquiera que requiera nuevos aprendizajes o utilizar de manera diferente nuestros recursos, tanto a nivel motriz como mental. Es decir, aprender a tocar un instrumento musical, hacer malabares, o realizar nuevos deportes.

La plasticidad cerebral previene enfermedades neurodegenerativas y favorece la regeneración neuronal, permitiendo adaptarse al entorno. Así pues, ante un accidente cerebrovascular, traumatismo craneoencefálico, o durante el envejecimiento, nuestro cerebro estará más capacitado para adaptarse a los cambios que se estén produciendo en nuestro organismo.

deportista runner

Así pues, las actividades físicas en la naturaleza tienen como principal característica que se llevan a cabo en espacios cambiantes, donde factores como la meteorología y climatología hacen que la práctica de la actividad no se realice siempre bajo las mismas condiciones, obligando a interactuar de manera plena con el entorno natural. Incluso en algunas de estas actividades, ciertas interactuaciones con el medio natural son elementales para la práctica, como por ejemplo el viento para el windsurf, o las olas para el surf.

 

¿Qué actividades físicas en la naturaleza podemos practicar?

Existen infinidad de actividades que puedes practicar en un entorno natural, a continuación, te presento un listado de las que considero las más asequibles y beneficiosas:

Senderismo

El senderismo (en inglés hiking), se sitúa dentro de los deportes de montaña y se caracteriza por ser una actividad no competitiva que se realiza por caminos o senderos. Los más conocidos son los PR (pequeños recorridos) y GR (grandes recorridos), pudiendo encontrar desde cortos y fáciles de realizar, hasta muy difíciles técnicamente y muy largos.

Bicicleta de montaña

La bicicleta de montaña (en inglés mountain bike) es una bicicleta adaptada a caminos y senderos de montaña. La característica fundamental de esta práctica deportiva es poder acceder a terrenos y realizar rutas que serían imposibles de hacer con una bici convencional. Como en el senderismo, dependiendo de la técnica de cada persona, puedes encontrar rutas para todos los gustos.

Trail Running

Se conoce como trail running al deporte que consiste en correr por senderos o caminos de montaña. A diferencia del running, en esta actividad es frecuente encontrarse con obstáculos naturales como arroyos, ríos, zonas de dificultad técnica y desnivel acumulado, haciendo de esta práctica deportiva un desafío técnico y físico para todos los niveles.

Esfuerzo. El Magacín.

Deportes de vela

Los deportes de vela se caracterizan por la propulsión de la embarcación náutica o tabla solamente por el viento en sus velas. Así pues, esta categoría abarca diferentes actividades, como la vela ligera o el windsurf. Estas actividades están directamente relacionadas con la climatología del lugar donde se practican, estando así totalmente relacionada la actividad con el entorno.

Natación en aguas abiertas

La natación en aguas abiertas consiste en nadar en lugares abiertos como el mar, ríos o lagos. Esta modalidad suele requerir más técnica y condición física que la natación en piscina al estar expuestos a las condiciones climáticas y propias del medio en el que se haga (oleaje, corrientes, remolinos, exposición prolongada al sol, etc.).


Existen otras actividades que puedes practicar al aire libre como el esquí, snowboard, surf, kitesurf, paseos a caballo, alpinismo, escalada, espeleología, etc.

Algunas de estas actividades son consideradas deportes extremos, por lo que es recomendable no empezar a practicarlas por sí solos, sino contratando clases o monitores para hacer estas actividades guiadas. En cualquier caso, es recomendable realizar este tipo de actividades acompañado, con el material de seguridad necesario para cada tipo de actividad y tener en cuenta nuestra condición física y técnica antes de comenzar a realizar la actividad.

Si bien es cierto que algunas de estas actividades conllevan el alquiler o la compra de material deportivo, pudiendo ser un impedimento para realizarlas por su coste, otras son totalmente gratis y no necesitamos mucho más de lo que tenemos si ya practicamos alguna actividad como running, marcha o fitness.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here