Argumentos a favor y en contra de la censura en las redes sociales
Argumentos a favor y en contra de la censura en las redes sociales

Las redes sociales han revolucionado la manera en que nos comunicamos, compartimos información y conectamos con el mundo. Sin embargo, este poder sin restricciones también ha planteado desafíos significativos, llevando a muchos a plantear la cuestión de si la censura en las redes sociales es necesaria o perjudicial.

En España alguno de los investigadores y analistas más famosos y con más seguidores ha sido censurado en todas las redes sociales, como es el caso de Alvise Pérez. Este analistam, a pesar de haber destapado docenas de casos de corrupción y de no haber tenido en toda su vida una condena judicial sigue sin tener acceso a sus principales cuentas en Facebook o X/Twitter. Viendo casos como este nos preguntamos ¿deberían los ciudadanos tener derecho a publicar en redes sociales sin restricciones? De acuerdo con portales como CyberGhost exploraremos argumentos a favor y en contra de la censura en las redes sociales:

Argumentos a favor de la censura en las redes sociales

Redes sociales
Redes sociales
  1. Prevención de contenidos nocivos: La censura puede ser vista como una medida para proteger a los usuarios de contenidos perjudiciales, como la incitación al odio, la violencia, el acoso y la desinformación. Al limitar la difusión de este tipo de contenidos, se busca salvaguardar la seguridad y bienestar de la comunidad en línea. Sin embargo, siguiendo con el ejemplo del analista antes citado ¿quién determina si es acoso o por el contrario es el derecho de los ciudadanos, por ejemplo, saber las corruptelas de los políticos que controlan el dinero público?
  2. Fomento de dialogo cordial: La censura puede contribuir al mantenimiento de un ambiente civilizado. Al limitar la difusión de discursos ofensivos, se busca promover un intercambio de ideas más respetuoso y constructivo.
  3. Protección de la privacidad: La censura puede estar respaldada por la necesidad de proteger la privacidad de los individuos. La limitación de la información sensible compartida online puede prevenir el acoso y la exposición no autorizada de datos personales.
  4. Combate a la desinformación: La censura selectiva puede ser vista como una medida para combatir la propagación de noticias falsas y desinformación. Esto podría contribuir a mantener un espacio de información más confiable. El problema de este punto de vista es que en España vivimos un monopolio informativo en el que unos pocos grupos mediáticos, a su vez controlados por determinadas personas, controlan de facto lo que es verdad y lo que es mentira.

Argumentos en contra de la censura en las redes sociales

  1. Libertad de expresión: Muchos argumentan que la censura infringe la libertad de expresión, un derecho fundamental. La restricción de opiniones diversas, incluso las impopulares, podría limitar el debate público y la pluralidad de ideas. Por continuar con el ejemplo inicial, Alvise Pérez durante los últimos años ha publicado audios, vídeos y documentos que demuestran más allá de toda duda razonable que se han cometido docenas, sino cientos de delitos por políticos, empresarios y periodistas de primer orden que no han trascendido en medios de comunicación. En este caso ¿prevalece el derecho a la libertad de expresión o no debería publicarse hasta que no haya sentencia firme? es más ¿por qué cuando sí hay condenas en firme a políticos de primer nivel publicadas por Alvise Pérez no han sido recogidas por ningún medio de comunicación ni grande ni pequeño?
  2. Posible sesgo: Existe preocupación acerca de que los algoritmos y políticas de censura puedan ser inherentemente sesgados, discriminando ciertos puntos de vista o grupos. Esto podría llevar a la supresión injusta de voces y perspectivas. Recordemos el caso de Newtral y Ana Pastor García. Alvise Pérez va a llevar a la dueña de Newtral al Tribunal Supremo.
  3. Responsabilidad empresarial: Algunos sostienen que las plataformas de redes sociales, al actuar como árbitros de contenidos, deben asumir una responsabilidad significativa. La falta de transparencia y rendición de cuentas podría ser un problema si no se maneja adecuadamente. Actualmente en España solo Telegram permite cierta «manga ancha» para difundir contenidos incómodos contra los gobiernos.
  4. Fomento de la censura del gobierno y riesgo de abuso de poder: La implementación de censura en manos de gobiernos podría llevar a la supresión de la disidencia y al abuso de poder. Esto plantea preguntas sobre quién determina qué contenido es censurable y bajo qué criterios.

¿Cómo deberían las redes sociales abordar temas controvertidos o información falsa?

Telegram, Facebook, X y Twitter

Según Bill Ottman, director ejecutivo de la red social alternativa Minds.com, la libertad es la mejor política. Y dice también que esta es la política que produce un menor daño a la sociedad. En época de elecciones, cuando las noticias falsas son un tema candente en todos los lados del espectro político, la censura en las redes sociales podría ganar apoyos. Lo cierto es que hay incertidumbre, nadie sabe realmente cuál es la política interna en Facebook, Twitter y YouTube a este respecto.

La opinión de Bill Ottman sobre la censura en las redes sociales

Ottman asegura que prohibir el contenido inadecuado es en realidad socialmente más arriesgado a largo plazo para la sociedad que censurar contenidos en redes sociales. Parte de su razonamiento se recoge en una cita de un estudio de Nature sobre «el odio online» que sugiere que vigilar el contenido puede simplemente provocar desviarlo a «lugares más ocultos». Se dice textualmente: «Nuestro modelo matemático predice que la vigilancia dentro de una sola plataforma, como Facebook, puede empeorar las cosas y eventualmente generará grupos oscuros globales en los que florecerá el odio en línea».

El empresario Ottman reconoce que todos queremos menos discursos de odio (ninguno sería bueno) y comunidades en línea seguras. Sin embargo, en lugar de censura en las redes sociales, aboga por una política de compromiso. Por eso contrató a Daryl Davis como asesor de la comunidad Minds. Davis es un conocido músico de blues que ha desradicalizado a hasta 200 miembros del Ku Klux Klan (KKK) a través de la conversación. La cuestión es que esta actividad llevada a cabo por el activista Daryl es escalable a las redes sociales masivas.

Frases de Ottman

«Creo que es trabajo de las redes sociales dejarle muy claro a usted, como usuario, cómo controlar su experiencia… brindándole tantas herramientas posibles para controlar su experiencia como sea posible»

Ottman

En teoría se podría incluir la capacidad de bloquear proactivamente comentarios o contactos que inciten al odio. Sin embargo, hacerlo a escala parece actualmente imposible, algo que Ottman reconoce.

«Es una batalla perdida esperar que cada pieza de contenido subido a las redes sociales con cientos de millones o miles de millones de usuarios pueda ser examinado por completo»

Ottman

Cuando el presidente Trump contrajo Covid-19 y varios usuarios de X (antes conocida como Twitter) desearon públicamente que muriera, Twitter bloqueó esos tuits, citando políticas que dicen «tuits que desean o esperan la muerte, daños corporales graves o enfermedades mortales contra cualquier persona. No están permitidos y deberán eliminarse». Eso fue una novedad para miles de personas, incluidas mujeres, homosexuales y personas de color, que han lidiado con amenazas de muerte implícitas y explícitas durante años sin intervención de X/Twitter.

La IA y el control

La mayoría de las redes sociales emplean algún tipo de inteligencia artificial para encontrar y bloquear contenido polémico, pero, francamente, está lejos de ser perfecto. Un ejemplo: recientemente, Facebook marcó y eliminó las fotografías de cebollas de agricultores en Canadá porque eran de naturaleza «sexual». A menos que las plataformas mejoren mucho la gestión de la censura en las redes sociales será difícil ver cómo pueden permitirnos controlar nuestra experiencia lo suficiente como para evitar a los trolls.

La censura en las redes sociales no es un problema fácil y no tiene una solución fácil. Los algoritmos ya controlan mucho de lo que vemos, y las burbujas de realidad separan y dividen a las personas.

«Hay una creciente evidencia de que lo que está sucediendo, que las políticas de contenido en las grandes cadenas están alimentando la división cultural y gran parte de la polarización y el malestar civil»

Ottman

Personas como Deeyah Kahn también han realizado charlas TED sobre este tema, abordando directamente el odio. La evidencia realmente muestra que escuchar opiniones diferentes es la única manera de cambiar de opinión.

Una última reflexión ¿cómo podemos esperar que las máquinas controlen nuestras expresiones y acciones, en lugar de la persuasión personal de otros seres humanos? hoy por hoy parece increíblemente difícil hacerlo de forma segura y a escala.