5 consejos para hacer un buen logotipo
5 consejos para hacer un buen logotipo

El logotipo es la sensación, es la primera impresión que una marca, un producto o incluso un servicio dejan en cualquier consumidor. Elaborarlos es todo un arte que suele requerir la implicación de profesionales del diseño que sean capaces de entender el lenguaje visual a la perfección. No obstante, cada vez tenemos más herramientas para hacer nosotros mismos los logotipos de forma fácil y sencilla. Los medios están a nuestra disposición, pero lo que falta, llegados a este punto, es saber cómo hacer algo realmente de calidad y profesional.



¿Y cómo hacer un diseño de logotipo profesional? Vamos a darte unas pautas que te van a ayudar muchísimo.

Las claves de un logotipo bien diseñado

En la actualidad, cualquiera puede ponerse manos a la obra para diseñar un logo. De hecho, empresas como Printful cuentan con sus propias herramientas gratuitas de diseño de logotipos para quien quiera experimenta con ellas (puedes hacer clic aquí para probarla ahora mismo). Ahora bien, que cualquiera pueda hacerlo no implica que cualquiera sepa cómo hacerlo. Hay ciertas pautas que se deben seguir para garantizar un diseño que funcione, que refleje a la perfección la filosofía del producto, servicio o empresa que representa y, por supuesto, que deje huella en el público.

Gestión de marca. El Magacín.

Dentro del diseño, se suele decir que menos es más, y eso a la hora de hacer un logo se traduce en que la simplicidad es lo que debe primar. Necesitas hacer algo que sea sencillo porque, en primer lugar, es más fácil de memorizar; en segundo, es más fácil de trasladar a cualquier formato; en tercero, porque implica un derroche de ingenio que destaca mucho más a ojos de cualquiera. Piensa en los logos de marcas como Carrefour, Pepsi o Apple. Son limpios, simples y van al grano, pero también esconden algo. Ahí está la clave.

Por supuesto, hay que saber usar el lenguaje de los colores. Cada color tiene un significado, y hay que aprovecharlo para que refleje los valores de aquello que representa el logo en cuestión. El verde es señal de dinero, novedad o de la tierra; el rojo es enérgico, pasional, poderoso. Hay que tener cuidado, también, ya que un color puede significar muchas cosas distintas para culturas diferentes. También debes tener cuidado con la caducidad, porque hay que buscar que el diseño sea lo más atemporal posible. Para eso, evita que esté ligado a algo propio del momento.

Evolución del logo de NIVEA
Evolución del logo de NIVEA

Traslada siempre el diseño a diferentes formatos y tamaños para comprobar que siempre sea reconocible y logre transmitir eso que buscas. Por supuesto, experimenta también con distintos fondos, ya que seguramente tendrás que trabajar en varias versiones con distintos tipos de color. Piensa, sin ir más lejos, que es posible que el logotipo se muestre sobre un fondo blanco, o uno negro. ¿Se ve igual de bien en ambas ocasiones? Para eso se plantean las alternativas, para que, aunque haya cambios, la idea siempre sea visible y reconocible.

Hay muchos más consejos a seguir, como el cuidado de las simetrías, saber reforzar el significado del logo o incluso darle los matices adecuados para que transmita el mayor dinamismo. No obstante, lo que hemos ofrecidos son unas bases claras y fundamentales. A partir de ahí, el resto queda en tus manos y en tu destreza con herramientas como la que hemos facilitado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here