Pasar horas y horas delante de un ordenador es una actividad realizada por miles de españoles durante el día a día y esto se puede traducir en problemas de salud si no tomamos las precauciones necesarias. Porque lo cierto es que nuestro cuerpo sufre cuando pasa mucho tiempo sentado en una silla.


Las posiciones incorrectas a la hora de colocarse delante de la pantalla se suele traducir en 
dolores continuos de espalda que deben tratarse con el objetivo de no derivar en problemas mayores. Para ello, nuestro cuerpo tendrá que tener una colocación perfecta para que no sufra.

Por ello, tenemos que tener en cuenta que la postura correcta de nuestra espalda mientras estamos sentados será erguida y apoyada de forma completa en el respaldo de la silla, especialmente la zona de los lumbares. De este modo los músculos y ligamentos de la zona central de nuestro cuerpo no se encontrarán en una postura forzada, sino relajados y en una posición natural (tan natural como nos lo permita el hecho de estar sentados, claro). Además, tendremos que estar a una distancia aproximadamente de entre 30 y 70 centímetros de la pantalla del ordenador para no tener que estar inclinados delante del teclado.

Pero, al margen de nuestra postura, también tenemos que tener a nuestra disposición los mejores muebles ergonómicos para que nuestro cuerpo, que está diseñado para estar en continuo movimiento, no sufra cuando esté sentado durante horas y horas. Por ello, es totalmente recomendable que contemos con buenos escritorios para ordenador y además sillas que tengan un buen diseño en su posición central para que nuestra zona lumbar no sufra con el paso de los días.

Y es que una silla ergonómica puede ser la mejor opción para que nuestro cuerpo permanezca de la mejor forma posible. Adquirir este instrumento tiene numerosas ventajas entre las que se pueden resaltar las siguientes:

  • Ajuste del respaldo: Estas te permiten mediante un mecanismo que suele ir en el lateral de la silla adaptar el respaldo de forma adecuada según el momento en el que desees tomar una postura u otra. Algunas incluyen incluso un airbag en el parte de los lumbares que se hinchará o deshinchará en función de nuestra postura.
  • Altura del asiento: Esto se puede regular para que nuestros pies estén en permanente contacto con el suelo. Para estar en la posición correcta, debes saber que las rodillas deben formar un ángulo de 90 grados. Muchas sillas de este tipo también incluyen reposapiés, en lo que podremos mantener los pies en momentos de descanso.
  • Brazos ajustables: En las sillas ergonómicas también podremos ajustar los reposabrazos para que estén a una altura y ángulo adecuado para que la postura sea lo más correcta posible.
  • Facilidad de movimiento: Esto es importante para que no se carguen siempre las mismas partes de nuestro cuerpo. La silla ergonómica tiene facilidad para que nuestro cuerpo se pueda adaptar a diferentes posturas y que aun así este movimiento no tenga perjuicios para nuestros músculos y huesos.

 

Artículos relacionados