Con el CoolSculpting pasa lo mismo que con la mayoría de las cosas: no oyes hablar de ellas hasta que tú mismo las necesitas. Si has llegado a este artículo por casualidad quizás este sea tu día de suerte, es un tratamiento que puede cambiarte la vida para bien. Empecemos por el principio:


¿Qué es el CoolSculpting?

Es un tratamiento para tratar las células adiposas depositadas bajo la piel, especialmente indicado para el doble mentón, los muslos, el abdomen y los flancos. Probablemente sea el método más efectivo no invasivo que existe en el mercado (si es que existe otro). Utiliza un aplicador de vacío que produce un enfriamiento controlado en la superficie de la piel. Expone las células grasas a una temperatura crítica, produciendo la cristalización y la eliminación natural de la grasa. La piel no sufre ni el más mínimo daño.

 

¿Por qué el CoolSculpting es el mejor tratamiento?

Hay cuatro pilares básicos que tiene el CoolSculpting y que otros tratamientos o bien no los cumplen o nos los cumplen todos.
1 – Elimina grasa localizada con eficacia demostrada. Hay cientos de testimonios de pacientes que han contado en entrevistas su experiencia.
2 – No necesita cirugía. Tu piel no va a sufrir el más mínimo daño, quedará intacta, asi que no debes preocuparte ni por cicatrices ni por las secuelas.
3 – No es necesario reposo posterior. Cuando acabe el tratamiento te levantas y te marchas a casa a seguir con tu vida, así de fácil.
4 – Sin agujas. Hay pacientes que de forma comprensible no quieren oír hablar de las agujas. Tranquilo, el CoolSculpting no las necesita.

El proceso de recuperación de CoolSculpting es más rápida que cualquier otro tratamiento, y apenas produce alguna molestia por enfriamiento. El riesgo de complicaciones es sumamente bajo.

 

¿Para quién es recomendable este tratamiento?

Si hay adiposidad persistente a pesar de la dieta y el ejercicio, puedes plantearte iniciar el tratamiento. Normalmente esto le ocurre a las de las mujeres de entre los 25 y los 45 años, más propensas a la acumulación de grasa que los hombres. Para aquellas personas que quieren un efecto que perdure en el tiempo, CoolSculpting es ideal. Las células adiposas tratadas se eliminan para siempre.

 

Cómo funciona Coolsculpting

1 Nuestro cuerpo produce zonas de grasa que resisten a desaparecer con dietas o ejercicio.

2 CoolSculpting es el tratamiento adecuado: usa el enfriamiento controlado para atacar y cristalizar las células grasas (y solo a las células grasas).

3 Después del tratamiento, el sistema inmunitario de manera natural elimina poco a poco las células cristalizadas, como máximo en un par de meses, pero puedes notar resultados en días.

5 En el período inmediatamente posterior al tratamiento, las células grasas que quedan se condensan, lo que reduce todavía más la capa.

6 La reducción de la capa de grasa mejora el aspecto e indirectamente nuestro estado de ánimo y nuestra autoestima.

¿Qué precio tiene el CoolSculpting?

El coste varía según las áreas a tratar, la cantidad de sesiones y los objetivos iniciales. Lo ideal es diseñar un tratamiento personalizado dialogando con tu médico en función de tu cuerpo, tus metas y el presupuesto.

 

¿Dónde puedo iniciar el tratamiento de CoolSculpting?

El Centro de Medicina Estética Carmen Sarmiento en Sevilla es el primero en España en ofrecer la combinación de EMSculpt (la conocida como máquina “de los 20.000 abdominales”) y CoolSculpting, por lo que tiene una ventaja comparativa objetiva sobre todos los demás establecimientos.

Es el único centro que dispone del instrumental y conocimientos profesionales para realizarlo con garantías en Sevilla. En el resto de España, puedes encontrar información en las grandes capitales.

 

Artículos relacionados