Cosmética coreana
Cosmética coreana

El uso de cosméticos de origen coreano está cada vez más de moda. Es una tendencia que se impone entre muchas mujeres, que ven cómo el uso de estos productos ofrece importantes ventajas para el aspecto estético y nutritivo de su rostro.


El éxito de esta fórmula está muy presente tanto en las tiendas de belleza tradicionales y los centros de tratamiento físico, como en los establecimientos de venta a través de internet, como podemos comprobar en la tienda de cosméticos coreanos Planet Skin.

La pregunta que nos hacemos es, ¿qué hace que la cosmética coreana sea tan popular? ¿por qué han adquirido tanta relevancia rutinas que hacen uso de estos productos? Te mostramos con detalle lo que hay detrás de la K-Beauty.

¿Qué es la cosmética coreana?

K-Beauty es el término “cool”, en inglés, que hace referencia a la influencia de la belleza coreana en el cuidado de la piel, sus rutinas de belleza y los productos que se originaron en Corea del Sur.

La cosmética coreana es otra rama más de la cultura de ese país que se ha extendido por todo el mundo: el K-pop, el cine coreano y también la moda. En el ámbito de la belleza, las mujeres de este país asiático son conocidas por su piel suave y tersa y por el deseo de obtener un rostro muy translúcido, casi de vidrio, parecido a la porcelana.

Esto les lleva a invertir mucho tiempo, y también recursos económicos, en conseguir sus objetivos de belleza. En resumen, esta dinámica consiste en incluir muchos pasos dentro de la rutina de cuidados faciales y de belleza.

¿Qué caracteriza a la K-Beauty?

La belleza coreana, si queremos extendernos más en el concepto, está caracterizada por el gusto por una piel impecable, la tecnología e innovación en el uso de productos, cosméticos al mismo tiempo que sean asequibles y una cierta tendencia hacia componentes naturales en los artículos de belleza. A su vez, hay que sumar la amplia variedad de productos que se utilizan y el enfoque en una piel sana, y no solo bella y estéticamente atractiva.

En estos aspectos se notan diferencias reseñables con los cuidados populares de las mujeres occidentales. Estas últimas se preocupan más por disimular las imperfecciones a través de bases de maquillaje. En la K-Beauty la apuesta es mejorar el aspecto de la piel con productos de última generación.

La obtención de ingredientes y principios activos que tienen en Corea del Sur es algo todavía desconocido en la forma de entender el sector cosmético occidental. Allí hay un gran interés por continuar avanzando en tecnología e innovación.

Por otra parte, los productos coreanos tienen como elemento característico un precio asequible. Si antes comentábamos que la inversión es elevada, no lo es tanto por el precio unitario, sino por la cantidad de cosméticos que se utilizan. La cosmética coreana no es cara, pero sí eleva el precio las rutinas de belleza siguiendo esta tónica.

¿Cómo es un proceso completo de rutina K-Beauty?

Hasta diez pasos se incluyen en la cosmética coreana, y muchos de ellos se pueden repetir por la mañana y por la noche. Es, por tanto, una tarea que obliga a muchas etapas y que no todas las mujeres están dispuestas a cumplir.

El primer paso, que en realidad es un segundo, consiste en limpiar la cara por partida doble, con desmaquillante y posteriormente con limpiador. Decimos que es un segundo paso porque el primero es identificar el tipo de piel y los defectos o imperfecciones.

Tras la limpieza llega el turno del exfoliante. Los productos exfoliantes coreanos mejoran en prestaciones a los europeos porque son menos agresivos con la piel. Pero eso es posible porque las mujeres coreanas sí exfolian a diario, en cambio las europeas lo hacen solo una o dos veces en semana.

Después del exfoliante hay que hacer uso del tónico facial, que termina de retirar la suciedad y regula el pH de la piel. Es un paso imprescindible que precede a la esencia, un producto con mayor concentración de activos que el sérum, pero menos pesado. Lo pueden usar mujeres con cualquier tipo de piel.

No obstante, la esencia no sustituye al sérum, sino que facilita su absorción cuando se aplica tras esta. La rutina continúa con la mascarilla facial y el contorno de ojos. Por último, todo finaliza con la crema hidratante y el protector solar, aunque este último solo en caso de que se vaya a salir de casa. De noche no es imprescindible aplicar protector solar.

Como vemos, la rutina coreana de belleza es muy similar a la occidental, pero con más pasos. Hay que dedicar más tiempo al cuidado de la piel, lo que revierte en un mejor estado de salud de esta. En ellas hablan nos ofrecen con más detalle cómo iniciarse en esta práctica.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here