• ¿Quién soy? ¿Qué hago aquí? ¿De dónde vengo? ¿Hacia dónde voy?

Nos es fácil imaginar a los primeros homo sapiens haciéndose preguntas parecidas: el ser humano es un animal curioso. Podemos intuir la fascinación que debían sentir al observar fenómenos como los ciclos anuales, el clima, la vida o la muerte. Como de hecho todavía nos ocurre a muchos.