Las empresas que se dejan llevar por la tendencia a informatizar todo el material de oficina pueden pasar por alto que, en ocasiones, no es necesario inventar la rueda. Hoy te vamos a explicar cómo y por qué una pizarra magnética es un elemento imprescindible en cualquier oficina.

Primero de todo vamos a definir lo que es una pizarra magnética:

¿Qué es una pizarra magnética?

La pizarra magnética es un soporte formado por una plancha delgada de acero o hierro de color blanco (en la actualidad las hay lacadas, laminadas, de melamina o  incluso vitrificadas ) que permiten adherir piezas pediante pequeñas piezas con un imán. Introduciendo el cupón “ELMAGACIN-5″ en milproductos.com obtendrás un 5% de descuento.

Normalmente permiten el doble uso: se puede escribir sobre ellas con tiza o rotulador, pero también se pueden fijar documentos con las piezas. Las cuales, dependiendo de su uso, pueden tener formas diversas que son útiles en la enseñanza (especialmente en niños).

Su función principalmente es servir de apoyo en las explicaciones orales favoreciendo la comprensión y la memorización. Hay personas que tienen una buena memoria para recordar nombres y cifras solo con escucharlas, pero la mayoría de las personas recordamos mucho mejor si además hay imágenes (lo que se denomina memoria visual), para nosotras la pizarra magnética es ideal.

 

¿Dónde no puede faltar una pizarra magnética?

Hay tres tipos de trabajos en los que es muy recomendable utilizar pizarras magnéticas:

  • En la oficina: Si hay algo que no falta en las empresas son las reuniones. Sea de la temática que sea una empresa necesita que haya una comunicación constante y fluida entre sus empleados. Una pizarra magnética ayuda a que cualquiera de ellos pueda ver lo que está colgado o la utilice para una explicación, sea cual sea su nivel de conocimientos informáticos ¡no los necesitan!
  • En restauración: Si tienes que cambiar el menú casi cada día y necesitas que quede visible en el exterior de tu establecimiento no hay nada más cómodo que una pizarra magnética. Tanto si escribes el menú a mano como si lo imprimes y lo fijas, una pizarra magnética es ideal.
  • Si te dedicas a la docencia: Está demostrado que los niños aprenden más si pueden simplificar y acotar una explicación apoyada en imágenes. Además les permite intervenir, escribir y participar sin problema ninguno, por muy pequeños que sean. La cuota de mercado que han perdido las pizarras magnéticas con la llegada de las pizarras electrónicas es casi inexistente.

 

¿Qué ventajas tiene la pizarra magnética?

  1. Una pizarra magnética nos hace ahorrar tiempo. Hay explicaciones que se entienden mucho mejor de forma visual. Sencillamente hay personas a las que les es imposible hacer una explicación sin apoyo gráfico.
  2. Al ser una herramienta “analógica” no necesita estar enchufada todo el día, por tanto reduce el gasto y funcionará siempre, pasen los años que pasen. Una pantalla se puede estropear pero un imán no se desactiva ni se gasta.
  3. Una pizarra magnética es un elemento que puede usarse tanto en reuniones como para que sea visto y consultado en un lugar visible de la oficina. Es útil para que alguien en un momento dado se levante y borre una palabra, añada un nuevo documento o actualice una cifra. Por ejemplo, no hace falta enviar un email con el nuevo horario, simplemente hay que imprimirlo y fijarlo en la pizarra magnética en el pasillo.
  4. Por muy modernas que sean las pantallas electrónicas a la hora de hacer un dibujo resulta sumamente engorroso hacerlo en una pantalla electrónica. Escribir en una pizarra magnética es igual de fácil que hacerlo con un bolígrafo.
  5. El hecho de poder escribir una palabra en una pizarra permite aclarar la ortografía. ¿Cuántas veces por no interrumpir una explicación nos hemos quedado con dudas? mejor una pizarra magnética que un discurso hetereo en el aire para explicar un organigrama, sin duda, o mejor todavía: una buena explicación + pizarra magnética.

Artículos relacionados