Vivimos rodeados de estímulos que nos mantienen en alerta a lo largo del día, compaginamos el trabajo con los estudios, la vida familiar con la vida social y tenemos la agenda repleta de actividades. Todo ello requiere de una gran energía, por lo que es muy importante tener un sueño reparador. Pero cada vez hay más personas con problemas para conciliar el sueño y mantener una buena calidad de descanso a lo largo de la noche. Si estamos tan cansado, ¿por qué no podemos dormir? ¿Qué hacemos mal? ¿Por qué la cama se convierte en un motivo de estrés?

Sin darnos cuenta adquirimos dinámicas que no son nada saludables. A continuación, os dejamos unos simples consejos para que podáis revertirlas y conseguir dormir como lirones:

# 1 El espacio

A nadie se le ocurriría instalar un escritorio en un baño o un sofá en la cocina. Cada espacio tiene su objetivo y cumple unas necesidades concretas, pero cuando le toca el turno a la habitación y a la cama son muchos los que no respetan su función principal y se instalan la televisión en el cuarto, utilizan la cama para comer o de oficina. Mantener el espacio limpio, sin televisión ni ordenadores nos proporcionara un ambiente de paz y tranquilidad especialmente adecuado para el descanso.

Sofá dentro de un baño. el Magacín.

# 2 La luz

Al igual que el espacio la luz juega un papel importante para preparar el cuerpo para la noche. Apagar las luces y proporcionar una iluminación suave y tenue llevara a nuestro cuerpo a un estado de relajación idóneo para el descanso.

# 3 Ni trabajo. Ni televisión

Antes de ir a dormir es aconsejable no exponer el cuerpo a grandes estímulos. Trabajar o mirar series o películas antes de ir a dormir activan nuestra mente y no permiten que tengamos un sueño reparador. Muchas veces las últimas imágenes antes de cerrar los ojos marcan nuestra calidad del sueño, por lo que no es recomendable ver películas o series de puedan generarnos tensión.

No se recomienda utilizar el móvil antes de ir a dormir. El Magacín.

# 4 El libro como mejor amigo

Si en el tip anterior os desaconsejábamos el trabajo y la televisión antes de ir a dormir, ahora os recomendamos la lectura. Leer antes te proporcionara un estado de calma que llevara a tu cuerpo a la relajación ideal para soñar con los angelitos. si no tenéis lectura, aquí os dejamos algunos consejos.

# 5 Cena ligera, sueño profundo

Las comidas pesadas no ayudan a dormir bien. Cuanto más ligera sea la cena mejor se sentirá el cuerpo para afrontar la noche. Y es que las cenas abundantes o con alimentos ricos en grasas hacen que nuestro organismo tenga que realizar un mayor esfuerzo para digerirlo. Los alimentos ligeros y calientes, por el contrario, sientan mejor y no ayudan a un mejor descanso.


# 6 Café doble, pesadilla triple

Muchas de las personas que no gozan de las horas de sueño necesarias lo compensan tomándose más cafés a lo largo del día. Buscan estímulos que los mantenga despiertos y así poder rendir durante la jornada. Pero la cafeína es el peor aliado para el descanso, cuanto más café tomemos más difícil nos será tener una buena calidad de sueño cuando vayamos a dormir. Es aconsejable no tomar café, o cualquier otra bebida con cafeína, después de las 5 de la tarde. De esta manera le daremos al cuerpo el tiempo suficiente para que pueda expulsar la cafeína del organismo y llegar a la noche sin rastro de ella.

No hay que tomar café antes de irse a dormir. El Magacín.

# 7 La naturaleza como aliada

Hay un gran número de plantas que tienen propiedades idóneas para llevar a nuestro cuerpo a un estado de relajación y calma. Si te cuesta conciliar el sueño puedes probar con alguna de ellas a modo de infusión, todas alivian la ansiedad, prologan el sueño profundo y no producen somnolencia durante el día: valeriana, manzanilla, melisa, tila, hierba luisa, pasiflora o menta-poleo.

# 8 Leche caliente

Otro remedio para el insomnio es tomar un buen vaso de leche caliente. Y es que la leche no sólo es rica en calcio, vitamina A y D, también contiene muchos nutrientes y triptófanos. Este último es un aminoácido que estimula la producción de serotonina, que regula el sueño y reduce nuestros niveles de estrés. El pescado, el pollo, la soja o las nueces son también fuentes naturales de este aminoácido esencial.


# 9 Pijama ancho, libertad total

Dormir con ropa apretada es incómodo. Evitar cualquier molestia en el cuerpo es básico para mantener un buen nivel de relajación, por lo que es aconsejable dormir con un pijama que no tenga gomas que nos aprieten o botones que se nos puedan clavar. Lo mejor es ropa ancha, suave y cómoda.

# 10 Temperatura ideal

Pasar frío nos despierta. Pasar calor también. El cuerpo debe gozar de una temperatura ambiente que no baje de los 15 grados, ni supere los 24. Lo ideal sería mantener el ambiente en unos 18 grados. Debemos tener en cuenta que la temperatura del cuerpo varía según cada persona, y mucho entre hombres y mujeres, es por ello que la temperatura ideal variara según seamos calurosos o frioleros.

Perrito durmiendo. El Magacín.

Mente Pensante. Amante de la Lectura y la Escritura. Fan de Volar Libre.

Artículos relacionados