Bienvenidos al siglo XXI, donde cada cliente tiene dos gafas. Bienvenidos a la sociedad de la información, de la globalización, de las redes sociales, de las compras por Internet, de los smartphones, del turismo a todos los rincones del mundo, de los deportes de riesgo y de los deportes “sociales”, de los hoteles de lujo y del turismo rural, donde las gafas no se venden de una en una, sino tantas como necesita el cliente.