A mediados de los 80, Dr. Jerry Stoller, un visionario amante de la agricultura, descubrió que las plantas naturales pierden parte de su potencial genético si se ven afectadas por factores externos a su ambiente natural. A este estudio se le llamó: Fisiología Vegetal.


La Fisiología Vegetal del Dr. Jerry Stoller

El Dr. Jerry descubrió que las plantas tienen más “inteligencia” de lo que se pensaba, hasta el punto que se pueden comunicar entre ellas por sustancias químicas en el aire o por las propias raíces. Todo un “lenguaje” perfectamente desarrollado y ajeno al humano. Descubrir ese “lenguaje” e introducir sustancias hormonales que modificaran el comportamiento de los tejidos vegetales es la clave de la agricultura moderna.

Muchos expertos, han seguido la estela dejada por el Dr. Jerry Stoller y han tratado de explicar en qué consiste este “dialogo” interno entre plantas. Conociendo lo que ocurre en cada fase del cultivo se puede garantizar el máximo potencial genético, por ejemplo asegurándose de que en cada etapa haya las hormonas vegetales adecuadas. Muchas de las plantas medicinales o hierbas que podemos encontrar hoy en una herboristeria se han beneficiado de los estudios del Dr. Jerry Stoller.

El propio Stoller creó un diagrama del ciclo hormonal de las plantas para explicar su descubrimiento. Lo dividió en 4 etapas: Germinación y Establecimiento; Crecimiento Vegetativo; Floración y Reproducción y por último Maduración y Senescencia:

Ciclo hormonal de las plantas. El Magacín.

Las plantas de interior

A la llegada del frío encendemos en nuestros hogares la calefacción y esto afecta negativamente al desarrollo de nuestras plantas. No hay que olvidar que lo que nosotros llamamos “plantas de interior”, en realidad, son plantas naturales que han evolucionado durante miles de años en el exterior.
Por ejemplo, un ficus que en el Mediterráneo está en el exterior, en Madrid debe de estar en el interior. Esto se debe a los tres factores fundamentales en la vida de una planta: el agua, la luz y la temperatura. Si se dan las condiciones (y la tierra es mínimamente adecuada) las plantas prosperan. El problema es que estos niveles los ajustamos a nuestro gusto, no al de nuestras plantas de interior.

Las plantas necesitan humedad, y si ponemos la calefacción esta hace un ambiente muy seco. Se puede mitigar si por ejemplo ponemos un plato lleno de agua debajo de la planta, este al evaporarse irá proporcionando el nivel adecuado de humedad (50%).

 

Focos de ventilación y calor en plantas de interior

Cuanto más homogénea sea la distribución del calor mejor, especialmente si se concentra en un punto determinado a causa del aire acondicionado.
La ventilación, en general, no debe de preocuparnos. Las plantas de interior suelen sobrevivir con el mismo aire que nosotros respiramos.


 

Las especies más adecuadas de plantas para tener en casa

  • La Dracena se adapta muy bien al calor (Fragans, Marginata o Deremensis), y también todas las plantas de la familia de las araceae (el Ficus decora o el Anthurium).
  • La famosa Aloe es una pequeña planta, fácil de mantener y que casi no necesita cuidados. Su fama reside en los asombrosos beneficios que sus gruesas hojas proporcionan a  la piel.
  • Los Lirios son bellos y resistentes. Florecen en verano y no necesitan estar cerca de la luz de sol.
  • El Cactus de Navidad florece precisamente en las fechas navideñas, de ahí toma su nombre. El único cuidado que necesita es que se pode con un cuchillo una vez al año.
  • El Anthurium tiene bellísimas flores de color rojo (que duran 8 semanas). También existen otras especies en blanco, tonos rosas o incluso verde. Mantener alejada de niños y mascotas.

 

 

Artículos relacionados