Cómo cuidar un bonsái de interior.
Cuidados de un bonsái

Un bonsái es la reproducción de una escena de la naturaleza en miniatura, utilizando para ello un árbol o arbusto natural. Los bonsáis se cultivan en macetas, de las cuales son inseparables, y dependen totalmente del cuidado de los humanos. Hay que valerse de un conjunto de técnicas como el trasplante, la poda o el alambrado. Es una forma de arte que con muchos siglos de historia que tiene su origen en Japón y China. en este artículo te indicaremos los pasos para aprender a cómo cuidar un bonsái.

Con el cuidado adecuado un bonsái puede permanecer sano, hermoso y en miniatura durante muchos años. Al ser una planta viva, con el paso del tiempo evolucionará y ganará en belleza.


Ubicación de un bonsái en primavera, verano y otoño

Los bonsáis suelen ser plantas de interior pero es recomendable que dependiendo de la época del año varíen su ubicación. Cuando las temperaturas nocturnas sean elevadas debe colocarse fuera, en un patio, balcón, terraza o jardín. Una vez en el exterior, idealmente el bonsái debe colocarse donde reciba el sol de la mañana, y si es posible sombra por la tarde. Debe apoyarse, para su contemplación, en una mesa a la altura de los ojos.

Dónde colocar un bonsái en invierno

Si las temperaturas nocturnas empiezan a ser demasiado bajas es el momento de transportar el bonsái al interior del hogar. La ubicación ideal es junto a una ventana que tenga luz exterior y orientada al sur. Una exposición hacia este u el oeste es la segundo mejor opción. Una exposición al norte funcionará, pero necesitará el uso de «luces de crecimiento» para proveer suficiente luz para mantener tu bonsái saludable. De cuatro a seis horas de luz solar por día deberían ser suficientes. Si puedes proporcionar más, tanto mejor.

¿Cómo se ha de regar un bonsái?

Cómo regar adecuadamente un bonsái.
Riego de un bonsái

Nunca descuides el riego de un bonsái. Añade agua cuando la tierra parezca seca, nunca permitas que la tierra se seque por completo. Si tu bonsái está recibiendo de pleno la luz del sol es posible que tengas que regarlo a diario. Todo depende del tamaño de la maceta, el tipo de suelo y el tipo de árbol en miniatura que tengas. Es una buena idea usar un medidor de humedad hasta que conozcas los requisitos de tu bonsái. El riego debe hacerse con una regadera o un accesorio que dispense agua de una manera lo suficientemente suave como para no perturbar el suelo. Se debe aplicar agua hasta que comience a salir de los agujeros en el fondo de la maceta.

Humedad adecuada para un bonsái

Durante los meses fríos el bonsái debe estar en el interior de una vivienda, sobre una bandeja poco profunda llena de una capa de grava y con agua. Esto proporciona humedad adicional alrededor del árbol, porque a medida que el agua se evapora se reduce la cantidad de humedad por culpa de los sistemas de calefacción modernos.

Fertilización de los bonsáis

La fertilización también es necesaria para que tu bonsái permanezca sano y bonito. Dado que está creciendo en una cantidad tan pequeña de tierra es necesario reponer el suministro de nutrientes periódicamente. Cualquier fertilizante líquido sirve y lo puedes encontrar en la mayoría de las tiendas de jardinería. Sugerimos que los fertilizantes se utilicen a la mitad de su potencia recomendada. Debe aplicarse al menos una vez al mes, excepto durante el invierno. Tu bonsái también responderá bien a la alimentación foliar, con un fertilizante soluble en agua aplicado cada dos meses con un espray.

Cómo cuidar un bonsái en sus primeros meses de vida

El entrenamiento es el periodo en que se forma el bonsái. Esta breve explicación de los cuidados básicos no cubre esta etapa. El entrenamiento es el arte de crear un bonsái de cero y debe ser entendido a fondo antes de comprar un bonsái, o dejarlo en manos de un profesional como por ejemplo be green. Sin embargo, la mayoría de los árboles bonsái que encontrarás ya han pasado por su período de entrenamiento, por lo que sólo requieren recortes periódicos para permanecer en su forma en miniatura.

Recorte y poda

Para mantener a tu árbol en miniatura debes recortar las hojas y las ramitas periódicamente. Debes controlar su crecimiento. Eso sí: nunca debes cortar todos los nuevos tallos, hay que dejar algunos para mantener la salud del árbol. Los árboles tropicales y subtropicales usados como bonsáis requerirán retoques y podas periódicos a lo largo del año, asi que debes encontrar tiempo para mimarlo, es tu responsabilidad. Dado que los diferentes árboles crecen a ritmos diferentes, es necesario evaluar el ritmo adecuado y ajustar su poda. Es uno de los puntos clave a la hora de aprender a cómo cuidar un bonsái.

Cómo cuidar un bonsái.
Poda de un bonsái

Replantación

La replantación debe realizarse periódicamente en todos los bonsáis cuando su sistema de raíces haya llenado la maceta. Las razones para replantar un bonsái son para proveer a su árbol de tierra fresca, y para fomentar un sistema de raíces más compacto. Por regla general, la mayoría de los árboles de hoja caduca requieren ser replantados cada dos o tres años, mientras que los árboles de hoja perenne sólo necesitan ser replantados cada cuatro o cinco años. Como los bonsáis crecen a ritmos diferentes, este calendario no siempre se mantiene, por lo tanto, debes averiguar el sistema de raíces de tu árbol cada año para determinar si toca cambiar de maceta.


Aparte de aprender a cómo cuidar un bonsái quizás también te interese:
Cómo elegir el mejor tipo de jardinera para las plantas de casa
No subestimemos a las plantas naturales
Las flores más bonitas del mundo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here