Requisitos para ser la esposa de un militar.
Requisitos para ser la esposa de un militar.

Definitivamente aquellas que buscamos cumplir los requisitos para ser la esposa de un militar somos mujeres aparte. La mayoría del resto de mujeres nos dicen que ellas no podrían vivir la vida que llevamos. No entiendo cómo podemos organizarnos el día a día. A la mayoría les damos “pena” y no entienden por qué hemos escogido vivir esta vida. La cuestión es ¿se han preguntado ellas si nosotras podríamos vivir la suya?


Seguramente lo que todas tenemos quienes queremos o somos novia de un militar es que NO hemos escogido esta vida. EL AMOR NO SE ELIGE. El amor viene cuando viene y no entiende de color, ni religión, ni edad, ni frontera… ni profesión. Cuando una se enamora, todos estos elementos son detalles sin importancia… pero al final hay que vivir con ellos.

La “particularidad” de la que quiero hablar hoy es que tengo un marido militar.
Por definición, tener un marido militar es pasarse la vida sola, pero sola sola (o con los hijos). Eso es lo que a la gente le extraña. No comprende que para algunas, es cierto, es difícil acostumbrarse a la soledad, pero para otras es un estilo de vida que les conviene perfectamente ¿o quizás es que ya se han resignado? No se sabe, nunca lo dirán, quizás es una cuestión de orgullo.

Su ausencia es frecuente, tan frecuente que ya es costumbre. No ver a tu marido durante semanas o meses es “normal”. Al principio lo pasas muy mal, pero ¡no te vas a pasar la vida llorando! Hay que tirar para adelante. Es entonces cuando aprovechas para hacer todo eso que “no se puede hacer con pareja” o con familia, aprovechas para seguir viviendo. Por ejemplo pasas mucho tiempo con tus amigos de siempre, siendo tú misma, pero eso sí enganchada al teléfono esperando su llamada.

Despedida de un soldado. El Magacín.

La familia y los amigos están más presentes cuando él se ha ido y es muy reconfortante. Cuando has comprendido que eres un ser único y no simplemente una pareja, ya has hecho la mitad del camino.

Hechas de menos a tu hombre, esperas sus mensajes, sus emails, sus llamadas, pero también por otro lado sabes que tienes que aprovechar este “tiempo libre”.
Tu tiempo libre lo pasas haciendo compras para enviarle todo lo que le gusta, y que se pueda mandar por correo al país donde está haciendo la misión (porque esa es otra).


Cuando te das cuenta ya eres una profesional de hacer paquetes. Sabes que las botellas y los desodorantes no pasan la aduana, así que o te arriesgas y rezas para que pase o eliges respetar las condiciones de envío.

También te vuelves reina de la organización: Organizas la compra de la casa, tus mudanzas, vuestra boda, el nacimiento de tus hijos, los bautizos, etc. y todo tú sola (con la gran ayuda de tus amigos y familia ¡porque ellos si que están cuando lo necesitas!).

Te das cuenta que eres papá y mamá al mismo tiempo para tus hijos, y con el tiempo no es tan difícil. Vas cuidando poco a poco de todo y al final lo logras, no es tan complicado. ¡Aprovechas para ocupar toda la cama tú sola! pero… no… ese momento es duro. Al acostarte necesitas sus brazos… los brazos de tu héroe.

Y mientras todo pasa, vas contando el tiempo que falta para su vuelta y para ese día tienes un millón de cosas que hacer. Lo primero depilarte todas las zonas que has dejado crecer desde su partida (Chewbacca es menos peludo que tú), arreglar la casa, preparar su comida favorita y comprarte un traje de noche para celebrar la vuelta del guerrero.


Al final te das cuenta que los seis meses han pasado “rápido” y ahora lo más difícil es volver a aprender a vivir con el… porque sí, de eso nadie se da cuenta. Es difícil después de tanta ausencia volver a convivir el uno con el otro.

10 razones para casarse con un militar

Hay varios requisitos para ser la esposa de un militar, pero también hay muchas ventajas. Te contamos 10 de ellas:

1. Los militares creen por naturaleza en la lealtad

Es difícil encontrar un militar que no crea en los valores de la fidelidad y la lealtad a la palabra dada. Alguien que está dispuesto a dar su vida por el honor, por el deber y por el compromiso, también es capaz de entregar su compromiso en otras facetas de la vida, como en el amor. ¿Existe algo más fuerte que el amor?


2. Los militares son elegantes

No es una opinión, es un hecho: los militares cuidan su cuerpo y su mente por la cuenta que les trae. Necesitan estar con todos los sentidos puestos en lo que hacen, se juegan la vida en combate, la suya y de la de sus compañeros. Necesitan ser disciplinados y ordenados, trabajan en equipo. Eso también lo llevan a lucir el uniforme perfectamente cuidado. Su imagen es la imagen de la de toda la nación, máxime cuando están en misiones en el extranjero. Un militar sabe cómo vestirse y cómo comportarse.

3. Los militares son protectores

Uno de los requisitos para ser la esposa de un militar es la paciencia, pero siempre se ve recompensada. Los hombres en el ejército conocen sus responsabilidades y saben cómo reaccionar rápidamente. No hay nada más sexy que tener a alguien que te quiere y te cubre las espaldas todo el tiempo. Si alguien te está molestando, él no dudará en defenderte ni un segundo ¿y por qué no debería hacerlo? Los novios militares arriesgan su vida para proteger a personas que nunca han conocido. Incluso si se trata de un apocalipsis zombi, él estará ahí para defenderte con un combate cuerpo a cuerpo si es necesario.

4. Los militares confían en sí mismos

Los hombres (y mujeres) en el ejército tienen confianza incluso durante las épocas en que tienen dificultades. Están entrenados para soportar fuertes presiones. Cuando se trata de una relación romántica también aplican lo aprendido en la academia (o en el propio combate) y son capaces de mantener la templanza en situaciones que otros hubieran perdido los estribos.

5. Son grandes jugadores en equipo

Trabajar en equipo es vital para el éxito de sus misiones, por ello los militares suelen ser buenos conversadores y aprenden a respetar a los demás. Eso se traslada a que muchos se vuelven hogareños y conviven bien cuando forman una familia. Entre los requisitos para ser la esposa de un militar está el saber esperar esos momentos.

6. La carrera de militar trae estabilidad

Aunque puede que sólo pienses en una relación perfecta y una vida alegre, obtienes muchos beneficios adicionales cuando sales con alguien de las fuerzas armadas. Ellos reciben apoyo de la nación y pueden disfrutar de varios beneficios, incluyendo educación a bajo costo, seguros de salud, e incluso beneficios de viajes militares (los cuales son recibidos por las familias que involucran a alguien en el ejército). Por suerte o por desgracia siempre habrá necesidad de ejércitos en cualquier parte del mundo.

7. Te dan libertad

Cuando comienzas una relación con alguien se sobreentiende que amas a esa persona, pero también hay quien disfruta de tener tiempo para uno mismo. Manetner una relación con un militar te permite ambas cosas: disfrutar de él (o de ella) cuando no está de servicio, pero también tener tiempo para dedicarte a ti misma/o cuando él/ella no está.

8. Uno de los requisitos para ser la esposa de un militar es que seas aventurera: ¡ellos lo son!

Los hombres y mujeres en el ejército saben trabajar con armas peligrosas, lo que significa que están familiarizados con el trabajo en un entorno difícil y peligroso. Cuando se trata de aventuras, siempre están entusiasmados. Saben disfrutar de cada momento como si fuera el último. También son perfectos planificadores y aprenden a ser creativos con pocos recursos.


9. Aprenden lo que es la bondad

Los militares son testigos de sufrimiento y aprenden muy pronto lo que es el compañerismo, la bondad y el valor de cuidar del prójimo. También aprenden el valor de saber esperar, la paciencia y disfrutan de los buenos momentos de la vida con más intensidad de lo normal.

10. Te asegura una vida estable

Aunque está feo decirlo hay ventaja que hay que indicarla porque omitirla sería mentir: un militar suele tener un sueldo por encima de la media. Lo que garantiza una vida tranquila y sin privaciones.

2 Comentarios

  1. SIEMPRE HE PENSADO QUÉ LOS MILITARES TIENEN MUCHOS VALORES Y SON EXCELENTES HUMANOS , SUEÑO: QUISIERA QUÉ TODOS ELLOS DEJEN LAS ARMAS Y QUE ME AYUDEN A ALIMENTAR LOS SUELOS ENCONTRÉ LA FORMA DE DEJAR UN PRINCIPIO DEL ENTENDIMIENTO DE CÓMO ALIMENTAR Y CONTROLAR LA DESERTIFICACIÓN DE LOS SUELOS, ÉL CALENTAMIENTO GLOBAL, LOS DIFERENTES CAMBIOS METEOROLÓGICOS Y AFECCIONES TANTO EN LOS SUELOS LA VIDA DE MICROORGANISMOS, ORGANISMOS VIVOS, ÁRBOLES FRUTALES SILVESTRES, SUS FRUTOS, LA SALUD DE LOS CONSUMIDORES… VIDA SILVESTRE, HUMANA CÓMO TAMBIÉN LA SALUD MENTAL.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here