Se dio a conocer con pequeños papeles en diferentes series de televisión a nivel nacional (Hospital Central, R.I.S científica y Todos a cien) y su presencia en varias películas como El mal ajeno, Naufragio o Casting. Con Los gritones, un corto de apenas un minuto de duración, obtuvo una gran repercusión y logró varios premios.

Ahora, después de años de lucha y sacrificio, Ruth Armas (Gáldar, 1980) empieza a recoger los frutos de dicho trabajo. La actriz canaria se muestra alegre y radiante tras asistir al festival de Cannes, donde ha presentado la película “Canción sin nombre”, en la que da vida a una secretaria. Además, acaba de estrenar un corto sobre el asesinato de ETA a los conocidos como “amantes de Cádiz”. Un paso importante en su dilatada carrera como intérprete.




– ¿Cómo ha sido la experiencia de estar en un festival como Cannes?

Una experiencia única y maravillosa porque había ido hace 4 años a Cannes con unos cortos de mi festival (Festival de Cine de Gáldear) en el mercado, pero nunca como actriz. Entonces me dije: “la próxima vez que venga a Cannes será con una peli”. Dicho y hecho.

 

– ¿De qué trata la película?

“Canción sin nombre” es la historia de Georgina, una joven indígena desplazada del conflicto en los años 80, la cual es despojada de su bebé recién nacido por traficantes de niños. Ella solicita la ayuda de un periodista que descubre que su caso no es un hecho aislado. Habla de la homosexualidad en esa época y del terrorismo que vivió el país.

 

Ruth Armas en LondresRuth Armas en Londres

– ¿Qué papel interpretas?

Hago de secretaria del periodista que acaba resolviendo el caso de los niños robados y de los responsables de la clínica donde habían robado varios bebés.

 

– ¿Cómo surge la opción de trabajar en “Canción sin nombre”?

Es una coproducción entre Perú  y  España. La casualidad es que había trabajado con ellos ya en “La isla del viento”. En este caso, el tema del acento era importante. La directora me hizo una prueba por Skype y resulté elegida.

 

 

– ¿Cómo ha sido rodar en Lima? ¿Conocías Perú?

Rodar en otro país y con Melina León fue un placer. Fui sola una semana de rodaje, un poco a ciegas porque no conocía el país, pero en el hotel donde me hospedaba estaba Maykol Hernández, un compañero canario con el que había trabajado en varias ocasiones, y disfrutamos mucho. He de decir que me trataron genial y además pude conocer el país y algo de su historia. Fue una experiencia muy enriquecedora.

 

– Antonio Banderas se alzó con la Palma de Oro en el festival de Cannes por su papel en la película de Almodóvar “Dolor y Gloria”. Imagino que como actriz española es una alegría este galardón.

No tuve la oportunidad de ver la película en Cannes, pero me parece que ya estaban tardando en dárselo (la Palma de oro). Y ¡qué bien que sea con Almodóvar!

 

– Acabas de estrenar el corto “27 minutos”, que narra uno de los crímenes más escalofriantes cometidos ETA. ¿Qué más puedes contarnos al respecto?

Es un corto muy duro sobre “los amantes de Cádiz” y una realidad que está ahí. Además del asesinato, el corto refleja el punto de vista de varios personajes indiferentes durante los minutos que sonó la bocina y nadie hizo nada. Fernando González, el director, trata el tema con mucho tacto.

 

Canción sin nombre.Canción sin nombre.

 

– ¿Cómo ha sido rodar una cinta con semejante argumento?

Tengo una interpretación muy complicada y dura. Pero, gracias al director y a ese trabajo de emoción e imaginación, ha quedado como él lo tenía en su cabeza.

 

– ¿Cómo preparaste el personaje? ¿Te ha costado más que otras películas o cortos?

Todos los personajes que interpreto me duelen, me tocan y me dejan algo, sea comedia o drama. Éste es quizás el más duro en cuanto a emoción, rapidez y entendimiento del mismo porque fue en una primera toma en un plano secuencia.

 

– ¿Qué tipo de personajes te gusta interpretar (cómico, dramático, tragicómico…)?

Me siento a gusto con todos. Aunque no lo parezca, son más complicados los de comedia, pero me encanta poder hacer de todo.

 

– De todos los papeles que ha interpretado hasta el momento, ¿cuál te ha dado mayor satisfacción?

No me gusta elegir porque todos, por muy pequeños que fueran, tienen parte de mi alma. Algunos duelen más y otros son divertidos. Pero todos son satisfactorios.

 

Ruth Armas en 27 minutos. El Magacín.

 

– ¿Con qué elementos debe contar un proyecto (cinematográfico, televisivo o teatral) para que te involucres en él?

Sobre todo, que el guión sea apetecible y el personaje, un caramelo. No siempre se rueda en las mejores condiciones y hay que hacer un esfuerzo. Así que, por lo menos estar lo más a gusto posible con lo que haces.

 

– Eres creadora y directora del FIC Festival de Cine de Gáldar. ¿Qué supone para ti llevar el festival?

Supone una gran responsabilidad y un reto. No siempre se tiene éxito y todos los años aprendes de los errores. Pero la mayor satisfacción que me he ha dado es que pudo salir de mi cabeza, de mis inquietudes y está ahí para que el mundo lo disfrute como yo lo hago todos los años.

 

– Para crear y dirigir un festival como el de Gáldar, ¿hay que estar un poco loco o hay que amar mucho el cine?

Hay que estar loco porque además se me ocurrió poner en marcha el proyecto en el año 2013 cuando estábamos en plena crisis, y a veces no apuestan por ti todo lo que quisieras. Pero, en general, hay que estar loca para dedicarse al arte. Y yo soy actriz. Siempre he estado un poco loca.

 

– La edición de este año, la 7ª, está dedicado a los superhéroes, en especial a Batman. ¿Por qué? ¿Cómo surge la idea?

Casi todos los años lo dedicamos al aniversario con algún motivo relacionado con el cine, el arte, con la isla o mi pueblo (Gáldar). Este año se cumplen 80 años del cómic de Batman y 30 años de la película de Tim Burton. Soy fan de Batman y con este pretexto, el tema este año va sobre los héroes, con capa o sin capa, los valientes, esas personas que son capaces de hacer frente a cualquier situación por compleja que sea.




– ¿Alguna otra novedad en 2019?

Este año hay un cambio en producción, con nuevas ideas, nuevas bases en las obras que se envían. Estamos dando forma a lo que puede ser una edición legendaria.

 

– ¿Hay más machismo en el cine que en otros ámbitos? ¿Se va superando?

Supongo que en todos los ámbitos hay machismo. Me han dado muchas facilidades en Canarias, como directora, actriz y mujer que soy. La cuestión es madurar, que te tomen en serio y que haya igualdad.

 

– ¿Qué sueños (profesionales y personales) le quedan por cumplir a Ruth Armas?

Cuando era más niña, mis sueños eran los típicos de cualquier adolescente. En mi caso ir a conciertos de Bon Jovi, viajar, dedicarme siempre a la fotografía… Supongo que con los años los sueños van cambiando y vas cumpliendo los que puedes.  Llegados a este punto, prefiero no pensar en el futuro porque me agobio. Vivo el presente y sueño todos los días con poder hacer lo que me gusta y sonreír.

 

Artículos relacionados