Actualmente estamos un poco obsesionados con todo eso del mundo fit versus fat. Pero no hay que olvidar que entre lo considerado fat y lo que se sobreentiende por fit existe un gran campo en medio. Un campo que no es otro que el de la salud. Cuanta razón tenían esos que decían “somos lo que comemos”, porque no es necesario, ser muy delgado, ni muy fuerte ni ser un atleta para ser una persona saludable.