Desde mi propia experiencia, llevo ocho años tratando de ser uno más en este mundo de la literatura. La ilusión no me ha fallado en ningún momento, pero altibajos tampoco han escaseados en estos años. Nada más ilusionante y arduo, que la escritura de esa primera novela, días enteros dando vueltas a las cosas, un escribir y tachar continuo, folios enteros rehechos una y otra vez y después de muchos sacrificios, con los dedos nerviosos por la emoción, pones la palabra FIN.

Ya has terminado tu primera novela, hasta de alguna manera te puedes considerarte escritor, lo que no sabes, es que probablemente, tengas varias obras acabadas antes de ver una de ellas publicada, pero en definitiva, esto es justamente lo que menos nos debes de preocupar.

“Me llevó cinco años publicar mi primera novela”

Lo normal después de terminar la primera novela y según dicen los expertos es dejarla reposar por un tiempo, lo deseable es conseguir algún lector beta o cero, que te haga una mínima valoración de tu obra y aquí está el meollo de la cuestión, probablemente la clave de que tu obra vea la luz o cada vez se vaya más al fondo de ese cajón dónde la hemos ido guardado.888Son muchas las horas invertidas, desde que nos surgió la primera idea hasta este momento, pero todo será baldío, por muy buen escritor que te consideres si tú obra no está lo suficientemente pulida.

Ahora, tocan revisiones, cuantas más, seguramente mejor vaya quedando, si es posible de la mano de un profesional que además te oriente y lime esos fallos que todos, de manera innata tenemos, mucho mejor, lo negativo, es que difícilmente un escritor novel o poco conocido, se pueda gastar la friolera de 300 o 400 euros en este servicio.

Por fin tu obra parece una novela, la has editado, la has corregido, tiene más o menos una estructura lógica, ¿y ahora?

¿Qué necesito para ver mi obra publicada?

Bajo mi punto de vista hay tres caminos diferentes, yo los he transitado los tres y en este momento, tras publicar mi primera novela y tener contrato de edición para las dos siguientes, los sigo explorando.

El objetivo es alcanzar un contrato de edición con una editorial, para ello podemos tratar de contactar con alguna de ellas directamente, buscarnos un agente literario, o nos presentamos a un certamen literario, siendo el objetivo ganarlo y que el premio sea ver publicada nuestra novela.Cinco años me llevó, desde mí primera intromisión en este terreno, hasta ver publicada mi primera novela, bueno mejor dicho a tener una propuesta de edición, seis meses después, orgulloso colgué en mis redes sociales, esa esperada foto, con mi primera novela en las manos.

Atrás quedaron mil batallas, hasta un intento fallido de publicar con una editorial que en el trámite de publicarla, hizo suspensión de pagos, afortunadamente mantenía los derechos sobre mi obra, solo era cuestión de volver a empezar.

“Los autores no podemos limitarnos a escribir (…) cada día dedico tiempo a mis redes sociales”

De lo que no somos nada consciente muchas veces los escritores, que aquí es dónde empieza la fase más importante para dar a conocer nuestra obra.

Independientemente de lo que esté dispuesto a aportar la editorial y salvo las grandes, el dinero para la promoción es normalmente escaso, alguna presentación, que al ser autor poco reconocido, solo los tuyos, familiares amigos y tal vez algún desconocidos se dejaran caer, pero en tus manos tienes hacer esto diferente, al alcance de todos están las redes sociales, el mundo de los blogueros, los perfiles de grupos de lectores y sobre todo una gran cantidad de radios locales y digitales a las que poder acudir y exponerte cara a cara con tus lectores potenciales.

En tus manos, también está hacer convocatorias para hablar de tu obra, en cafés literarios, que se prestan a este tipo de actividad.

Los autores no podemos limitarnos a escribir, eso es lo importante, lo creativo, lo original, nuestro sello personal, en la etapa intermedia, la tarea ardua y aburrida de las correcciones y por ultimo involucrarte en las presentaciones, el acercamiento a los lectores, el darte a conocer como autor y sobre todo dar a conocer tu obra, tu forma de escribir, en definitiva tu esencia como autor.

Cuando vi publicada mi primera novela, logré llegar a la primera de las metas, en mi etapa como escritor, después las incertidumbres, las falsas propuestas editoriales, tratando de enmascarar una coedición o autoedición, como propuesta editorial.

Otras, era tan descabellada la propuesta por precio de la obra, que me ha parecido absurdo publicar una novela de 300 páginas, al precio de 25 euros, máxime, siendo un autor poco conocido, reduciendo la posibilidad de venta escasamente a familiares y amigos.

Yo, todo esto, me he lo ido tomando con mucha filosofía, como dije antes, con bastante altibajos, pero sin perder la ilusión y siempre con mucha esperanza.

En ningún momento en estos años he dejado de escribir y lo he hecho con profesionalidad y autodisciplina, ser escritor, ahora es mi trabajo.888Cada día dedico tiempo a las redes sociales, lunes, miércoles y viernes interactúo con unas etiquetas personalizadas, los miércoles difundo un certamen literario de inscripción gratuita y dónde las obras se pueden enviar por correo electrónico. Después de tantos años, tengo mis certámenes favoritos, incluso para alguno de ellos, año tras año, escribo una obra en concreto. Tampoco debemos menospreciar los concursos de relatos y cuentos, a veces muy bien premiados.

Cómo digo en una de estas etiquetas, los certámenes literarios es una buena manera de darte a conocer como autor.

Después de estos años, tengo relación directa con varias editoriales pequeñas, conozco a varias agencias de autores e interactúo en diversos grupos de lectores, blogueros y escritores.

Esto me lleva mucho tiempo, esto me resta de escribir que es lo que realmente me llena, pero lo que tengo absolutamente claro es que desde ese primer embrión en tu cabeza, de contar una historia, hasta que esta llega a las manos del lector, es como si de una gran máquina se tratará, una máquina, que la debemos de cuidar, engrasar, mimar y tener siempre a punto.

Para ello, es fundamentalmente hacer todo lo que he contado, porque yo como escritor, no solo quiero escribir, quiero que mi obra sea leída y llegue al máximo número de lectores posible y todo esto conlleva un gran esfuerzo y muchas horas de trabajo.

Artículos relacionados