Congosto de Montrebei (o Congost de Mont-Rebei). El desfiladero que hace de frontera entre Cataluña y Aragón
Embalse de Canyelles


En la sierra del Montsec, en Lérida (Lleida), visitamos uno de los parajes naturales más impresionantes de España: El Congosto de Montrebei (Congost de Mont-Rebei en catalán). El desfiladero presume de ser el único de Cataluña conservado prácticamente intacto, y donde el cauce del río Noguera Ribagorzana atraviesa un cañón de paredes de hasta 500 metros de altura. Con una anchura de tan solo 20 metros en algunos tramos. Este lugar es también famoso por ser la línea divisoria natural entre dos comunidades autónomas: la frontera entre Cataluña y Aragón, y por las verticales pasarelas de Montfalcó.


Ruta del Congosto de Montrebei hasta las pasarelas de Montfalcó

Un camino excavado en la roca de las inmensas y verticales paredes nos permite disfrutar de unas vistas espectaculares. Se trata de una ruta bastante estrecha pero que tiene instalados unos pasamanos en la pared para mayor seguridad. Algunos obreros murieron durante su construcción para que otros podamos disfrutarla.

Camino excavado en la roca a lo largo del congosto de Montrebei
Camino excavado en la roca a lo largo del congosto de Montrebei

No solamente se puede visitar a pie, sino que también se puede hacer en kayak partiendo del embalse de Canyelles, viendo el desfiladero desde otra perspectiva diferente. Lo interesante podría ser una ruta combinada de kayak y caminata, sobre todo en verano cuando más apetece darse un chapuzón. Nosotros no hicimos kayak pero no fue por falta de ganas, vivimos en Barcelona. Lo dejamos para la próxima.

Desfiladero entre Cataluña y Aragón
Desfiladero entre Cataluña y Aragón

El Congost de Montrebei también es un lugar frecuentado por aficionados a la escalada, aunque por la cantidad de aves rapaces que anidan en sus paredes, como el quebrantahuesos. Es desaconsejable esta actividad en determinados meses del año.

La ruta que hicimos por el Congosto de Montrebei (Congost de Mont-Rebei)

La Masieta – final del Desfiladero de Montrebei (1h 15’) – Segundas pasarelas de Montfalcó (2h30’)


Se puede explorar este paraje realizando una ruta sencilla, que no requiere una gran preparación física, ya que el desnivel durante la ruta no es muy elevado, pero sí es importante no aventurarse si se tiene mucho vértig. Hay momentos de mucha impresión incluso para gente que no tiene nada de vértigo como nosotros. No se trata de una ruta peligrosa, pero sí hay que tener cierta precaución, sobre todo si se va con niños. A pesar de ser perfectamente factible, con niños muy movidos y/o desobedientes, es mejor no arriesgar. El precipicio es mortal. De todas formas vimos a varias familias con niños, que disfrutaban muchísimo de la excursión. Siempre y cuando no se acerque al borde no hay problema.

El desfiladero frontera entre Cataluña y Aragón. Abajo el embalse de la ruta de los kayaks. Camino excavado en la roca a lo largo del congosto de Montrebei
El desfiladero frontera entre Cataluña y Aragón. Abajo el embalse de la ruta de los kayaks

Nosotros le dedicamos a la ruta unas 6 horas yendo tranquilos, disfrutando del paisaje, haciendo fotos y parando a comer sentados en la sombra.

Empezamos la ruta del congosto de Montrebei desde el aparcamiento de “La Masieta” en Puente de Montañana (coordenadas GPS: 42°05’50.3″N 0°41’46.1″E), donde nos pidieron 4 euros por aparcar nuestro coche. En el parking hay aseos y una caseta de información donde te dan mapas y todo tipo de información necesaria para la visita.

Ruta hasta el congost de Siegé

Después de caminar unos 45 minutos siguiendo el GR1 llegamos al desfiladero. Una vez pasado el congosto entero (30 minutos), seguimos la ruta hasta el desvío que va a Montfalcó donde el camino se convierte en un descenso hasta llegar al Congost de Siegé (20 minutos), punto donde vuelve a estrecharse el cauce del río. Hay un puente colgante de 36 metros de longitud, construido en octubre del 2012, comunica las dos orillas balanceándose a nuestros pasos, es uno de los atractivos de la ruta. Desde este punto las vistas del paisaje son impresionantes.

Puente colgante de Congost de Siegé
Puente colgante de Congost de Siegé

Las pasarelas de Montfalcó en la frontera de Cataluña y Aragón

Seguimos hacia las pasarelas de Montfalcó. Alcanzamos las primeras después de caminar otros 20 minutos, esta vez de “subida infernal”, como dijo el chico de la caseta de información. Las primeras pasarelas fueron uno de los momentos más impresionantes de la excursión por el hecho de descender una pared vertical de mucha altura por una pasarela de madera estrecha, que nos hacía temblar las piernas a todos. Algo de adrenalina para el cuerpo por una infundada sensación de peligro. Una vez abajo seguimos 15 minutos hasta la segunda pasarela, no menos impresionante que la primera.

Ojo al momento de cruzarse alguien que suba con alguien que baja: el que tenga vértigo que se lo piense dos veces.

Pasarelas de Montfalcó. En la frontera entre Aragón y Cataluña.
Pasarelas de Montfalcó

Advertencia para aquellos que lleváis perro: las pasarelas son un momento complicado no solo para nosotros, también para nuestras mascotas, y es muy probable que os toque cogerlas en brazos, si es un perro pequeño no habrá problema pero con perros grandes podríais quedaros sin bajar, ellos no se ven seguros y se resisten porque las lamas de las pasarelas están algo separadas y las escaleras son de huella muy pequeña y empinadas.

Pasarelas de Montfalcó. Congost de Mont-rebei. El pantano y el desfiladero que hacen de frontera entre Aragón y Cataluña
Pasarelas de Montfalcó

En este punto paramos a comer y dimos la vuelta, deshaciendo el camino que nos había traído hasta aquí. Fue más rápido porque no paramos tanto a hacer fotos, nos dejamos de tanto «selfie», y el paisaje ya lo conocíamos, así que parábamos menos a contemplarlo.

Congost de Mont-rebei. El pantano y el desfiladero que hacen de frontera entre Aragón y Cataluña y vistas del embalse de Canyelles. Congosto de Montrebei. Vistas poco antes de llegar a las pasarelas de Montfalcó
Vistas del embalse de Canyelles

Las fotos que aquí os enseñamos las hicimos nosotros y no le hacen justicia a este rincón que no tiene desperdicio. Hay que visitarlo en persona. No hay excusa. En algunos puntos del recorrido si tenéis unas gafas de sol polarizadas podréis ver el fondo del lago. Muy recomendable visitar, aunque sea una vez en la vida, esta frontera de Cataluña y Aragón.

Vídeo de congost de Mont-rebei

Os dejamos un vídeo de nuestra visita al congost de Mont-Rebei ¡esperamos que os guste! y no olvidéis dejar vuestro comentarios. Nos podéis encontrar también en viajaresvida.com

 

2 Comentarios

  1. Buen artículo Lorena, desconocía este lugar totalmente, así que pronto tendremos que hacerle una visita desde Teruel.

    Gracias y un saludo.

    • Muchas gracias por tu comentario Enrique. Por supuesto, te recomiendo que lo visites y espero que lo disfrutes tanto como lo disfrutamos nosotros. Además, desde Teruel lo tenéis cerquita. No te arrepentirás 😉
      Un saludo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here