Downlights LED’s
Downlights LED’s

Desde que aparecieron las luces LED, la forma en que entendemos la tecnología lumínica, ha cambiado notablemente. Desde su introducción, sus aplicaciones han ido ampliándose a tal punto que dispositivos actuales y de uso cotidiano en nuestra vida y trabajo como los televisores, la radio, calculadoras, weareables e incluso, nuestros smartphones tienen integrada esta tecnología. Su funcionamiento está basado en un componente electrónico de dos puntas llamado diodo, diseñado para que la energía que circula a través de él viaje en un solo sentido y tenga la capacidad de emitir luz con una inversión baja de potencia.


Particularmente, la iluminación domiciliar se benefició significativamente con las luces LED. La constante evolución tecnológica alrededor de ellas, magnificó sus características y ventajas en este rubro. Es justamente en este contexto de innovación y análisis de oportunidades en el nicho del hogar, donde las aparecen las Downlights LED, o focos LED de interior. Este tipo de luminaria no es más que un grupo de luces de diverso tamaño y diseño que pueden ser empotradas en paredes y techos, y que han sido diseñadas y fabricadas para evitar reflejos indeseados. Muy cotizadas por su atractiva estética, sin embargo, la tecnología integrada en este producto, las han convertido en la opción favorita de muchas personas, sobre todo por su eficiencia y ahorro.

Ahora bien, existe una pregunta que se ha hecho constante desde que las LED -en especial los focos de interior- entraron al hogar: ¿necesitamos que las downlights sean más grandes para que sean más luminosos? La respuesta sencilla es: no. Si bien, la potencia luminosa percibida (llamada también flujo luminoso) es directamente proporcional a los watts a consumir, los downlights tienen una óptica que difumina y angula la luz en el espacio.

Este lente es el responsable de su ángulo cut off, que no es más que el responsable de la dirección de la luz. Al combinar estos factores (potencia, óptica y ángulo), podemos llegar a ver escenarios donde un downlights de 1W con un ángulo cut-off de 30 grados puede iluminar más espacio que un foco de 40W con un ángulo de 80 grados.

Estos cálculos pueden resultar abrumadores, sobretodo en un momento como este donde la iluminación ocupa un espacio privilegiado dentro de las más modernas tendencias de diseño y decoración. Sin embargo, estas luces realmente permiten cumplir aquel mandato de muchos diseñadores de interiores que buscan a toda costa, ver luz y no “aparatos de luz”. Sin lugar a dudas, ese equilibrio entre estética y aporte lumínico es posible con los downlights.


¿Lo mejor? Al comprar este tipo de aparatos de luz, notarás que instalarlo es muy fácil, sobre todo por su compatibilidad con cualquier tipo de techo o pared. No menos importante a considerar es su versatilidad, en la actualidad podrás encontrarlos en diferentes formas y tamaños: circulares, rectangulares y cuadrados. Si además añadimos, la manera directa en la que iluminación está relacionada con el descanso y personalización de espacios, se puede concluir que es un factor determinante en cualquier hogar.

Al conocer las características y beneficios de los downlights, podrás amortiguar la inversión de compra e instalación de estos focos. Primero porque evitarás comprar más bombillas de las necesarias y segundo, porque la tecnología involucrada en este tipo de instalaciones supone un ahorro considerable en la factura de la luz.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here