Cómo hacer una web corporativa barata. El Magacín.
Cómo hacer una web corporativa barata. El Magacín.

A la hora de poner en marcha un negocio en Internet hay dos aspectos esenciales: elegir el nombre del dominio web y crear desde cero un sitio competitivo. Hoy hablaremos de cómo se crea una página web.

Es posible crear página web de forma sencilla. Lo habitual es pensar que hay que tener amplios conocimientos de programación HTML y de CSS, pero no es así. Afortunadamente, hay empresas que permiten registrar el dominio, alojarlo y crear un sitio competitivo siguiendo una serie de pasos. Es suficiente con repasar las plantillas disponibles y elegir la más adecuada para el nicho de mercado correspondiente. Todas son totalmente personalizables y facilitan la subida de imágenes o vídeos, elegir la tipografía o dividir en subdominios el sitio principal. Y todo con un panel de control de sencillo manejo y haciendo clic en las distintas partes de la plantilla. Las mejores opciones añaden otras utilidades como: el certificado de seguridad SSL, una dirección de correo electrónico corporativa y un servicio técnico permanente para solucionar cualquier incidencia lo antes posible.

7 consejos para elegir la mejor plantilla para tu sitio web

Otras recomendaciones para crear una página web pasan por aglutinar todos los servicios anteriores en una única empresa para evitar el tener que llamar a distintos servicios de atención al cliente para recibir la atención correspondiente. Al mismo tiempo, es aconsejable usar los colores corporativos, apostar por una página de carga rápida y emplear una estrategia de SEO que encaje a la perfección con el tipo de negocio que se quiere dar a conocer. Respecto a los gráficos, los vídeos y las imágenes, han de estar correctamente optimizados para que no se conviertan en un lastre que altere la experiencia del usuario. En definitiva, se trata de equilibrar un diseño funcional, unos contenidos de calidad y una alta capacidad de respuesta. El proceso de darle forma a una página web podría tardar en torno a una hora. Es apropiado contar con el imprescindible servicio de asesoramiento personalizado para que revise si el resultado del proyecto es el más adecuado.

No podemos obviar uno de los consejos más útiles: la fiabilidad de la compañía a la que se le confíe la página web del negocio correspondiente. Basta con realizar una comparativa, con revisar los sitios ya albergados en sus servidores y con leer las opiniones de los usuarios para descubrir cuál es la opción más adecuada. Revisar el tiempo de carga de la página web, disponer de un plan escalable y contar con el margen suficiente para seguir ampliando el sitio son características irrenunciables que hay que revisar antes de firmar el contrato de acceso a los servicios antes referidos.

Por lo tanto, se concluye que diseñar una página web es ahora más fácil que nunca, pero siempre que el servicio vaya acompañado de otras opciones tan imprescindibles como el alojamiento web, el registro del dominio y un servicio técnico permanente. Solo así es posible iniciar una nueva etapa comercial que tenga como tarjeta de visita un sitio web competitivo, adaptado totalmente a los requisitos de los buscadores y con todo lo necesario para convertirse en la clave para conseguir los objetivos previstos en el menor tiempo posible.