El sistema educativo actual somete desde la más tierna infancia a todos quienes se suman a él, a un monótono proceso de adoctrinamiento sobre contenidos técnicos y especializados propios del área de estudio a la cuál deseamos avocarnos.