El otro día comentaba a un sobrino mío si quería ver una conocida película en blanco y negro. Me respondió tajantemente que no le gustan porque son antiguas. Eso me hizo reflexionar y llegué a la conclusión de que lo clásico está pasado de moda para la gran mayoría de las personas. Y no solamente en el cine, sino también en la literatura. Todo el mundo conoce a Miguel de Cervantes y a su Don Quijote de la Mancha, pero a veces pienso que si a un joven de hoy en día le preguntan por el Libro del buen amor lo mismo alguien puede creerse que se trata del Kamasutra.