En mi último viaje a la ciudad de Miami me pasó algo muy extraño. Un vistazo a un mural se convirtió en una conversación súper interesante con un total desconocido que también estaba contemplando el amor por el color y la felicidad que difunde Jonathan Brender, a través de los murales en las paredes de toda la ciudad. Jonathan es un artista que crée en el poder del arte visual y el cambio que tiene en las comunidades. El poder de la belleza y la inspiración detallada. La transmisión de un pensamiento, un sentimiento o incluso una pregunta.