Auschwitz fue el mayor campo de concentración y exterminio nazi, en el cual perdieron la vida más de 1.100.000 de hombres, mujeres y niños. Convertido actualmente en el Museo Estatal Auschwitz-Birkenau, su visita se ha convertido en un lugar para la memoria y la reflexión. Una visita que mucha gente se plantea si realizar o no, si se quieren enfrentarse al horror del nazismo en mitad de unas vacaciones en Polonia. Mi consejo es un «SÍ» en mayúsculas, y la explicación muy sencilla: para recordar. Porque «Los pueblos que no conocen su historia, están condenados a repetirla».