Era la segunda vez que Jules Nelson pisaba el planeta Kepler-a 55. Después de su fantástico descubrimiento, se construyó una plataforma autónoma cerca del lugar donde se creía poder extraer, no sin esfuerzo, agua cristalina con propiedades curativas.