Hay muchas formas de viajar (coche, avión, barco…), pero el tren siempre ha sido mi favorita. Para mucha gente es algo lento y aburrido, pero yo encuentro que tiene un aire clásico y romántico muy atractivo. Para mí los trenes son lugares mágicos en los que el viaje es tan importante como el propio destino.