Eran jóvenes, cuerpos atractivos, rostros que despertaban envidia y admiración entre el pueblo llano y algunos otros que jamás lo confesarían. Sus reflexiones más profundas apenas alcanzaban el fondo de un vaso de tubo, cavilar no estaba entre sus atribuciones, solo les importaba gozar la vida.