Carreras masivas, zapatillas fosforitas, tu vecino, primo o amigo negado antes para el deporte ahora resulta que corre y todo ello retratado hasta la saciedad en redes sociales ¿qué está pasando?

Hola, me llamo Mario y corro. Como conozco el fenómeno de cerca trataré de explicarte que es esto de correr, si es “postureo” pasajero (moda) o por el contrario si puede ser un fenómeno más profundo al servicio de tu bienestar personal, superando lo estrictamente relacionado con la salud.

Iré al grano. A mí correr me ha cambiado del todo, tanto física como mentalmente, y aunque no se puede generalizar sobre nada, trataré de hacerte ver que eso que me ha pasado a mí también te puede pasar a ti.

Correr te da mucho y te quitará solo lo necesario.

Correr te da mucho y te quitará solo lo necesario.

A mí me gusta decir que “correr acude a mi rescate”, me explico: Todo el mundo tenemos nuestros problemas, cosas que nos afectan o desestabilizan, y es ahí donde correr aparece para mí y despeja mis nubarrones. Te lo diré de otro modo, CORRER a mí no me dice cómo seguir, ME DICE QUE SIMPLEMENTE TENGO QUE SEGUIR, que tengo y tenemos que mantenernos en nuestra lucha sea la que sea y tratar de llegar al final.

Eso fue lo que me pasó en el kilómetro 35 de mi primer maratón (42,195 kms) en Madrid el pasado 26 de abril. Fue un momento en el que llegué a conocerme de verdad, con gran fragilidad en las piernas y muy escaso de fuerzas, no quise abandonar, quise llegar hasta el final desafiando los límites de mi cuerpo como en ninguna otra ocasión. Y no, no llegué el primero, no va de eso, sin embargo nada me impidió verme ese día como la persona más digna del mundo. Este sentimiento de autoreconocimiento no fue exclusivo de la maratón sino que simplemente se amplificó más ese día que cualquier otro. Correr con el tiempo provoca eso, que te reconozcas y que mires con autoestima no lo que corras hoy sino todo lo que hay detrás antes de tomar la salida.


En mi caso de no ser por este deporte creo que no habría descubierto que tengo ese arresto, ese empaque, seguir aunque no tenga claro cómo.

Si se consigue hacer un “trasvase” de todo lo que sentimos corriendo a nuestra vida cotidiana (que es algo muy parecido a una carrera) es un éxito asegurado. Al menos yo me inclino a pensar que así es. Actualmente admito estar en este cometido, en el de sacar el corredor que llevo dentro siempre que pueda, y no solo cuando tengo las zapatillas puestas.

Mario Sagayo con su característica camiseta de "Corazón ancho"

Mario Sagayo con su característica camiseta de “Corazón Ancho”

Y por estos motivos, y alguno que me dejo para más adelante, me duele ver que esto del running a veces se asocia en exclusiva al palo selfie y la foto, que a veces parecen ser el único motor que empuja a la gente a correr y no es así.


Dicho esto, quiero acabar animándote a correr ahora que sabes que tendrás algo más que una buena foto, MUCHO MÁS. Gracias por leerme.


Mario Sayago (Madrid, 1984) es licenciado en Publicidad y RR.PP. y trabaja como vigilante de seguridad. Síguele en twitter: @corazonancho

¿Te gustaría publicar un artículo en El Magacín? Escríbenos a cartasaldirector@elmagacin.com