Nada viene gratis. Incluso lo que te cae “como del cielo” tiene un precio. Y yo siempre me pregunto ¿merece la pena? Es decir, conseguir un éxito o algo lo cual llevabas tiempo intentando, sin esfuerzo, ¿gratifica?

Evidentemente, la respuesta es NO.

Por favor, que nadie tenga en cuenta los regalos de cumpleaños, navidades, o detalles espontáneos. Yo hablo de la consecución de objetivos. Esos objetivos que sólo conseguimos a través del esfuerzo diario, como las hormiguitas, pasito a pasito, siempre sin rendirnos.

Recuerdo hace un tiempo, una conversación sobre los resultados anuales de una empresa, resultados obtenidos durante 52 semanas con mucho esfuerzo y sudor. Inevitablemente pensé ¿la suerte existe? Pues para mí:

“La suerte es la intersección entre
la preparación y la oportunidad

-Séneca-

Esta frase Séneca la dijo unos añitos antes… ¡pero si no la hubiera dicho él, la habría dicho yo!). – “Oye pero, ¿y la lotería?”- Es lo que pensabas ¿verdad?, pues hasta la lotería y las quinielas se definen igual. Tú te has preparado comprando el boleto, y la oportunidad es que el día “x” te toque el premio.


¡Andá! ¿Y si de verdad no existe la suerte? -“Yo conozco gente con mucha suerte”- me han dicho. Ya pero ¿en qué momentos de su vida dices que tiene suerte? “Es que siempre encuentra trabajo muy fácilmente” Ah… ¿y no será que está muy bien preparado cuando se enfrenta a esas oportunidades?
Pero no es de la suerte de lo que quiero hablar, sino de algo un tanto diferente: Del esfuerzo diario. De lo que recogemos después de mucho tiempo de plantar, regar y cuidar. Incluso yo, que aun soy muy joven (recién salida del huevo como quien dice) ya he empezado a recoger cositas…

“No digo que vaya a ser un camino fácil, de hecho, te adelanto que no lo va a ser.”

Tendrás muchos obstáculos, y muchísima gente diciéndote que no lo vas a conseguir. Porque si ellos admitieran que tú puedes y ellos no ¿qué estarían admitiendo? Su fracaso personal. De la base a la cima no hay ascensores ni escaleras mecánicas… y aunque los haya para que tú subas, significa que ha habido alguien antes que tú para hacer eso, no lo olvides.

Gloria Latorre. El Magacín

Gloria Latorre. El Magacín

Las empresas multinacionales, ¿nacen siendo multinacionales?. Una consultoría de Recursos Humanos, que por ejemplo se inicia en Holanda (por decir) ¿llega al resto del mundo así sin más de un día para otro?

“No, no y no. Y siempre no. No hay nada fácil, y si lo es sospecha.”

Por eso, querid@ lector/a ESFUÉRZATE EN TODO LO QUE HAGAS, aunque no te guste, da igual. ¿No es cierto que el tiempo pasa más rápido cuando lo pasas bien? Pues utilízalo, haz que el tiempo pase bien, disfruta cada minuto. Ese es el secreto, amar lo que haces. Pon motivación e interés en todo lo que hagas, porque ambas son cualidades personales irreplicables, si lo haces bien, nunca nadie lo hará igual de bien que tú.

¿Sabéis la diferencia entre la velocidad de una liebre y la de una tortuga? Que la liebre llega rápido pero la tortuga llega lejos.

“No queremos llegar rápido, queremos llegar lejos.”

Con esfuerzo, con paciencia, con sufrimiento, con fracasos… eso sí, con muchos fracasos. Pero mirémoslos desde este punto de vista:

“Un fracaso solo es un éxito fuera de contexto.”

A veces hacemos cosas que nos salen bien y no sabemos cómo. Un fracaso nos permite averiguar qué hemos hecho mal, dónde hemos cometido el error, qué sucede si actuamos de una determinada manera. ¿Cómo aprenden los niños? ¿o los perros? Con la técnica del ensayo-error. Muy conocida en psicología conductista. Haces algo y aprendes con la consecuencia. En este caso, la consecuencia es el éxito o el fracaso. Así que, falla, comete mil errores y aprende de ellos. Son los únicos que te van a enseñar lo realmente válido en la vida.

¿Quieres un consejo para llegar lejos?

  • Secuencia los pasos, es decir, divide la tarea en diferentes pasos que puedas ir realizando de uno en uno.
  • No intentes hacerlos todos a la vez; “quien mucho abarca poco aprieta.”
  • Analiza lo que puede pasar si tomas una decisión a corto plazo y a largo plazo. A veces una solución puedes ser muy buena pero solo te salva a corto plazo, a la larga es peor. Recuerda que no quieres llegar rápido, quieres llegar lejos.
  • Pide ayuda si es necesario. Todo el mundo pedimos ayuda si es lo que necesitamos
  • No abandones, sobre todo no lo hagas. No te des por vencido. Resiste. Probablemente llegues aun punto en el que te plantees abandonar; recuerda entonces por qué empezaste. Recuerda el objetivo que te planteaste inicialmente
  • No cedas ante nadie (familia, amigos, ni siquiera ante alguien que haya intentado lo mismo que tú…) Recuerda, la gente que no puede hacer algo te dirá que tú tampoco puedes. Pero solo tú sabes que sí eres capaz de hacerlo.
  • Déjate la piel en lo que hagas. Llega a casa al final del día agotado, pero da igual de qué sea tu trabajo, esfuérzate y agótate.
  • Sonríe y ayuda a los demás en todo lo que puedas.
  • Y sobre todo, comete errores. Comete mucho errores y levántate después de cada caída.

Pero sobre todo, y lo más importante, repítete a ti mismo cada mañana, 10-15 minutos delante de un espejo, todo lo que eres capaz de hacer. Y repítelo con seguridad.

Cuando tu cerebro lee o escucha algo con certeza, por defecto lo analiza como una verdad. Lo mismo que las sonrisas, no imaginas la cantidad de músculos que movemos sólo con poner una sonrisas en nuestra cara.

¿Pero sabes qué es lo más gracioso? A modo de dato científico, cuando algo te hace sonreír tu cerebro segrega endorfinas (hormona de la felicidad) y eso provoca la sonrisa. Pero hay estudios que demuestran que si tú fuerzas la sonrisa en tu rostro durante medio minuto, tu cerebro ha interpretado ese movimiento de músculos faciales como síntoma de felicidad, y empieza a segregar endorfinas.


Cada uno de nosotros somos capaces de muchísimas cosas. Habrá otros que también puedan hacer esas mismas cosas, pero ¿sabes la diferencia? Que nadie nunca hará nada igual que tú. Que ese poder de hacer las tareas a tu manera solo lo tienes tú, nadie más. Eres un ser único, y nadie nunca podrá replicarte.

  • Muchos intentarán superarte, deja que lo hagan y limítate a observar lo que han hecho, luego mejóralo.
  • Defiende tus acciones y tus proyectos como los mejores del mundo, porque realmente lo serán.
  • Busca un objetivo por el que luchar y construye todo en función del mismo.
  • Investiga los caminos más oscuros y profundos, pero sobre todo nunca pierdas el objetivo.
  • Como dice Aquarius en muchos de sus anuncios: “el ser humano es extraordinario”. Aplícatelo a ti, y con mayúsculas

“Soy extraordinario y soy capaz de lo que me proponga.”

Amig@s lector@s, independientemente de si me conocéis o no, creo que todos tenéis la capacidad de hacer grandes cosas, de crear, de inventar, de innovar, de cambiar, de mejorar. Y que solo cada uno de nosotros es capaz de hacerlo.

¡Ánimo! Estoy segura de que puedes conseguirlo. ¡Sé que puedes hacer grandes cosas! Ahora sal y ¡desmuéstralo!
Termino estas líneas con otra frase que me motiva muchísimo:

“Entre -creer- y -crear-, sólo hay una letra de diferencia.”

Lo grande o pequeña que sea esa diferencia, solo podemos marcarla cada uno.

Te deseo mucha “suerte”.

Artículos relacionados