Ventajas de trabajar en un coworking en Madrid
Ventajas de trabajar en un coworking en Madrid

El coworking es un fenómeno relativamente nuevo (nació en 2005 en Estados Unidos), pero se ha hecho muy popular en las grandes ciudades. Ya es fácil encontrar un coworking en Madrid o Barcelona, y es que los beneficios son evidentes. Mencionemos, pues, algunas de las ventajas de trabajar en un coworking:


Socialización. La principal ventajas de trabajar en un coworking

La mayoría de las cosas en exceso son malas. Trabajar en soledad durante demasiado tiempo es una de ellas. Trabajar en un coworking, aunque sea ocasionalmente, permite no perder el contacto humano y la socialibilidad. Si alguien quiere crecer y desarrollarse, la manera más rápida es aprender de los demás, buscar sinergias.

Lo primero que se aprende en la carrera de periodismo es que «el hombre es un ser social por naturaleza». Necesitamos interactuar con otros humanos. El éxito requiere comunicación, y la capacidad de saberse expresar con la gente, construir conexiones y relaciones laborales (networking) siempre es positiva.

Coworking en Madrid
Coworking en Madrid

El coworking permite desarrollar el cerebro en otras direcciones. Trabajar con otras personas no suma, multiplica. Abre nuevos caminos, facilita colaboraciones y genera nuevas oportunidades.

Contactos comerciales y asociaciones

El coworking también es un elemento valioso para las personas que desean construir una carrera, crecer y expandir sus capacidades. Cara a cara es más sencillo construir relaciones más fuertes y duraderas. No decimos que sea imposible hacerlo vía skype pero cuesta más que mirándose a los ojos y tener un apretón de manos.

Es bastante normal que los usuarios de coworking pidan ayuda o colaboraciones a personas que han conocido en el office, en los pasillos o a la hora de comer, y en cualquier caso siempre se piensa antes en quien tienes más cerca ¿verdad?

La menos evidente entre las ventajas de trabajar en un coworking: Intercambio de información

Puedes obtener la información más reciente directamente del lugar donde ocurre. Esto no se lee en los medios, esta es la etapa en la que la información nace o antes de que las tendencias se pongan por escrito. Puedes ir un paso por delante de la gente corriente, los consumidores.


Muchos coworking realizan presentaciones de su trabajo e invitan tanto a clientes como a potenciales clientes. Normalmente dejan entrar a la sala a microempresas y freelancers que trabajan en el mismo espacio.

Fortalecimiento de la posición de mercado

Si tienes un producto o servicio siempre estarás mejor defendido si tienes sinergias y compañeros del gremio. La información se comparte, llega antes y facilita el trabajo.

Muchos clientes valoran el poder conocer cara a cara a la persona o empresa con la que van a trabajar. Les gusta saber que hay un sitio físico donde pueden encontrarles y donde hay salas de reuniones donde se pueden hacer presentaciones.

Creación de un nuevo círculo de amigos

El coworking, aunque no es ni de lejos su principal motivación, crea relaciones laborales con personas muy afines en estilo de vida, horarios y mentalidad. Quizás encuentres compañeros que sean más afines a ti de los amigos que nunca has tenido, con los mismos objetivos e intereses. El coworking invita a ello, está diseñado para ser un espacio agradable.

Compartir gastos

El hecho de que se comparta impresora, se pague entre todos el servicio de limpieza, internet, el café o las salas de reuniones hace que a la larga ahorres dinero y te despreocupes. Tu tiempo y quitarte de ciertas preocupaciones tienes un valor.

El hogar no es un lugar de trabajo. El coworking no distrae

La casa es por delante de todo un hogar, y solo secundariamente un lugar de trabajo. El coworking en cambio es un lugar 100% de trabajo. Eso quiere decir que las distracciones (nevera, hijos, teléfono, televisión, etc.) no las tenemos.

A pesar del crecimiento del teletrabajo todavía hay familias en que algunos miembros no terminan de entender que trabajar desde casa es lo mismo que trabajar en una oficina. Las interrupciones, por desgracia, siguen siendo frecuentes («¿Si estás en casa por qué no me coges el teléfono?»).

Mayor productividad

Incluso desde el punto anterior, está claro que trabajar en la oficina aumentará tu productividad. No tenemos dotes adivinatorias, pero creemos que tu productividad aumentaría en un coworking. Sin tener en cuenta la asociaciones, los contactos, el fortalecimiento de posiciones en el sector… tú mismo simplemente comenzarás a rendir más porque tu cerebro compartimenta mejor las actividades.

Un estilo de vida activo

Cómo funcionan las casas de apuestas online

Entre las ventajas de trabajar en un coworking hay una que sobresale y para muchas personas es la principal: el estilo de vida. El tener una obligación de levantarte. Simplemente el hecho de tener que salir de casa andar por la calle, subir escaleras, bajar al metro, coger un autobús, conducir un coche… moverte es bueno. Pero además tendrás que ir arreglado, tendrás un motivo para que no te den las 5 de la tarde y tengas el pijama puesto. Te verás obligado a comprarte ropa, y a fijarte en lo que es tendencia.

En Barcelona algunos coworking han habilitado un espacio para que la gente deje los libros que ya ha leído y otros puedan cogerlos. ¿No es esto genial?

Nutrición, salud. Dos de las menos evidentes entre las ventajas de trabajar en un coworking

El estar alejado de la nevera te obliga a prepararte la comida el día de antes para podértela llevar al coworking. Aunque también existen alternativas como menús a precio reducido. Algunos coworking en Madrid y Barcelona facilitan incluso comedores. Sea como fuere, el trabajar en un coworking te obliga a pensar en la comida con antelación y ello contribuye a mantener una dieta equilibrada.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here