Cada año, cuando llega el verano, siempre salta la misma pregunta ¿son recomendables las ampollas de vitamina C? y la respuesta es clara y rotunda: sí. De hecho, las mejores épocas del año son la primavera y el verano. Al comenzar el buen tiempo nos exponemos a la radiación del sol y las ampollas de vitamina C protegen a nuestra piel.


¿Qué nos aporta la vitamina C?

Las ampollas de vitamina C para la cara hidratan la piel, mejoran la elasticidad y la firmeza, proporciona luminosidad y previenen y aclaran las manchas. La pregunta entonces es ¿por qué tanta gente piensa que los productos cosméticos que contienen vitamina C pura tal vez no deberían usarse en los meses de verano? tratemos de responder a esta pregunta.

«Que la vitamina C sea fotosensible o pueda oxidarse NO conlleva un riesgo para la piel»

Existe una gran preocupación de que la vitamina C en su estado puro pueda causar manchas o empeorar las que ya se tienen. Pero eso es sólo un mito. La verdad es que, como antioxidante, la vitamina C protege las células de la piel contra la radiación solar, eliminando los radicales libres y previniendo la hiperpigmentación.

Si no se lee con atención podría llevar a una idea errónea: la vitamina C pura, dadas sus características químicas, es altamente inestable en presencia de oxígeno y luz (es fotosensible). Esto significa que cuando se expone a la luz se vuelve inestable y es menos eficaz, y se reducen sus beneficios. Sin embargo, el hecho de que la vitamina C sea fotosensible o pueda oxidarse NO conlleva un riesgo para la piel, sino que afecta la efectividad de la vitamina C. Por eso las ampollas siempre deben fabricarse en vidrio de topacio con una atmósfera inerte, lo que garantiza la Conservación de la estabilidad y eficiencia del producto. Y una vez que la ampolla está abierta se recomienda que se aplique por la mañana y/o por la noche, manteniéndola abierta por un máximo de 24 horas para garantizar su eficacia.

Después de años de experiencia y después de consultar a numerosos dermatólogos, médicos estéticos y farmacéuticos en nuestro país, la conclusión es unánime: la vitamina C pura es una PARTE INDISPENSABLE de nuestra rutina diaria de cuidado de verano. Además, hoy en día existe una amplia variedad de tipos de ampollas para cada tipo de piel.

 

¿La vitamina C sirve para la piel grasa?

Sí, a la piel grasa le viene muy bien la vitamina C porque lleva antioxidantes y evita los radicales libres. Las seis características por las que las ampollas de vitamina C son buenas para la cara son:

  1. Ayuda a la formación de colágeno, disimulando las arrugas.
  2. Refuerza el sistema inmunológico de las agresiones externas.
  3. Los antioxidantes ayudan a conservar la juventud de la piel.
  4. Lleva componentes antiinflamatorios y reduce el color rojo de los hinchazones.
  5. Mejora la circulación sanguínea.
  6. La hiperpigmentación (creación de manchas) es un problema muy frecuente. Existen remedios caseros para los dientes o el pelo, pero en el caso de la piel lo mejor es la vitamina C.

Artículos relacionados