Rivalidad en la gran pantalla. El Magacín.
Rivalidad en la gran pantalla. El Magacín.

A lo largo de sus más de 100 años de historia, el cine nos ha permitido viajar a otros mundos, conocer la vida de personajes olvidados durante siglos, retroceder en el tiempo y experimentar cómo vivían nuestros antepasados, o imaginar cómo será la vida en el planeta dentro de 200 años. El séptimo arte nos ha hecho reír, llorar, odiar, amar y hasta sentir tanto miedo como para desear no haber puesto nunca un pie en una sala de cine. Pero además de todo esto, los cineastas que crean sus historias sobre del celuloide también nos han obligado, en innumerables ocasiones, a decantarnos por uno u otro personaje.

Sí, todos hemos tenido que escoger alguna vez entre dos personajes antagónicos. Y aunque no se trata de una elección obligatoria, todos hemos sentido la necesidad de posicionarnos al lado de ese personaje que no solo tiene que hacer frente a sus problemas, sino que además debe medir sus fuerzas contra un igual. No nos vamos a engañar, esta decisión no siempre es fácil, y es que en ocasiones el personaje menos bondadoso también es el que más empatía nos genera. ¿Quién no ha sentido pena, aunque sea solo una poca, por el Joker? Pues eso.


No obstante, las rivalidades que se han llevado a la gran pantalla son muy variadas. En primer lugar, nos encontramos con aquellas que enfrentan a dos personajes que se dedican a lo mismo y pelean por ser los mejores en su disciplina. En este sentido, uno de los campos que más historias ha aportado es el deportivo. Aquí hemos visto, por ejemplo, cómo Rocky Balboa (interpretado por un atemporal Sylvester Stallone) y Apollo Creed (a quien dio vida en la gran pantalla Carl Weathers) se desafiaron desde el primer momento en que cruzaron sus miradas derrochando en el ring toda la energía que tenían para demostrar quién era el mejor boxeador de su tiempo. La cinta tuvo tanto éxito y la historia interesó tanto al público, que la franquicia acabó contando con varios títulos. El tenis también nos dejó grandes rivalidades como la del sueco Björn Borg y el estadounidense John McEnroe. Si hoy en día los pronósticos de este deporte se centran en Rafa Nadal, Novak Djokovic y Roger Federer, en la década de los 80 los grandes señores de la raqueta eran Borg y McEnroe. Su rivalidad fue histórica, lo mismo que su igualdad en el juego: de las 14 veces que se enfrentaron sobre una pista, cada uno logró 7 victorias. Cada encuentro que protagonizaban ambos tenistas era seguido en todo el mundo con la máxima expectación y la final de Wimbledon de 1980 que ambos disputaron está considerada como el mejor partido de tenis de la historia. De hecho, es precisamente este encuentro y el circo mediático que se creó a su alrededor el que plasma Janus Metz Pedersen en “Borg McEnroe”.


Fuente: youtube 

Más allá del deporte, también podemos encontrarnos con rivalidades como la de Alfred Borden y Robert Angier por demostrar quién era el mejor ilusionista en “El truco final”. Un enfrentamiento que además tenía cierto sentimiento de venganza por parte de Angier, que había perdido a su mujer por culpa de un descuido de Borden durante una de sus funciones. En clave cómica también tenemos a Derek Zoolander y Hansel, interpretados por Ben Stiller y Owen Wilson. El motivo del enfrentamiento en este caso es el título de mejor modelo, lo que les lleva a medir sus fuerzas en un duelo sobre la pasarela presidido nada más ni nada menos que por David Bowie. Más macabro es el duelo de “Cisne Negro”, en el que Nina Sayers y Lily que luchan por el puesto de primera bailarina con un final bañado en tragedia.

Y qué decir de las rivalidades antológicas que nos han hecho disfrutar de varias entregas de una misma saga. Aquí nos encontramos con Voldemort y el joven Harry Potter, en donde la lucha se hace por medio de varitas y hechizos, o Gandalf y Saruman, esos dos viejos magos de la Tierra Media con dos visiones diferentes sobre lo que se debe hacer con el anillo. Los hermanos Thor y Loki también nos han dejado momentos realmente interesantes, aunque quizás esta rivalidad pierde fuerza por el paso hacia el lado bueno de Loki en la última cinta. También como familia se enfrentaron Darth Vader y Luke Skywalker, y su lucha intergaláctica todavía sigue presente en el séptimo arte más de 30 años después del estreno de la primera entrega. Charles Xavier y Magneto, Megatron y Optimus Prime, el Agente Smith y Neo, o Máximo y Cómodo también se sumarían a esta lista de rivales que podría ampliarse enormemente si también tenemos en cuenta las enemistades fuera del plató. Pero eso nos los reservamos para otro artículo, porque el tema da para largo.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here