Han empezado las grandes ligas europeas y los equipos se han fortalecido después de un mercado de traspasos algo movido, donde la mayoría de las escuadras ha intentado apuntalar sus plantillas para afrontar los nuevos retos de la temporada y así cumplir sus objetivos propuestos.

Uno de los equipos con más movimientos en su plantilla es el FC Barcelona. Salidas de la ciudad condal como Lucas Digne, Yerry Mina, André Gomes, Arda Turan, Paulinho, han propiciado las llegadas de Arturo Vidal, Arthur, y la subida al primer equipo de joyas de la cantera como Ricardo Puig. Pese a todo esto, la gran innovación del conjunto culé pasa por el fichaje de un brasileño de 21 años de edad, Malcom.

Malcom deja tirada a la Roma por el Barcelona

El joven brasileño nacido en São Paulo, estuvo ligado durante gran parte del verano al conjunto de la Roma, pero todo cambió el 24 de julio cuando los principales diarios españoles anunciaban de forma sorpresiva la llegada del joven mediocampista a la entidad blaugrana por 41 millones de euros para las próximas cinco temporadas, una maniobra que sacudió todo el mercado y puso a los fanáticos del club a la espectativa.

Malcom Silva: jugador del FC Barcelona. El Magacín

La historia de Malcom

Conociendo este relato, uno se pregunta quién será esta joven perla que le costó al Barcelona más dinero que el mismísimo Arturo Vidal (u otras estrellas del equipo como Jordi Alba). Sin duda, Malcom Felipe Silva de Oliveira está llamado a ser uno de las grandes estrellas del futuro de este deporte. Destacando en el Top 5 de traspasos de jóvenes más valiosos (junto a otras estrellas como Vinicius Jr, Thomas Lemar y Richarlison de Andrade) el jugador obtuvo su debut en el balompié profesional en La Liga Brasileña de fútbol, calzándose las botas con tan solo 17 años en el histórico Corinthians, el 20 de marzo de 2014.

Durante dos campañas defendiendo la casaca del conjunto brasileño, donde consiguió el Campeonato Brasileño de Serie A, siendo el extremo importante al aportar 10 goles, lo que propició junto la incidencia en el juego su salto a Europa, a las filas del Girondins de Burdeos en el año 2016. Con 96 encuentros disputados y 23 goles se veía venir una estrella en ascenso, pese a la juventud del futbolista, algo que en Europa se observó con gran interés y culminó en la historia que todos conocemos.

El futuro de Malco está en sus manos

De ahora en adelante el futuro está en manos del propio rendimiento de este prodigio sub-20, que continuará su carrera en uno de los equipos más grandes de Europa. Ernesto Valverde ya ha concedido la alternativa esta campaña al brasileño disputando algunos minutos de calidad. Solo restaría tiempo para ver su adaptación al conjunto de Lionel Messi y esperar lo mejor de una de las grandes promesas del futbol mundial. Sin duda, Malcom puede ser un jugador importante en Europa y con la selección brasileña. Todos los ingredientes están en la sartén para que el extremo dé su salto definitivo y se consagre como uno de los jugadores más determinantes del futbol mundial.

Artículos relacionados