Muchas personas derrochan energía a diario sin pensar que se trata de un recurso limitado que se tiene que usar de forma eficiente. Hay que tener en cuenta que cuidar la energía no solo sirve para ahorrar dinero, lo cual evidentemente es de gran ayuda, sino también para preservar el medio ambiente.

Si las familias llevan a cabo pequeños cambios en su vivienda y adoptan algunos buenos hábitos, podrán aprovechar las energías renovables y ver cómo la factura de la luz disminuye. A continuación, se ofrecen algunos consejos para conseguir un hogar más sustentable.

Mantén el aire acondicionado y la calefacción a la temperatura óptima

Cuando bajan las temperaturas son muchas las personas que utilizan calefactores para calentar su hogar, y cuando suben se dispara el consumo de aparatos de aire acondicionado. Con independencia de la época del año que sea, a la hora de utilizar estos equipos es imprescindible recurrir a los programadores y termostatos.

Energya vm gestión de energía recomienda que la temperatura del termostato esté comprendida entre los veintitrés y los veinticinco grados en verano y ronde los veinte grados en invierno. Cabe destacar que el consumo energético puede aumentar hasta un siete por ciento subiendo tan solo un grado la temperatura de la bomba de aire caliente del aire acondicionado en invierno.

Consejos para el buen uso aire acondicionado

La luz del sol no debe dar directamente sobre el equipo de aire acondicionado y es preferible que este se encuentre en un lugar con ventilación. A la hora de usarlo es imprescindible cerrar ventanas, puertas, cortinas y persianas, ya que de lo contrario el espacio no se refrescará de la manera adecuada.

También se aconseja apagar el aparato aproximadamente diez minutos antes de salir con el fin de ahorrar energía, y es que, aunque el equipo de aire acondicionado esté apagado, durante ese breve periodo de tiempo seguirá manteniendo la estancia fresca.

Consejos para el buen uso de la calefacción

Con el fin de ahorrar energía y dinero es fundamental cerrar los radiadores que no se usen y mantener las fuentes de calor sin tapar. La calefacción debe permanecer apagada siempre que no haya nadie en casa.

Para aumentar la eficacia de estos aparatos es imprescindible realizarles un mantenimiento periódico. Además, es necesario que las ventanas y las puertas estén cerradas cuando la calefacción está encendida para que no se escape el calor.

Sustituye las bombillas incandescentes por tecnología LED

Este es uno de los primeros pasos que ha de dar cualquier persona para tener una casa más sustentable. Hay que tener en cuenta que a pesar de que las bombillas LED tienen un precio elevado, estas duran ocho veces más y consumen un noventa por ciento menos de energía en comparación con las bombillas incandescentes.

También se aconseja aprovechar la luz del día todo lo posible. Además, durante la noche es esencial apagar las luces cada vez que se sale de una habitación. Una gran idea es colocar luces automáticas que se activan con el movimiento en pasillos y terrazas.

 

Artículos relacionados