No cabe duda que Perú es un país rico en historia y lleno de lugares maravillosos para visitar. Para ser honestos, la primera imagen que se nos viene a la mente al escuchar la palabra Perú o incluso Cuzco (o Cusco), es Machu Picchu, y no es para menos, ya que Machu Picchu, traducido al español “Montaña Vieja”, es una de las nuevas maravillas del mundo moderno y por lo tanto, uno de los lugares más visitados del planeta.

Pero hoy iremos un poco más allá y daremos un paseo por la mágica y mística ciudad de CUZCO, admirada por miles y a mi humilde parecer, una de las ciudades más fascinantes del mundo. Cuzco es sin duda, algo más… es una explosión de colores, es caminar por las típicas callecitas empedradas y parar en cada esquina para tomarnos la típica foto de postal. Recorriendo la Plaza de armas, punto de reunión obligada de muchos turistas y locales, encontraremos una fuente de agua con un monumento al Inca, desde donde podemos disfrutar, ver la gente pasar y admirar a lo lejos el Cristo Blanco, ubicado en la cima del cerro Pukamoqo, quien nos mira y abre sus brazos, dándonos la bienvenida a esta hermosa ciudad.


Después de una visita a la Catedral y al templo de la Compañía de Jesús, seguimos el recorrido cuesta arriba hacia el barrio de San Blas, sin olvidar pasar por la famosa “Piedra de los doce ángulos” la cual esta encajada milimétricamente en un muro inca, sorprendiendo a propios y extraños, demostrándonos la inteligencia y habilidad que tenían los incas para construir cosas sorprendentes.

Ya en San Blas y después de sufrir un poco para llegar a la plazoleta, nos encontramos con un barrio pintoresco, lleno de vida, donde solo se respira arte y tradición, no por nada es conocido como el barrio de los artesanos. Y sin más ni más, nos quedamos contemplando la caída de agua, sentados en una típica banca, admirando a lo lejos las maravillas de la escuela cusqueña, las pinturas, los artistas, las tienditas, la vida.

Después de un breve descanso y recuperándonos del mal de altura. Nos dirigimos al Qorikancha, donde no deja de sorprendernos la arquitectura y comprobar la llamada usurpación de ideologías, ya que encontramos que el convento de Santo Domingo fue construido sobre muros incas.

Santo Domingo fue construido sobre muros incas. El Magacín.

Llega la noche y no nos sorprende descubrir, que esta ciudad nunca duerme… Cuzco es vibrante, es jovial, es cosmopolita y no faltará un lugar en el que te sientas a gusto para compartir una cerveza con amigos de todas partes del mundo y bailar toda la noche.

Caminando por la calle Santa Catalina Ancha, a solo dos cuadras de la Plaza De Armas, encontramos un restaurante que rápidamente se convirtió en uno de mis lugares favoritos, quizás atraídos por la música o simplemente por conocer más sobre el Pisco, bebida nacional del Perú, no dudamos en probar las diferentes bebidas a base de Pisco y conocer aún más este “museo”, aunque no es un museo, propiamente dicho, es más bien, un lugar agradable, con sabor, con deliciosa comida, con música en vivo que nos hace vibrar, mientras sostenemos un típico “Pisco Sour” (bebida típica del Perú) o un cocktail a base de Pisco, aprendiendo cada vez más, sobre el origen e historia de esta bebida, que simplemente, apasiona.

Y siguiendo con el recorrido, por la mañana, no está demás darnos un paseo por el Mercado Central de San Pedro, muy cerca a la estación de trenes. Aquí encontraremos de todo, si… han leído bien, de todo! Desde ropa, artesanías, frutas, quesos, jugos, comida, hasta souvenirs a muy buenos precios. Por lo que visitar el mercado por la mañana, sin tomar un buen zumo de naranja o el típico “Surtido”, batido con muchas frutas, sería un pecado.


Y si eres más aventurero, te atreverías a probar uno de los más populares platos en Cuzco a base de “Cuy”? Sin lugar a dudas, para muchos peruanos, es considerado una exquisitez, por lo que muchos de estos simpáticos animalitos, son criados especialmente para el consumo humano.

Cuzco nos ofrece muchos lugares para visitar, como museos y ruinas cercanas a la ciudad, por lo que tomar el Sightseeing Bus, es una buena idea para dejarse llevar y disfrutar del paisaje.

Caminar por las calles estrechas y llenas de historia que nos ofrece esta ciudad, siempre será una buena idea, percibir olores nuevos, conocer gente amable, admirar el arte, todo eso es Cuzco.

Después de disfrutar de una alegre caminata que empezó en la calle Suecia, llegamos al parque arqueológico de Sacsayhuaman, quedando impresionados por la grandeza de sus muros, por lo que no dudamos en pasar toda una mañana descubriendo este lugar, escuchando la historia, jugando con algunas llamas y sintiéndonos afortunados de finalmente tener una vista panorámica de la ciudad de Cuzco.

Panorámica de la ciudad de Cuzco. El Magacín.

 

Aprovechando que teníamos un domingo libre y sin alejarnos demasiado de la ciudad, tomamos un bus que nos llevaría a Pisac en el Valle Sagrado de los Incas. Después de tomar un buen vaso de “Chicha”, sintiendo el viento en la cara, nos dispusimos a recorrer el mercado, hay feria y podemos encontrar artesanías, recuerdos y fantástica comida.

Fue aquí, que caímos rendidos y gratamente sorprendidos al descubrir un restaurante tan original, que no salíamos de nuestro asombro.

Restaurante Blue Llama. El Magacín.

”Blue Llama” no solo tiene una comida espectacular como la “Trucha Blue Llama” y el mejor café del Valle Sagrado, también nos sorprendió la originalidad con la que está decorado, con fotos de la llamita azul de sus diferentes viajes, en compañía de muchos de sus amigos, como Los Rolling Stones, Salvador Dalí o mostrando orgullosa su camiseta con Diego Armando Maradona.

Creo que podríamos pasarnos horas, escribiendo sobre Cuzco, pero con este corto paseo, espero se animen a visitarla, preparen la maleta, carguen el celular y no lo piensen más. Y aquí nos quedamos, sentados en un balcón, disfrutando una cerveza, con el cielo más lindo y más celeste del mundo, cómplice de nuestro paso por Cuzco. Ah! y desde cuzco sale la ruta más impresionante de toda América: el Camino Inca que va directamente a Machu Picchu. Os recomiendo leer la guía completa del Camino Inca.

Terrazas de Cuzco. El Magacín.

                                                                                 Un artículo de Mary Aramayo Alvarez

Artículos relacionados