Ropa más abrigada, noches más frescas en múltiples ciudades y días más cortos. En efecto, el verano está dejándonos a pasos agigantados para dar lugar al otoño, una de las estaciones de transición del año. Durante esta época las lluvias, el frío y la caída de las hojas, son los elementos característicos. Asimismo, también es posible aprovechar alguno de los puentes que nos brinda esta época o un fin de semana para hacer una escapada. Está científicamente demostrado que el síndrome postvacacional se lleva mucho mejor si se planea algún viaje durante los primeros días de vuelta al trabajo. Ahora que la playa y la arena no son las grandes protagonistas, es el momento de dar pie al elemento estrella del frío: la nieve. Para ello, lo mejor es  aprovechar las mejores ofertas de esquí con esquiades.com y si es con niños, mejor. ¿Quieres saber todo lo necesario para viajar con ellos a la nieve? En este artículo te lo contamos.

¡Prepárate para la nieve con los niños!

A los niños les entusiasma la nieve y es lógico, puesto que a todos nos viene bien una escapada para admirar esos bellos paisajes y con esquiades.com es posible. Ellos disfrutan de forma diferente haciendo muñecos de nieve, tirándose a ellos mismos bolas de nieve o bien, deslizándose con el trineo. Viajar con niños es sinónimo de disfrutar al máximo, ya que ellos contagian a los adultos las ganas de vivir, disfrutar y evadirse de la rutina. Sin embargo, es necesario tener en cuenta una serie de consejos útiles para que te despreocupes por completo.

Viajar a la nieve en familia ofrece múltiples posibilidades. No es posible planificar con exactitud todo, puesto que los más pequeños son imprevisibles y siempre nos sorprenden con sus ocurrencias. Ellos se despreocupan de que el frío sea un inconveniente, puesto que se aíslan con el disfrute. Por contra, los más adultos son quienes deben prestar atención a la vestimenta y a una serie de precauciones para evitar accidentes.

La piel de los niños es más sensible a los cambios de temperatura. La nieve es un lugar donde se pueden sufrir quemaduras solares o bien, constipados. Por ello, lo mejor es recurrir a ropa adecuada para así evitarlo. Evidentemente, cuando se viaja a la nieve no se incluye en la maleta pantalones vaqueros y zapatillas, sino que se apuesta por pantalones que sean impermeables y además, sean acolchados. De esta manera podremos evitar que los niños se lastimen en caso de que caigan y además, los mantendremos secos.

Otro factor importante, es que debajo de esa ropa, exista ropa de algodón para que la piel respire. No olvides de meter en la maleta jerseys de lana, a ser posible de cuello alto para evitar que la garganta pueda resentirse. Asimismo, la ropa de abrigo especial para la nieve no puede faltar tampoco. Los resfriados pueden cogerse por el hecho de tener los pies húmedos. Por ello, las botas de nieve impermeables destinadas a utilizarse en la nieve no pueden faltar, además de gorro de lana para proteger la cabeza, manoplas impermeables crema solar y gafas de sol para protegerse de los rayos solares.

No te olvides de que lleven casco en caso de que sufran una caída en la nieve. Tampoco les dejes a solas ni permitas que se salgan de las zonas señalizadas  en las estaciones de esquí. La comunicación con los más pequeños es de suma importancia. Es decir, es conveniente explicarles que en caso de que se mojen, deben cambiarse puesto que pueden resfriarse. Asimismo, explicarles que jugar y divertirse debe hacerse junto al hecho de alimentarse e hidratarse debidamente.

Lo más importante antes de aventurarse a este deporte, es calentar correctamente para así preparar al cuerpo. En caso de que no se realice un ejercicio habitual, será de especial interés que se realice. En caso de que observes que el niño o la niña llora, está con molestias o con sueño, no dudes en llevarlo a un sitio templado para observar si la causa es que su cuerpo está frío. En este caso, lo que debería hacerse es retirarle la ropa húmeda y cambiársela por ropa seca, además de taparle con mantas y ofrecerle bebida templada a pequeños sorbos. Lo primordial es que recupere su temperatura del cuerpo normal y en caso de no observar mejoría, avisar a los servicios de emergencia.

Disfrutar con los más pequeños puede ser una aventura increíble, pero se debe tener muy en cuenta esta serie de consejos para así conseguir que sea recordada con alegría. No te olvides de tomar algunas fotos para recordar esos momentos y para ver cómo están de graciosos y graciosas con esa ropa. De esta forma, siempre tendréis la excusa perfecta para volver a vivir esos momentos durante otro fin de semana o puente que haya en el año.

Artículos relacionados