Hacerse un hueco en el mundo del diseño es complicado, especialmente si no se cuenta con las herramientas necesarias. Muchos diseñadores y diseñadoras se ven a menudo empantanados a la hora de poner en marcha su propio proyecto por no encontrar una imprenta adecuada en la que confiar sus diseños. Afortunadamente, existen empresas como Printful que ofrecen un exclusivo servicio de impresión bajo demanda. De esta manera, los emprendedores y emprendedoras pueden evitar la costosa barrera de entrada del sector. En este artículo veremos cómo acudir a este tipo de iniciativas puede ser la mejor solución para aquellas personas que quieren echar a andar su proyecto.

Disponibilidad de un servicio a medida

A diferencia de las grandes empresas, los jóvenes emprendedores y emprendedoras no disponen de una maquinaria propia con la que producir sus diseños. Esto hace que a menudo no se puedan trasladar los proyectos creativos a formatos como el textil o la cerámica. Tradicionalmente producir este tipo de artículos supondría un gran gasto. Sin embargo, con propuestas como la de Printful es posible imprimir los diseños propios en una gran cantidad de artículos y formatos sin tener que hacer grandes desembolsos de dinero. La clave de este sistema reside en la posibilidad de realizar pedidos bajo demanda, por lo que el cliente o clienta puede hacer los encargos en función de sus necesidades.

Servicios complementarios

Son muchos los diseñadores y diseñadoras que complementan sus impresiones con otro tipo de técnicas textiles. Lo que suele surgir como una iniciativa a pequeña escala en la que la persona puede personalizar cada artículo cosiéndolo a mano, puede suponer un problema si la demanda se dispara. Afortunadamente, además de la impresión, este tipo de empresas también ofrecen la posibilidad de realizar bordados siguiendo los patrones del contratante. De esta manera, se logra un acabado profesional sin renunciar a la producción a media escala.



Posibilidad de almacenaje

Hoy en día es frecuente que muchos diseñadores y diseñadoras inicien su carrera profesional desde sus propios domicilios. Se trata de una forma de economizar recursos y así evitar tener que pagar el alquiler de un local cuando las ventas aún son reducidas. Esto a menudo trae consigo un problema de almacenaje, ya que no se dispone de un espacio apropiado. Algunas empresas como Printful ofrecen la posibilidad de guardar en sus dependencias los encargos, de manera que los clientes y clientas pueden despreocuparse de este aspecto.

Una gran variedad de formatos

Sin duda, otra de las grandes ventajas de acudir a empresas especializadas es la posibilidad de trasladar los diseños propios a una gran cantidad de artículos y formatos. Algunas de las propuestas más populares son las prendas de ropa. A las clásicas camisetas se han unido otros artículos como estilosos vestidosleggins o sudaderas. Así mismo, los complementos también son algunos de los formatos más demandados, ya que permiten a los clientes y clientas llevar sus diseños a bolsos o gorras.

Así mismo, también existen otros formatos hasta el momento desconocidos en el sector, como los puffs, las toallas de playa o los delantales.

 

Artículos relacionados