Después de pasar unos días en la ciudad de La Paz, cargados con nuestras maletas llenas de ilusiones y sin saber exactamente lo que nos esperaba, nos embarcamos rumbo a la ciudad de Copacabana. Un cielo azul y una espectacular vista del imponente lago Titicaca, nos abre las puertas a esta mágica ciudad, donde lo antiguo, lo moderno, los sueños y las ilusiones, se mezclan en un solo lugar.