No, mamá;
el día no comienza cuando la cabalgadura solar
arriba a su posición en el firmamento;
todos los sentidos
y todo aquello
que a este hombre le constituye;
es despertado por
su palabra exacta, le huele a
ceibo y luz
aunque ella no lo sabe.