Así como el fuego empieza por una chispa, así ha empezado mi indignación. Sí, estoy indignada. Indignada y enfadada, molesta y decepcionada con todo lo que nos está tocando vivir. Mi indignación ha crecido de una chispa… y parecerá absurdo por lo que ha sido.

Pues bien, la chispa de la que os hablo es lo siguiente: he llegado esta noche a casa, después de una semana de trabajo dispuesta a relajarme para afrontar el sábado, mi último día de la semana. He encendido la televisión y lo primero que aparece es ese “programa”, por llamarlo de alguna manera, que es Sálvame. Dos mujeres mellizas a las que llamaban “las mellis” estaban hablando de la Pantoja, de que se llevaban mal con ella y no se que más historias. Entonces me dije -“¿pero qué demonios es esto?, ¿en serio esto le puede importar a alguien?

-“He encendido la televisión y lo primero que aparece es ese “programa”, por llamarlo de alguna manera, que es Sálvame.”-

Y claro… por ahí empecé a hilar. Me vino a la mente que esta señora y su ex pareja, los cuales han acabado los dos con sus huesos en la cárcel, resulta que están muy arrepentidos y quieren que los dejen tranquilos, pero cuando se quedaban con el dinero de los demás y se estaban riendo de todos nosotros, entonces no había arrepentimientos ¿verdad?. ¿Quién no recuerda el “dientes dientes, eso es lo que les jode”? Sí señores, se reían de todos nosotros y delante de nuestras narices. Desde luego que están pagando por lo que hicieron, pero permítanme que les diga que no me dan pena ninguna.


Y por ahí he seguido, por que en estos días también ha sido el enésimo partido del siglo, el enésimo clásico, partido durante el cual, los españoles como borregos llenamos los bares para ver a multimillonarios correr detrás de un balón. Para llenar después horas de conversación, discutiendo sobre si no se esfuerzan, sobre si ha sido o no penalti, sobre si Piqué y el periscope, sobre si Zidane o Benítez. Estos multimillonarios se ríen de nosotros en nuestra cara. Vemos a gente normal discutiendo acaloradamente llegando incluso a las manos, agrediéndose, todo por unos jugadores de fútbol, a los que les importa mucho menos que a ti el resultado, que después se van todos de cena o de fiesta, a pasárselo en grande mientras tu te vas a casa enfadado y de mal humor. Y no se lo pierdan, estos señores ahora abren los telediarios. Telediarios en los que hoy en día le están dando vueltas a si se forma el gobierno o no se forma.

-“Los españoles como borregos llenamos los bares para ver a multimillonarios correr detrás de un balón.”-

Nos hacen votar para que expresemos nuestra voluntad y después estos políticos que tenemos no son capaces de ponerse de acuerdo para gobernarnos, aunque después de todo no lo veo tampoco muy extraño, al fin y al cabo los políticos no son más que una representación de la sociedad. Os planteo un caso, juntad a 10 o 20 personas e intentad que se pongan de acuerdo en algo. Pensad si vamos de cena para ponerse de acuerdo en un menú o a donde ir después de la cena, complicado ¿verdad? Pues imaginaros lo difícil que tiene que ser repartirse ese pastel que es el poder. Qué tendrá, que todos lo quieren… y los que lo tienen no lo quieren soltar.

Y todo esto a las 12 de la noche de un viernes de abril, en el que mañana sábado me tengo que levantar a las 8 de la mañana para ir a trabajar. A aguantar que gente que vive mejor que yo, me diga aún por encima que no me puedo quejar, que al menos tengo trabajo. Estoy de acuerdo que hoy en día tener un trabajo es un tesoro y que muchos españoles por desgracia lo están buscando y no lo encuentran, pero que siempre sea la gente que vive mejor que tú la que te diga que no te puedes quejar, me pone de los nervios.

-“Tengo 28 años, así que con un poco de suerte solo me quedan 40 años de seguir madrugando para poder jubilarme.”-

Tengo 28 años, así que con un poco de suerte solo me quedan 40 años de seguir madrugando para poder jubilarme, eso si no siguen retrasando la edad de jubilación. Puede que a este paso consiga jubilarme a los 75 o a los 80. Todo por que los lumbreras estos que no pueden ni ponerse de acuerdo, políticos que desde su despacho completamente desconectados de la sociedad, nos dicen que para poder salir de la crisis en los que ellos nos han metido tenemos que trabajar más años y por menos dinero, ojo, nos lo dice gente que vive mil veces mejor y que cobra 10 o 20 veces más que nosotros. Gente a la que no le importa que hombres y mujeres con mas de 60 años y que ya han cotizado mas de 40, tengan que seguir levantándose a las 6 de la mañana para ir a trabajar o salir a las 6 de la mañana de trabajar y que no pueden jubilarse, porque perderían un tanto por ciento en su pensión. Pero eso que más les da a ellos, si viven muy bien y van a tener su vida más que solucionada.


Y lo que es más triste aún es que publican sus patrimonios, y tenemos que creernos que nuestros ministros tienen en el banco 6 mil euros y un coche de segunda mano
.

¡Pero cómo no voy a estar indignada! Creo que será mejor que me vaya a dormir, mañana será otro día. Buenas noches a todos.

Omayra García Minaya

Artículos relacionados