El empleo ha ido sufriendo variantes y evolucionando con el paso de lo años. Primero apareció el sector primario, y tras él fueron apareciendo el secundario y el terciario.Todos ellos tenían grandes similitudes y normalmente se trataba de trabajo por cuenta ajena de 8 horas en un puesto de trabajo y con ello se conseguía el salario necesario para alcanzar todas las necesidades que las personas podían tener. Pero todo eso ha cambiado.

Estamos viviendo una revolución digital que cambia constantemente las formas actuales en la economía y en la sociedad: Economía colaborativa, Big Data, robótica, nanotecnología, inteligencia artificial, empresas de publicidad revolucionarias como Brandcrumb o la realidad virtual entre otros desarrollos que impactan drásticamente nuestro entorno y como no podía ser de otro modo, también lo hacen en el empleo.

“En Estados Unidos, el número de trabajadores autónomos crece de manera exponencial ya que el modo de interacción con la empresa está cambiando”

Todos nos vamos acostumbrando a utilizar internet para búsqueda de empleo, o Linkedin como red social en la que compartir con tus contactos la información laboral. Es algo normal y habitual.

Además de esto, se ve una evolución del mercado laboral por la que cada vez es mayor el número de profesionales por cuenta propia que sacan partido a sus habilidades teniendo varios trabajos o ponen dichos conocimientos al servicio de varias empresas o clientes. En Estados Unidos, el número de trabajadores autónomos crece de manera exponencial ya que el modo de interacción con la empresa está cambiando.


Simplemente hay que unir estas dos últimas conclusiones que vemos para darnos cuenta de cuál es el futuro del trabajo. Se trata de redes sociales que permitan interactuar al oferente de servicios con el que los necesita. Esto no es otra cosa que un marketplace que acerca la economía colaborativa al mundo del trabajo. Poner en contacto a personas que tienen unas habilidades y conocimientos con las personas que necesitan de ellos. Todo esto con valoraciones para saber si realmente puedes confiar en esa persona.

Esto es lo que hace Multihelpers, startup española creada hace pocos meses que ya consigue que se lleve a cabo estas interacciones y que personas logren solucionar sus tareas pendientes a la vez que otras obtienen oportunidades de trabajar.

Multihelpers es la plataforma web que permite el contacto entre usuarios que se ayudan en la realización de pequeñas tareas sin comisión por intermediación. Impulsado por la economía colaborativa, las relaciones persona a persona (P2P), permite la interacción entre una persona que necesita ayuda para resolver una tarea pendiente, con otra que está dispuesta y capacitada para ayudarle.

El funcionamiento es sencillo, el que quiere solicitar ayuda pone un anuncio en la plataforma y los Helpers (personas dispuestas a realizar la tarea) se inscriben y esperan a ser seleccionados. Cada uno de los Helpers tiene su propio perfil en el que se puede ver sus habilidades, experiencia, etc. para facilitar la elección, además de valoraciones.


Todo esto aporta la confianza para que la interacción se lleve adelante.

El precio lo pone la persona que tiene la tarea pendiente. Establece cuánto está dispuesto a pagar y los Helpers deciden si están interesados.

Como ya hemos comentado antes, Estados Unidos está adelantado en este aspecto y tiene en funcionamiento varias plataformas de este tipo para la solución de tareas entre particulares o empresas con particulares. Podemos destacar Taskrabbit. Se trata de un marketplace que conecta el trabajo independiente con la demanda local, lo que permite a los consumidores encontrar ayuda inmediata para las tareas diarias, incluyendo la limpieza, mudanza, personal trainer y muchos más. Fue creada en 2008 y desde entonces ha ido creciendo hasta convertirse en referente en el sector.

Las human Cloud ayudarán en este cambio

A estas comunidades de personas se les ha denominado human cloud. Desde tiempos inmemoriales cuando pensamos en una empresa visualizamos un conjunto de personas trabajando codo con codo en una misma oficina de la misma ciudad, del mismo país y sobre todo contratados por la misma empresa. Esto comenzó a cambiar hace unos años y ya no es así. Existen empresa en las que cada trabajador lleva su horario desde su país y hace su trabajo de manera autosuficiente o con ayuda de otras personas de la empresa con las que puede trabajar a través de videoconferencia o incluso compartiendo pantalla en el ordenador para ver ambos lo mismo y poder comentarlo.

La era digital ha hecho que todo esto sea posible. La comunicación se ha hecho tan sencilla que ofrece cualquier posibilidad para cubrir la necesidad que surja. Pronto comenzaremos a utilizar la realidad aumentada y la realidad virtual para mejorar nuestra comunicación. Por ejemplo en el mundo de la medicina o de la industria ya no es necesario que especialistas viajen para realizar su tarea, sino que puede ser realizada por otra persona bajo el mando de el especialista utilizando streaming o mezclando streaming con realidad aumentada.

Como decíamos, el trabajo antes se entendía como un conjunto de personas de la misma empresa juntas en un mismo lugar. Poco a poco, y tras ver como iban fracasando las grandes empresas al hacer crecer su plantilla en momentos buenos y no poder permitirse en los malos ni despedir ni pagar las nóminas, se está cambiando la cultura. Se dejó de hacer crecer las empresas más y más y se pasó a externalizar determinadas áreas de la empresa que se veía posible hacerlo sin que peligrase el ADN de la compañía.

Fueron pasando los años y cada vez se trabajaba con más personas externas. Incluso aparecieron consultores que te resuelven, siendo una única persona, todas las necesidades que tengas en su área. En este caso es un externo que a su vez externaliza también las partes del proyecto en las que no es experto. De este modo surge un nuevo modo de trabajar, las human clouds. Este es un tipo de fuerza de trabajo donde las tareas o proyectos, no los puestos de trabajo, se llevan a cabo de forma remota y en demanda por personas que no son empleados sino trabajadores independientes tal y como define Financial Times.

De esta manera se soluciona la necesidad que tiene la empresa, pudiendo abastecer a sus clientes incluso cuando existen “picos de demanda” y haciéndolo siempre con la mejor calidad.

“Si le pasó a Kodak que era un gigante, ¿por qué no le va a pasar a tu empresa?”

Las human clouds son una pieza clave dentro de las plataformas de economía colaborativa. Tomemos como ejemplo Multihelpers, no es más que una human cloud gigante donde podemos encontrar personas con diferentes habilidades que nos permite solucionar cualquier necesidad que tengamos; limpieza, clases particulares, fontanería, electricista, cuidado de personas… Una persona o una empresa pueden solucionar diferentes necesidades gracias a la “nube de personas” que existe ahí. Esto es economía colaborativa, conseguir que las personas conecten y resuelvan sus necesidades comunes.

Qué es lo que está por llegar, cuál es el futuro que nos espera… el tiempo nos lo dirá pero que no se descuide ningún sector tradicional ya que la vida de una compañía cada vez es inferior, el avance de los tiempos hace que todas tengan que reinventarse constantemente y la que no lo hace tiene un destino claro. Un ejemplo de ello es Kodak, con el 80% de las patentes de las cámaras digitales la llegada de los móviles con calidad de cámara muy alta hizo que desapareciera. Si le pasó a Kodak que era un gigante, ¿por qué no le va a pasar a tu empresa? Las empresas tradicionales que no intenten aunarse al “movimiento” terminarán por desaparecer.

Artículos relacionados