Viajar con una tienda techo es un concepto alternativo de viaje, que facilita la posibilidad de convertir tu vehículo en un lugar cómodo y seguro donde dormir en lugares o parajes inolvidables.

Para todos aquellos a los que los viajes y la vida al aire libre les supone una pasión, la posibilidad de pernoctar con comodidad en los viajes ha sido sinónimo de sensación de libertad e independencia. Por ello, exploradores y viajeros de todo el mundo han hecho uso de las tiendas techo a lo largo de estos últimos 50 años.


Viajar en carretera nos ofrece ese espíritu de las expediciones que hemos podido ver a través de los medios de comunicación y nos despierta ese aventurero que tenemos muchas veces dormido entre las rutinas diarias.

“Basta un poco de espíritu aventurero para estar siempre satisfechos, pues en esta vida, gracias a dios, nada sucede como deseábamos, como suponíamos, ni como teníamos previsto” Noel Clarasó

Las tiendas techo solo necesitan que el vehículo disponga de baca o portaequipajes para ser instaladas en casi cualquier vehículo convirtiendo así el mismo en una casa rodante. Son una especie de cofre de grandes dimensiones que se abre verticalmente y que tiene en su interior un colchón donde descansar cómodamente; en el interior del habitáculo existen rejillas y bolsillos que ayudan a depositar la ropa u objetos que necesites que te acompañen en tu sueño además de una luz interior.

Al tener la entrada en el techo del vehículo, se incluye una escalera plegable para acceder al interior de la tienda y gracias a las ventanas de la misma se puede disfrutar en noches de verano de la brisa nocturna sin renunciar a la protección contra insectos gracias a la mosquiteras instaladas.

El tiempo para su montaje es mínimo ya que suelen disponer de mecanismos automatizados y desaparece la incomodidad de acampar en el suelo, con la humedad e irregularidad del mismo, además de estar a salvo de animales que puedan molestar tu descanso. Además, para los que necesiten de mayor espacio u otro tipo de servicios, existen infinidad de accesorios que permiten completar la instalación y que te ofrecerán una comodidad completa.

Dormir en el campo permite uno de los contactos más íntimos con la naturaleza: Ya sea por vacaciones, porque planifiquemos una ruta o por disfrutar de un fin de semana, el campo nos aleja de la contaminación y nos ofrece un tiempo de relax que necesitamos para escapar de las exigencias cotidianas y nos induce una sensación de grandiosidad y de conexión con el entorno que proporciona un efecto de liberación.

Estando en contacto con el medio ambiente notamos una gran calma interior, se relaja nuestra respiración, aminora nuestro pulso, baja nuestra tensión arterial, somos más propensos a la meditación. La naturaleza fomenta la creación en nuestra mente de pensamientos optimistas y potencia nuestras capacidades mentales y afectivas. Un sencillo paseo por el campo va a favorecer nuestra recuperación tanto física como mental.


Estar en contacto con un paisaje plagado de belleza y llenarnos los pulmones de un aire más puro, aliviará nuestras tensiones. Es más, según algunos estudios científicos, el bullicio de la ciudad consume nuestra atención y nuestra memoria, mientras que estar en contacto con la naturaleza tiene un efecto calmante y mejora nuestra memoria a corto plazo.

Disfrutar de un viaje con una tienda techo encima de tu vehículo permite recrearse en la naturaleza que tantos beneficios nos proporciona, además de sacar nuestro espíritu aventurero a la luz y despertar emociones dormidas. La libertad de definir tu itinerario en ruta, ajustarse a los imprevistos, a las nuevas necesidades que puedan surgir, viajar sin rumbo fijo y sin problema para tu pernocta ya que llevas la casa a cuestas sacia esa negación que algunas personas tienen a viajar de una manera “organizada” y establecer alternativas interesantes a contemplar.

Disfrutar de itinerarios y paisajes interesantes a lo largo de nuestra geografía o atravesar fronteras… incluso cruzar el charco en ferry y penetrar en el continente africano es una elección que algunos aventureros disfrutan cada año. Es una opción que contemplan surfistas, montañeros, escaladores y todos aquellos que necesiten versatilidad en su escapada. Los surferos pueden viajar “en busca de la ola” sin problema de alojamiento al igual que deportistas que acudan a su práctica favorita.

Tienda techo. El Magacín.

Improvisar y decidir hacer lo que te apetece hacer en cada momento ofrece una libertad codiciada por muchos viajeros.

Es interesante contemplar que ya es posible, disfrutar de la aventura por una tarifa de alquiler de la tienda techo, y si tienes esa inquietud, puedes organizar tu viaje aventurero en el que interacciones con la naturaleza y disfrutes de la madre tierra de una manera respetuosa. Despertar y dormir con los sonidos del campo, estimular sentidos a veces dormidos, realizar actividades campestres o deportivas.

Alquilar es una opción ecológica, de aprovechamiento de recursos, que va en alza y que tiene múltiples ventajas a contemplar por el usuario:

         – Disfrutas del producto sin realizar desembolso importante

         – Las dificultades de guardar objetos voluminosos se suprimen

         – En el caso de querer realizar la compra, poder probar previamente la experiencia.

         – Evitamos responsabilizarnos del montaje y desmontaje que nos resulta a veces tan complicado.

En resumen, no debemos olvidar sentir que estamos vivos, y que practicar nuestras actividades favoritas en nuestro tiempo libre o disfrutar de jornadas en la naturaleza producen en nuestro cuerpo y mente multitud de beneficios que nos ayudan en nuestra búsqueda de la felicidad, siempre teniendo en cuenta que, hay que ser capaces de apreciar las pequeñas maravillas que tenemos a nuestro alrededor.

Artículos relacionados