Vale lo reconozco, soy muy celosa de mi intimidad. Nunca me ha gustado meter desconocidos en casa cuando yo no estoy. Cuando mi hija ha necesitado una canguro he echado mano de mi vecina, y cuando mi madre ha necesitado de una persona para que la cuide la hemos ingresado en una residencia.

¿Te gustaría publicar un artículo en El Magacín? Escríbenos a cartasaldirector@elmagacin.com